22.6 C
Valledupar
octubre 25 2020 6:58 am
Inicio Cuentos

Cuentos

Sabía que allí estaría, pero no pudo evitar azararse al descubrirla. Era una noche de noviembre de brisa suave y fría bajo un cielo despejado y lleno de estrellas. Un corrientazo de calor lo invadió haciéndole sudar a cántaros. Fue cuestión de segundos, pero una eternidad para Manuel del Rosario que no se explicaba su repentino nerviosismo. 
Los designios de Dios son enigmáticos, susurraba muy queda Maite, acurrucada en el regazo de Manuel del Rosario.
Como canta los poetas a sus novias canto yo / para ti, oh Loperena, cual si tú fueras un Dios. Este símil poético del Profesor Juvenal Daza Bermúdez, de elevar el colegio a la sublime categoría universal del Ser Supremo, es...