Una agonía de nunca acabar

Cansados pero no derrotados se encuentran los trabajadores del Instituto Departamental de Rehabilitación y Educación Especial del Cesar – IDREEC con la lamentable situación de la institución. Llevan más de 30 meses sin salarios, sin prestaciones, vacaciones, cesantías, dotaciones, es paupérrima las condiciones en la que los trabajadores de la institución han laborado en estos meses.

Los 30 funcionarios han tomado medidas de presión, llevan más de un mes en cese de actividades, con paro indefinido y diferentes manifestaciones para ser escuchados, para que le brinden soluciones contundentes y a corto plazo, manifiestan estar cansados de falsos compromisos y la gran indiferencia del gobierno departamental con esta institución importante en el Cesar.

En las diferentes manifestaciones, todas han sido pacificas, invitando al dialogo y llegar a consensos que ayuden a rescatar a la institución y solucionar su derecho salarial.
El más reciente plantón lo hicieron en la plazoleta de la gobernación, con la esperanza de ser escuchados y que el gobernador Luis Alberto Monsalvo Gnecco diera la cara y les brindara una respuesta.

En el plantón se escuchaba los versos credos por el IDREEC de una canción vallenata que manifiesta la situación de la institución.

«Se está muriendo el IDREEC, 
Y nadie hace nada por evitarlo
Se está muriendo el IDREEC,
Y mucha gente lo que quiere es matarlo.

Por eso grito gobernador
Ya haga algo para pagarnos 
Porque los gastos ya de mi hogar
Me están asfixiando. 

Se está muriendo el IDREEC,
Porque el gobierno quiere que se muera 
Se está muriendo el IDREEC,
Ya no tengo paz, sino una guerra. 

Las deudas se ocupan de nuestras vidas,
Ya no tenemos salida ¡Ay!
Por eso grito gobernador 
Resuelva el pago de los salarios
Sino fuera por la gracia de Dios 
Nos estarían velando.»

Luisa Morales, funcionara de la institución, nos manifestó la angustia, la desesperación de llevar más de 30 meses sin salario y 5 meses sin seguridad social en medio de una pandemia, donde varios de sus compañeros incluida Luisa han sido tocados por el virus  Covid – 19.

Los trabajadores van a seguir en pie de lucha pacifica, solicitando  a que  el señor gobernador, incluso el ministerio de protección social una decisión tomen la decisión lo más pronto posible, apropiándose del caso de esta entidad. Hace un mes cerraron las puertas de la institución, y aseguran que hasta que no se tome una decisión no se abren las puertas del IDREEC.

«Venimos acá venimos a solicitar que nos diera la cara, pero nada, la indolencia y la indiferencia es grande por parte de la administración departamental». indicó Luisa Morales.

Lo más agobiante de la circunstancia es la falta de presencia de las autoridades competentes par manifestar un pronunciamiento, sin embargo delegaron a un funcionario para atender el caso del IDREEC, pero este no dio soluciones, ni siquiera gratas esperanzas, solo informó a los trabajadores que deben esperar.

Los trabajadores responden que esta situación no da espera, se necesita una solución inmediata, a corto plazo. Además señalaron que no se sienten representados por parte de Nicolasa Martínez, gerente de la entidad, que según, viene despachando desde la Secretaría de Salud, y no hace algo efectivo que  ayude a solucionar los problemas que les aquejan.

Finalizó diciendo «necesitamos una solución inmediata, a corto plazo, y no abriremos las pruebas del instituto hasta que no se resuelva esta situación, y esa solución la tiene el señor gobernador.»

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here