San Diego de las flores: Belleza, historia y cultura

0
146

Arboles de higuitos rodean la plaza Francisco Becerra Arzuaga de San Diego, donde cada año suena la banda del pueblo, encargada de hacer gozar a sus habitantes en sus fiestas patronales. Alrededor de esta plaza podemos encontrar la  Casa Cural, donde existió el colegio de Las Monjas y la Escuela Parroquial; la Alcaldía municipal y la antigua casa de Don Erasmo Araújo Murgas, donde hoy funciona el Banco Agrario.

Lea: Manantial cañaverales: un lugar para disfrutar en La Guajira

Su trazado urbanístico guarda un estilo singular al de Valledupar, tal vez se debe a su cercanía con la ciudad de Los Santos Reyes que se constituye como eje matriz de los municipios aledaños; según el lingüista e investigador Armando Arzuaga Murgas, el centro de histórico de Valledupar se replica en San Diego de las flores por su estilo damero, conformado por una plaza con unas manzanas alrededor, y dentro de esas manzanas espacios que terminan en callejones.

San Diego encierra la magia de un pueblo histórico, lleno de costumbres, cultura y belleza, así como lo reflejan sus callejones. El más representativo para sus habitantes es el de La Pepa, llamado así por una señora que habitó en este callejón, guardiana de la segunda iglesia que se construyó en este Municipio.

Pero San Diego no sólo es belleza, historia y cultura; también guarda una gran tradición desde hace muchos años, la Semana Mayor, la cual vienen realizando desde 1962, es liderada por un grupo de católicos de este municipio, y ya son más de 50 años celebrando con fervor las liturgias, devociones y tradiciones que la han cristianizado en una semana de dicha para la población de este Municipio.

Para la congregación Sandiegana la Semana Santa es algo indescriptible, un evento que se ha convertido en referente para definir y resaltar las costumbres del pueblo sandiegano, un momento histórico que viven los pobladores todos los años, ya que cuenta con el apoyo total de sus habitantes.

Lea: Valledupar: costumbres, tradiciones, lugares y leyendas

Y ni hablar de su gastronomía, una de las más apetecidas de esta zona, foráneos y raizales no se pueden quedar sin probar las delicias culinarias de  Judith Gonzales “La LULE”, como también se llama su restaurante, el que a diario recibe alrededor de 200 personas y en temporadas se duplica.

Donde La Lule usted se puede deleitar con una gallina criolla, chuleta de cerdo, venado, guarda tinaja, conejo. Toda clase de pescados, sancochos de mondongo, pescado, costilla, chicharrones, arroz de cerdo, arepas de maíz con queso, arepa de huevo, entre otros platos, preparados con la mejor sazón y lo que no puede faltar el amor de “La Lule”, quien lo atenderá con el mayor entusiasmo y servicio.

Si usted viene a pasear por esta zona no se vaya a su lugar de partida sin antes visitar San Diego, un municipio a tan sólo 30 minutos de Valledupar, el cual le regalara el mejor de los descansos, por su belleza, tranquilidad y la gente calidad que lo habita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here