La disfunción eréctil: cuando falla el ‘mejor amigo’ del hombre

Por: Nereyda Lacera

Médica Sexóloga

¿Sabía usted que…

Más de 150 millones de hombres en el mundo presentan disfunción eréctil en grados de variada intensidad? Considerando que la erección es la muestra visible de la excitación masculina y que está asociada a la masculinidad, es fácil deducir que millones de hombres se sienten disminuidos en su imagen y autoestima.

 ¿Sabía usted que…

La disfunción eréctil es la incapacidad recurrente de iniciar o sostener erección durante los encuentros sexuales, lo que dificulta o impide la satisfacción sexual no solo a quien la padece, también a su pareja? La disfunción eréctil es el primer motivo de consulta sexual en los hombres mayores de 45 años y tiende a aumentar después de los 50 años.

¿Sabía usted que…

La vejez no es sinónimo de impotencia ni todo hombre va a sufrir de disfunción eréctil en su vejez? Perfectamente un tipo de 65 años puede tener una vida sexual placentera, aunque con los cambios propios de la edad.

¿Sabía usted que…

Es posible que a un anciano se le pare su pene cuando vea a una chica o tiene fantasías sexuales? ¡Imposible!, dirán los amigos con una sonrisa pícara. Déjenme decirles que eso es posible y más frecuente de lo que la gente cree. Por supuesto, una erección de alguien de más de 60 años no va a ser tan rápida o rígida como la de un jovencito, pero sí permite una relación coital adecuada y placentera.

¿Cómo afecta la disfunción eréctil a un hombre?

  • La autoestima masculina se deteriora a medida que el problema sexual se agrava. Debe buscarse ayuda médica. Muchos hombres se resisten a consultar pensando que pronto mejorarán y todo volverá a ser como antes.
  • Un pene desobediente, que no actúa cuando se desea, le hace perder a su dueño la confianza en sí mismo, le quita seguridad como amante y le complica más la disfunción eréctil, quedando atrapado en un círculo vicioso.
  • Cuando el miembro viril no se para o la erección se pierde en lo mejor del encuentro, la decepción o sorpresa de la pareja pueden agravar el problema. El ego masculino se lastima terriblemente, especialmente cuando esa pareja es poco comprensiva y se burla sin piedad de ese león herido que yace fláccido en la cama.

Lea Las quejas más frecuentes en la consulta de sexología

  • La confusión es otra reacción ante la disfunción eréctil. No falta el paciente que pregunta en la consulta: “¿por qué a mí, si no soy fumador, bebedor ni promiscuo; no sufro de nada y hago deportes?”. La respuesta es que a todo hombre se le puede presentar un problema sexual a lo largo de su vida ya que hay muchos factores que regulan la salud sexual, incluyendo el estado emocional.

Causas de la disfunción eréctil:

 Las hay Físicas, relacionadas con algunas enfermedades: diabetes, dislipidemias (elevación del colesterol o triglicéridos), hipertensión, trastornos de la próstata o problemas endocrinos o neurológicos. También pueden causarla algunos medicamentos – antidepresivos, inductores del sueño – el cigarrillo, el alcohol y las drogas psicoactivas.

  • Las hay Sicológicas: El estrés y la depresión están entre las primeras causas emocionales de la impotencia. El corre-corre de la vida moderna junto con el cansancio también apagan la vida sexual de muchos hombres.

¿Usted se imagina a un hombre que llega a casa cansado, con miles de problemas en su cabeza y ansioso pensando en que su ‘mejor amigo’ tiene que quedar bien con su mujer? Si la mente está ocupada con inseguridad, temor de quedar mal o ansiedad, difícilmente la erección se va a dar en las mejores condiciones porque su amo – léase el cerebro – está ocupado con otros pensamientos.

  • Las hay Relacionales: Una vida de pareja llena de peleas, disgustos, resentimientos o pérdida de atracción, matan al pene más erguido. Cualquier detalle desagradable – desaseo, pérdida de erotismo en la pareja, o incluso, distractores como el televisor, el celular o la interferencia de los hijos en la intimidad, desaniman la respuesta sexual de muchos hombres.

Pildoritas para combatir la disfunción eréctil

 La disfunción eréctil puede ser una señal de alarma de un problema cardiovascular. Si bien se presenta más en los mayores de 40 años, cualquier hombre joven puede tener fallas en su potencia sexual y es necesario que acuda a su médico sin vergüenza; recuerda que a cualquiera le puede pasar.

  • Por ningún motivo te auto-mediques. Los consejos de los amigos o del farmaceuta puedes agradecerlos pero no es prudente tomar por tu cuenta ‘pastillas milagrosas’ sin que conozcas la causa de tu problema.
  • Si crees que ‘tu amigo’ te está haciendo quedar mal, pídele a tu pareja que te estimule con sus manos o su boca para que no se pierda la rigidez o dureza del pene. Muchas veces, ese estímulo directo es el mejor afrodisíaco y le quita el miedo al hombre cuando siente que está perdiendo la erección.

  • Revisa la calidad del sitio donde tienes los encuentros sexuales; que sea limpio, privado, alejado de ruidos y distracciones. Habla con confianza con tu pareja sobre lo que te preocupa para que juntos busquen alternativas de caricias o estímulos que faciliten tu erección.
  • La calidad de vida influye más de lo que piensas en el éxito sexual. Deja a un lado las comidas grasas, haz ejercicio unas tres veces por semana, suspende el consumo de alcohol o cigarrillo y controla las enfermedades que tengas. No olvides que la salud sexual va de la mano con la salud física y mental.
  • Si sientes que el tiempo se alarga o la situación sexual se complica, es hora de que acudas a tu médico general, urólogo o sexólogo. Te harán inicialmente un chequeo físico y algunos exámenes de laboratorio para determinar si hay causas orgánicas. En el caso de que sean razones sicológicas, un asesoramiento profesional te ayudará a eliminar la ansiedad que te está bloqueando la erección.

¿Y dónde quedan las parejas de hombres con disfunción eréctil?

Ellas también son víctimas de este problema y muchas lo padecen en silencio, mostrándose comprensivas al comienzo pero acumulando en su interior la frustración o rabia que no se atreven a manifestar.

Lea: Nuevas narrativas del amor y de parejas

Lo que más molesta a las mujeres es que sus hombres no le consultan al especialista cuando presentan problemas sexuales. Sea la razón que sea, ellas no entienden por qué se obstinan en negar que algo está fallando y que solos no van a encontrar ‘el milagrito’.

‘Soy viejito pero sabroso’, es el estribillo de una canción popular y la aplico para invitar  a esos hombres que tienen disfunción eréctil a consultar al médico para hallarle solución a sus frustrados polvos. Dejen de echarles la culpa a la edad, al cansancio, a su mujer o a cualquier otra cosa y más bien afronte el problema que seguro tendrá solución.

Sígueme en @nelare60

http://dranereidalacera.blogspot.com/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here