Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Cámara de Representantes decidirá sobre el castigo físico en menores

Cámara de Representantes decidirá sobre el castigo físico en menores

La Plenaria de la Cámara de Representantes  tiene en sus manos la aprobación de un  proyecto de ley que pretende  prohíbir el castigo físico y humillante en contra de niños, niñas y adolescentes. 

Se trata de  un proyecto  que se presentó por parta de la Alianza por la  Niñez en conjunto con el Instituto Colombiano del Bienestar Familiar.

El proyecto de ley en su artículo 2 dice: “Prohíbase el uso del castigo físico, los tratos crueles, humillantes o degradantes y cualquier tipo de violencia como método de corrección contra niñas, niños y adolescentes por parte de sus progenitores, representantes legales o por cualquier otra persona encargada de su cuidado, en cada uno de los diferentes entornos en los que transcurre la niñez y la adolescencia”.

Luz Alcira, Granada, directora  de incidencia política y comunicaciones de Save de Children Colombia,  miembro de la Alianza por la Niñez, indicó que el país tiene una deuda con la niñez, insistió en que el maltrato nunca debe ser una alternativa de educación o disciplina, y por el contrario, insta a educar desde el amor y el buen trato.

El proyecto tiene una finalidad pedagógica, persuasiva y alternativa, a través de la promoción de prácticas de crianza sin violencia, amorosas y respetuosas con los derechos fundamentales de la niñez.

La directora  de incidencia política y comunicaciones de Save de Children Colombia  puntualizó en que «las niñas, niños y adolescentes, son nuestros iguales como seres humanos y nuestros superiores en derechos. Por lo tanto, seguir justificando su formación con estrategias de corrección violentas, trasgrede la Convención sobre los Derechos del Niño, El Código de la Infancia y la Adolescencia, y desatiende los llamados del Comité de los Derechos del Niño».

De la misma manera, Gloria Carvalho, secretaria ejecutiva de la Alianza por la Niñez Colombiana, explica que “causar dolor, por mínimo que sea, es un acto de violencia. Palmadas, pellizcos, empujones, coscorrones, lavar la boca con jabón, forzar a comer picantes, son actos que las personas creen que en su contra son violentos, humillantes y degradantes, pero, cuando son en contra de las niñas, niños y adolescentes los justifican como “forma de corrección”. Esto es injusto desde un concepto de derechos humanos. Tenemos una deuda con la niñez y mañana, la Plenaria de la Cámara de Representantes, tiene un papel histórico con 16 millones de colombianos que son niñas, niños y adolescentes”.

Deja un comentario

Top