Hablemos del multiorgasmo

El multiorgasmo es un privilegio de la mujer, aunque excepcionalmente el hombre puede sentirlo. Si bien los diversos estudios consideran que entre el 7 al 40% de la población femenina es anorgásmica y no disfruta su vida sexual, hay un número importante de mujeres que son multiorgásmicas. Llegar al clímax una y otra vez, sin tener que recuperarse, es una experiencia de placer única que bien vale la pena experimentarlo.

¿Por qué el multiorgasmo es casi exclusivo de las mujeres?

Cuando una persona excitada alcanza el pico de placer, llamado orgasmo, entra en una etapa de relajación o tiempo de resolución en el que todas las funciones corporales que se aceleraron en los preámbulos, empiezan a descender: la respiración, los latidos cardíacos, la sudoración y el flujo de sangre que facilita la erección en el hombre y la lubricación en la mujer.

Sin embargo, no se sabe por qué, la mujer multiorgásmica no entra en ese tiempo de descanso; es decir, si ella recibe nuevamente el estímulo sexual, aparece de nuevo el orgasmo y se repite una y otra vez, convirtiéndose en una especie de montaña rusa delirante. ¿Piensas que exagero? A cualquier edad se puede ser multiorgásmica; he tenido pacientes mayores de 60 años que tienen hasta siete orgasmos seguidos cuando se masturban.

Lea: Seis cosas que quizás no sepas del sexo

¿Cómo se aprende a tener multiorgasmos?

Aclaro algo muy importante: no es que todas las mujeres sean multiorgásmicas, ni tampoco a todas les interesa montarse en ese sube y baja gozoso. De hecho, millones de ellas no alcanzan ni uno solo, y millones se satisfacen con uno solito y quedan súper contentas. Pero intentar explorar y ganarse esa especie de premio mayor no es nada malo. Así que te invito a revisar unos truquitos:

1Empieza por dejar de preocuparte por tu orgasmo. Parece contradictorio pero no lo es; mientras más te preocupes por llegar, más difícil será que tu cuerpo y mente se confabulen a tu favor. Relájate, disfruta el estímulo, muévete, gime y verás cómo va subiendo la excitación.

2No pares ni hagas pausas o cambios de posturas, porque corres el riesgo de que tu excitación se pierda y tendrías que empezar de nuevo. Si estás solita, un vibrador puede reemplazar tus dedos y así no te vas a cansar.

3Tu pareja debe conocer lo que más te excita, por eso es fundamental que le comuniques lo que te excita, dónde y cómo, suave o un poco fuerte, más arriba o más abajito, por aquí o por allá. Mejor dicho, si tú no lo guías con palabras, gestos, gritos o incluso, llevando su mano o boca al punto exacto que te llevará al orgasmo, es muy difícil que logres conseguirlo.

4La vagina no es la protagonista del multiorgasmo como se tiende a pensar equivocadamente. Un estudio publicado por Michael Castleman en la revista Psychology Today (2015) y difundido en la revista BBC, asegura que solo el 25% de las mujeres llegan al clímax durante la penetración vaginal.

5El clítoris es el órgano de placer femenino que permite tener los orgasmos más deliciosos y continuos. Es triste que muchas mujeres ni siquiera conozcan dónde queda o para qué sirve, pero es una verdadera desgracia que millones de hombres se nieguen a estimularlo en sus parejas.

6La mayoría de mujeres tienen un orgasmo en cascada, algo así como uno atrás del otro, con estímulo del clítoris. Así que la penetración es lo último que esperan.

7 Los hombres pecan porque consideran que su pene en movimientos frenéticos va a hacer llegar a sus parejas y buscan entrar sin tantos calentamientos.

bligatorio; no tienes que sentirte mal si no lo consigues o si no te interesa buscarlo; de ninguna manera permitas que tu pareja te tilde de ‘rara’ porque solo te satisfaces con un solo polvito. Somos diferentes y lo que realmente importa es que el sexo nos haga felices.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here