Margarita Doria, una mujer de amor y fe

0
1150

 Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

“Mi corazón está anclado en Valledupar”, lo soltó así con pasión, sonriente, descomplicada, sencilla y divertida. La declaración de amor tuvo lugar durante una amena y profunda conversación con Enfoque Vallenato.

Es Margarita Rosa Doria Carrascal la dueña de esta expresión. A pesar de nacer en Barranquilla, estudiar en 4 ciudades del país, estar radicada en Bogotá, quiere y lleva en su corazón a Valledupar como si fuera el lugar que la vio crecer. Además, en Valledupar se coronó en el 2015, en la versión 48 del Festival de la Leyenda Vallenata, como reina de la canción inédita; ya lo había intentado en el 2008 y 2013.

Es una apasionada por la música vallenata. Este folclor colombiano, desde muy joven, despertó su interés por el canto, aun cuando los obstáculos se presentaban por su camino.

Su historia comenzó a los siete años. Su patrón a seguir fue su hermana Linda Doria, quien tenía un oído muy afinado, cantaba y tocaba piano y percusión.

Margarita también amaba cantar, pero su padre tan solo le apostaba a Linda. “Siempre mi papá apoyó fue a mi hermana, era obsesionado con la música y la apoyaba a ella, la metía en cursos de música y en todos los concursos de canto y a mí me decía en mi cara que yo no sabía cantar”, cuenta Margarita, para quien esto no fue impedimento para persistir; incluso, su propia hermana la ayudó a convencer a su familia de su enorme talento y de que también merecía apoyo.“Yo empecé a meterme, sin decirle nada a nadie, en todos los concursos y en todo lo relacionado con la música y el baile. Cuando mi papá y mi familia venían a ver, yo ya estaba embalada en mis cuentos y ya les tocaba apoyarme”, añadió Margarita.

Fue así, buscando sus propias oportunidades, como pudo convencer, especialmente a su padre, de que era un diamante en bruto, a la espera de pulimento.

Luego, familiares y amigos empezaron a ver un gran crecimiento musical tanto en Linda como en Margarita Doria, al punto de conformar un equipo llamado ‘Clave Doble’, que más adelante pasó a ser ‘Tracaswing,’ recorriendo diferentes tarimas en Montería y Barranquilla, equipo que finalmente se diluyó. Linda se retiró por completo de la música, eligiendo la ingeniería de petróleos como su verdadero futuro.

Margarita Doria no se rindió. Su perseverancia y, sobre todo, la fe en sus capacidades, le ha permitido llegar muy lejos, convirtiéndola en una de las promesas del vallenato femenino más importantes de la actualidad.

Es vehemente con el vallenato, aun cuando sus primeras experiencias fueron las rancheras. “Mis primeras canciones fueron rancheras, fueron las primeras que me aprendí, me encerraba hasta tres horas seguidas en el cuarto de mis papás donde ellos tenían una grabadora gigante y apenas salía del colegio empezaba a cantar sin parar», expresa esta talentosa mujer.

Finalmente descubrió su verdadero amor, el ritmo autóctono de la región caribe. “Luego entendí el significado de nuestro folclor, me di cuenta que el vallenato era algo nuestro, colombiano, que nuestra música vallenata es hermosa y amplia; además, mi padre, Guillermo Doria, es compositor en este género”, cuenta Margarita Doria.

Es contundente en afirmar que a las mujeres en el vallenato les ha hecho falta insistir más, trabajar y no caer en debilidades, pero, “hoy estamos en una nueva era, en una nueva generación y yo creo que el futuro del vallenato está en nosotras, las mujeres”.

Sus más grandes logros

La confianza en sí misma, y su persistencia, le permitió quedarse con el título de reina de la canción inédita en el 2015, tras presentarse en la emblemática tarima ‘Colacho Mendoza’, de Valledupar, con la canción ‘Vallenatos del alma’.

“La participación en el festival me abrió muchas puertas, partió la historia de mi carrera en dos; sin embargo, muchas participaciones se quedan ahí, es cuestión de que cada quien trate de impulsarse a sí mismo, no esperar las oportunidades, sino buscarlas, crearlas y salir adelante”, afirma. Por eso, desde hace 10 años, canta en Matildelina House, uno de los bares más importantes de Bogotá y uno de los referentes a nivel nacional, lugar del que además es socia, otro de sus peldaños más importantes.

Para Margarita Doria, sin embargo, su mayor logro es ser madre de un niño de dos años, Hugo Armando Morelli Doria, su más grande motivación. Ella asegura trabajar por ser una madre ejemplar y una madre exitosa en su carrera artística, lo que logró con su segundo hijo, Amor y Fe, su nuevo y primer disco que nació el pasado 19 de noviembre.

Amor y Fe

Su primer compacto contiene doce canciones, algunas de su autoría, otras de compositores como Omar Geles, Wilfran Castillo, El Chiche Maestre, Gustavo Gutiérrez y Aurelio Núñez.

Amor y Fe es el nombre de su primer CD que, tal como lo indica la cantautora, fueron los sentimientos con los que se hizo esta producción musical; todo un equipo acompañante comprometido hizo posible este sueño, especialmente su esposo, su manager y productor ejecutivo, de quien recibe todo el apoyo y acompañamiento.

“Mis logros se los atribuyo a la insistencia y persistencia; cuando hay algo que te apasiona, pues puedes lograrlo, sobre todo cuando hay fe y haces las cosas de buena voluntad y vas de la mano de Dios todo el tiempo”, exterioriza la cantante.

Ahora, lo que viene para Margarita Doria es seguir trabajando con disciplina en la promoción de su primer disco con el que lleva el siguiente mensaje a cada rincón que visita: “El amor y la fe son sentimientos que debemos tener en cuenta todos los días para alimentarnos siempre de cosas buenas. Nuestro corazón debe estar lleno de esos sentimientos, son los que nos sacan adelante y hacen que se opaquen las cosas malas”.

Amor y Fe fue grabado en Bogotá, en Matildelina House, con el acordeón de Delay Magdaniel, bajo la producción general de Hugo Morelli, la dirección audiovisual de Albertini, la producción técnica y de escenario de Ernesto Orjuela y la dirección musical de Dany Garcés.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here