El documental que revela las crudas imágenes del manejo de la pandemia en China

0
147

“El 2020 es un año histórico”. El 1 de enero de ese año, el presidente chino Xi Jinping se dirigió a todo el país en el marco de las celebraciones por el Año Nuevo. En su discurso habló de “construir una sociedad próspera” y remarcó que “el patriotismo es la columna vertebral” de China.

Ese mismo día, mientras millones de chinos se unían a los festejos en todo el país, la prensa estatal difundió un discurso que se repitió en cada uno de los medios que responden al régimen: “Ocho personas fueron detenidas por difundir rumores sobre una neumonía desconocida. Un recordatorio de la Policía: obedezcan las leyes y regulaciones para las actividades en línea. Nadie puede difundir rumores en línea”. El relato monolítico pasó casi desapercibido, pero tenía un claro objetivo: ocultar la existencia de un desconocido virus que ya se estaba propagando entre los humanos.

Más: “Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia»: Papa Francisco

La directora Nanfu Wang, nacida en China y residente en Estados Unidos hace una década, realizó un contundente documental, titulado “In the same breath” (“Al mismo tiempo”, en inglés es también un juego de palabras porque “breath” significa literalmente respiración o aliento), en el que deja en evidencia el manejo de la información con respecto al origen e inicio de la pandemia en la ciudad de Wuhan. Para reconstruir esos primeros días en los que se empezaba a hablar de un virus letal, la cineasta recogió testimonios e imágenes impactantes. Como consecuencia de los bloqueos y censura del régimen, gran parte de ese material lo consiguió de manera clandestina.

Como todos los años, Wang, oriunda de Wuhan, viajó a su país para celebrar el Año Nuevo en familia. Según relató en el documental que se estrenó en la última edición del festival de cine de Sundance y que está disponible en la plataforma HBO Max, el 23 de enero dejó a su hijo de dos años en China para que pasara las vacaciones con su abuela y ella regresó a Estados Unidos. Ese mismo día, el gobierno chino anunció el cierre de Wuhan. Tres días antes las autoridades habían reconocido por primera vez que el virus podía propagarse entre la gente. Pero “aun así, el virus es evitable y se puede controlar”, afirmaban los medios estatales.

El mercado de Huanan es señalado como el presunto lugar donde se inició la propagación del coronavirusEl mercado de Huanan es señalado como el presunto lugar donde se inició la propagación del coronavirus

Según los registros de la Organización Mundial de la Salud, el primer caso confirmado en Wuhan fue el 17 de noviembre. Desde entonces las cifras fueron en aumento. Para el 15 de diciembre el total de personas con coronavirus era de 27. Y para finales de 2019, el número de infectados era de 266. El 1 de enero de 2020, la cifra aumentó a 381 y para esa fecha aún no se habían implementado ninguna medida de contención.

Esas medidas recién se tomaron a mediados de mes, cuando la situación ya era caótica e incontrolable. Los hospitales y las líneas de emergencias estaban absolutamente colapsados. Sólo el 23 de enero, las autoridades recibieron más de 14.000 llamados de personas con síntomas de fiebre, tos, dolor corporal y dificultad respiratoria. Muchos pacientes eran trasladados en ambulancia, pero al llegar a los hospitales eran rechazadas por falta de camas. Varios de ellos, los de cuadro más grave o los más adultos, murieron esperando asistencia, mientras que otros debieron atravesar esa desconocida enfermedad en solitario y contagiando, sin saber, a todo aquel con el que se relacionaba. La desesperación y necesidad de asistencia era tal que hubo gente que hizo fila durante días dentro de su auto en los estacionamientos de los hospitales.

Conozca: Muere Stephen Hawking, el genio que nos mostró el Universo

Varios usuarios intentaron burlar la censura del régimen y compartir esas dramáticas imágenes en redes sociales, que fueron recopiladas por Wang en su documental. En el filme, la cineasta incluyó un video en el que un policía le advierte a un joven las consecuencias de grabar lo que estaba ocurriendo en Wuhan: “Te harán responsable si subes esto a internet”. Incluso miles de personas que dieron positivo de COVID-19 pero que no pudieron recibir tratamiento por la saturación de los hospitales utilizaron un foro en el que subían sus datos personales “con la esperanza de tener acceso al servicio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here