Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Vallenato para el mundo

Vallenato para el mundo

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

El vallenato hoy ocupa un lugar privilegiado en el mundo. Ha traspasado fronteras. Es Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad. Orgullo de la región caribe. La palabra ‘Vallenato’ fue incluida hace menos de dos años en el diccionario de la Real Academia Española con un significado cultural. Son logros y reconocimientos que muestran la dimensión y el posicionamiento del género.

Uno de los aportantes para lograr este status, además del mismísimo talento de los numerosos exponentes del género, es justamente el Festival de la Leyenda Vallenata, realizado de forma ininterrumpida durante 51 años en la capital mundial del vallenato, Valledupar.

Cada versión trae consigo sorpresas, abre expectativas y supone un nuevo reto para la edición siguiente. Todos los años, tras la realización del festival, se entrega un balance estadístico de este evento, reflejando que versión tras versión el número de visitantes crece, así como crece el comercio, las ventas, la ocupación hotelera, la generación de empleo, entre otros aspectos.

Por ejemplo, la versión número 50 ‘Rey de Reyes’ (2017), alcanzó el mayor número de visitantes registrados en la ciudad por motivo de festival, 150.000 personas llegaron a esta capital.  Luego, en el 2018, versión en la que se cerró el ciclo de homenajes que se realizaba año tras año, con el artista Carlos Vives como protagonista, reflejó un flujo similar de personas, cerca de 145.000 llegaron a disfrutar de esta fiesta.

Ahora, la vara quedó muy alta. La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata siempre tiene una ardua tarea para hacer más llamativo cada festival. A cada edición la auguran como la mejor de todos los tiempos, y la 52 también espera serlo, promocionándose con el lema ‘Vallenato para el mundo’ y que engalanará a la capital mundial del vallenato del 26 al 30 de abril.

Y llegó la versión 52

Muchas incertidumbres rondaron sobre la realización del festival de la leyenda vallenata en su versión 52. Todo a raíz del fallo del Consejo de Estado que ordenó a la Fundación regresar el parque de la leyenda vallenata al municipio de Valledupar, por ser este espacio un bien de uso público. Sin duda, fue un duro golpe para la FFLV, tanto que muchos pensaron que se trataría del declive del festival más importante del género.

Sin embargo, pasaron los meses, se surtieron los procesos legales, se entregó el parque y la fundación se trasladó a nuevas instalaciones y, con la frente en alto, (aunque sin compartir el fallo), continuó con la organización de la reciente versión.

“A pesar de los tropiezos que ha tenido la FFLV, hoy el festival será todo un éxito. La entrega del parque trabó muchos procesos, fue un traspié que no estaba previsto, pero se logró subsanar. Lo que está claro es que la fundación nunca ha parado de organizar el festival, lleva 32 años haciéndolo, la credibilidad se ha mantenido, el festival año tras año ha venido creciendo, los resultados han sido palpables para la ciudad, la región y el país”, sostuvo Efraín Quintero Molina, vicepresidente de la fundación.

Una de las primeras acciones que dio un aire de tranquilidad sobre la continuidad del festival, fue el lanzamiento de su afiche promocional – ya no con el retrato de un personaje homenajeado, sino con una ilustración que diera vida al lema oficial: Vallenato para el mundo.

Así se escogió el diseño de la joven Geannina Torres, quien explicó de la siguiente manera su creación: “El globo terráqueo nos lleva a dimensionar lo universal que es nuestra música. El valor de nuestro instrumento principal que nos identifica, el acordeón diatónico, tomando ‘El guacamayo’, que nuestros hacedores permitieron aumentar y definir nuestra identidad melódica. Los sellos postales permitían conocer el lugar de donde venía y llegaba el acordeón. Lo anterior le da al afiche un carácter de antiguo y tradicional para una música que nació en los corrales y que hoy es Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad”.

Y así, poco a poco se fueron conociendo nuevos detalles y novedades.

Patillal, tierra de compositores, sede del concurso de canción inédita

Sin duda, Patillal es un emporio de compositores. Tobías Enrique Pumarejo, Rafael Escalona Martínez, Octavio Daza Daza, Freddy Molina Daza, José María ‘Chema’ Guerra, José Hernández Maestre, Edilberto Daza, Julio García, José Alfonso ‘Chiche’ Maestre, entre muchos otros artistas que reposan sobre las atractivas monedas ubicadas en este corregimiento, son algunos de los compositores reconocidos hijos de esta tierra inspiradora.

Este año Patillal, en su plaza Octavio Daza, recientemente intervenida y mejorada, recibirá por primera vez a decenas de compositores que se medirán por la corona de rey de la canción inédita del festival de la leyenda vallenata. Se trata de un homenaje a esta tierra, sin duda la más bohemia, la más fecunda, la más poética, la más inspirada. “Consideramos que es un importante espacio. Quisimos aprovechar la construcción de la plaza. Además, para los turistas es importante porque siempre preguntan sobre la región de Patillal y sus lugares cercanos – Atánquez, Chemesquemena, La Mina, La Junta – pues al ser mencionadas en canciones, se interesan por conocer toda esta magia que tiene nuestra música vallenata”, manifestó Rodolfo Molina Araujo, presidente de la FFLV.

En la versión 52, tal como lo confirmó el vicepresidente de la fundación, los premios serán mejorados para incentivar la participación de los compositores de oficio en este certamen.

Por primera vez en la historia, mujeres tienen su propia categoría

Como una forma de rescatar y resaltar la feminidad y darle a la mujer su propio espacio y protagonismo, la junta directiva de la fundación determinó crear una nueva categoría exclusiva para mujeres, en donde ellas podrán medir su talento, en la ejecución del acordeón, en dos modalidades: (i) menores, entre los 7 y 15 años y, (ii) mayores, de 16 años en adelante. A partir de este año se coronarán dos reinas vallenatas en cada versión del festival, algo nunca antes visto.

La categoría femenina es para demostrar la feminidad. Queremos decirles a las mujeres que tienen su espacio. Qué bonito es ver la interpretación de una dama en la caja o la guacharaca o el acordeón”, expresó Molina Araujo.

Para Rita Fernández, una de las mujeres paradigmática por su aporte al vallenato, es una positiva iniciativa. “Es un reconocimiento a las mujeres que hacen parte de este hermoso folclor, es un espacio bellísimo que ya las mujeres hemos ganado hace muchos años. Ahora participarán con altura, dignidad, con esa dulzura, ternura y feminidad que adorna nuestra música”, expresó.

Reconocimientos

En versiones anteriores se homenajeaba a un referente de la música vallenata para exaltar su vida y obra. Importantes artistas hicieron parte del selecto grupo de homenajes: entre otros, Gabriel García Márquez, Rafael Escalona, Lorenzo Morales y Leandro Díaz, Calixto Ochoa, Diomedes Díaz, los hermanos Zuleta, la dinastía López, Gustavo Gutiérrez Cabello.

Este año ya no habrá homenajeado, y no habrá más en los sucesivos festivales, así lo decidió la fundación en el 2017, anunciando que el ciclo de homenajes sería cerrado con Carlos Vives, el último en el 2018.

Sin embargo, en el festival número 52, se ha conocido que personajes importantes del folclor serán reconocidos, se trata de homenajes póstumos a la reconocida gestora cultural Cecilia ‘La Polla’ Monsalvo Riveira y al distinguido guitarrista Hugues Martínez Sarmiento. También se exaltará la vida, obra y aportes folclóricos del cantante Alberto Fernández Mindiola, del juglar Ovidio Granados Durán, la compositora Rita Fernández Padilla el gestor cultural José Jorge Dangond Castro y los escritores y periodistas Marina Quintero, Daniel Samper Pizano y Pilar Tafur.

“La fundación le rinde un tributo a los hacedores musicales que han aportado al crecimiento de la música tradicional vallenata”, sostuvo Quintero Molina. De manera que, en un acto especial, estos personajes recibirán una mención de honor durante el festival.

Los concursos siguen siendo la esencia del festival

A pesar de novedades como las mencionadas, el festival vallenato 52 volverá a brillar por su esencia, los concursos.

La bienvenida será con el tradicional desfile y concurso de piloneras, danza de antaño que remembra la labor de las abuelas que madrugaban para hacer sus labores domésticas, pilar y cocinar el maíz, pero siempre al ritmo alegre de los versos y la danza del pilón. Un desfile que al ritmo de tamboras y con particulares y coloridos atuendos, recorre la avenida Simón Bolívar.

Igualmente, el atractivo principal, el concurso de acordeoneros en todas sus categorías: profesional, aficionado, juvenil, infantil y, ahora, el de las mujeres: menores y mayores.

Y qué decir de los interesantes enfrentamientos entre habilidosos repentistas durante el concurso de piquería, una rítmica polémica con un toque especial de sátira, burla, pero sobre todo mucha picardía, cuya arma son los versos.

En la versión 52 se continuará por segundo año el concurso de piquería infantil, con el cual se busca rescatar y difundir entre la niñez una de las modalidades más alegres y auténticas de la música tradicional vallenata.

Los concursos se desarrollarán en la tradicional Plaza Alfonso López, en el centro recreacional La Pedregosa, en el coliseo de ferias Pedro Castro Monsalvo y en la tarima del barrio Primero de Mayo.

La casa festivalera es otro particular concurso en el que participan casas decoradas con motivos alegóricos al Festival de la Leyenda Vallenata y al Patrimonio Cultural de la ciudad.

Se rescata también el concurso de La Parranda Vallenata, eje central de la máxima expresión folclórica al reunir todo el acervo cultural que identifica al mundo vallenato. Es una reunión de amigos y vecinos, amantes del folclor que se congregan en los patios o traspatios de las casas, bajo la sombra de los árboles, sentados en taburetes de cuero durante varias horas y, a veces, días enteros, sin bailar, disfrutando las notas de un acordeón, los versos de un vallenato, una piquería, la chercha de un humorista, la declamación de un poeta…

***

360 días espera el mundo el festival vallenato. Luego, son 5 días para escuchar acordeones, cantos y versos, cuando el país vuelca la mirada a Valledupar para decir que vale la pena. Por eso, lo seguro es que #todoelmundovienealfestivalvallenato.

Deja un comentario

Top