Usted esta aquí
Inicio > En Valledupar > VALLEDUPAR Y LOS RETOS DE SU EXPANSIÓN

VALLEDUPAR Y LOS RETOS DE SU EXPANSIÓN

Valledupar, en la actualidad, se encuentra frente a un gran reto, “poder soñar con su futuro, con su expansión”;  esta es una ciudad que ha venido creciendo de una manera acelerada gracias a tres grandes momentos que han marcado su historia: (i) la violencia de los años 50´s y 60´s, (ii) la llegada de la bonanza agrícola y (iii) el recrudecimiento de la violencia a mediados de los años 90´s, que trajo a la ciudad alrededor de 107 mil víctimas del desplazamiento. Además, es importante destacar que los yacimientos de carbón, que se encuentran a dos horas de la ciudad, la han convertido en un centro de servicios para estas minas, brindándole un eje de prosperidad y crecimiento.

Durante más de 10 años la ciudad perdió el rumbo de su planificación, se alejó de esa promesa Caribe en la que se había convertido y dejó de pensar en su expansión, olvidándose de la creación de nuevas avenidas, espacios públicos y, no menos importante, se olvidó de soñar con una ciudad bien planificada.

A comienzos del 2013 tuve la oportunidad de sentarme a hablar con la Universidad de Nueva York (catalogada como una de las más importantes en temas de Urbanismo en Estados Unidos), que se encontraba realizando un estudio sobre la expansión de las ciudades; estaba en la búsqueda de ciudades intermedias en proceso de crecimiento como Valledupar, donde se podría implementar un sistema de planeación para la expansión enfocado en: entender su dinámica, su movilidad, sus servicios, la normatividad, entre otros.

Las ciudades intermedias con dinámicas de alto crecimiento económico presentarán alto crecimiento demográfico también, por eso se puede asegurar que, a pesar de los esfuerzos para limitar la expansión de la huella urbana, dicho crecimiento es inevitable. Es entonces cuando el fenómeno de la planificación juega un papel relevante y alerta a las autoridades municipales, poniéndolas en la tarea de repensar en las inversiones en las que se debe incurrir teniendo en cuenta que siempre será más económico para los municipios asegurar la tierra hoy que en el futuro, cuando ya se haya expandido de manera desordenada y sin planeación, y cuando la especulación haya afectado el precio del suelo.

Así, desde ese 2013 la administración municipal de Valledupar comenzó a recorrer ese camino de la planificación, el cual continúa con férrea determinación para regresar a ser la sorpresa Caribe que en algún momento fue. No obstante, la Cámara Colombiana de la Construcción – CAMACOL- también emprendió su estrategia de promover el crecimiento ordenado de las ciudades, entendiendo que una ciudad planificada es una ciudad funcional que trae beneficios económicos para su desarrollo.

En el 2016, CAMACOL enfatizó en la necesidad de construir ciudades de calidad que basen su desarrollo en cuatro pilares fundamentales: la visión a largo plazo, la gestión efectiva del suelo, la promoción de vivienda y equipamientos sociales, los cuales representan el desarrollo económico, el desarrollo social y la productividad de las ciudades, teniendo en cuenta que para que estas se desarrollen debe mediar antes la Planificación.

En Colombia se han realizado varios esfuerzos positivos, pero falta camino por recorrer. Por eso toma relevancia la necesidad de recalcar el trabajo mancomunado entre el sector público y el privado, para lograr sinergias que se traduzcan en una correcta ejecución de los planes que logren catapultar a las ciudades, como Valledupar, hacia el desarrollo.

Fruto de todo este trabajo por la ciudad es como Valledupar comienza a ser reconocida a nivel nacional e internacional, no solo por su música sino también por su preocupación por el crecimiento ordenado, tal como lo demuestra la revista “THE ECONOMIST” en su artículo: “Roads of Redemption

El programa de la NYU toma como ejemplo a Nueva York, que inició su planificación desde muy temprano, cuando organizó de manera eficiente su sistema de calles y avenidas para garantizar el orden y el desarrollo sustentable de la ciudad, dando como resultado la famosa trama urbana y sus imponentes parques.

Otro ejemplo a seguir es Barcelona, cuya tarea fue encomendada a Idelfons Cerda, quien en 1860 debió realizar el plan de reforma y ensanche de la ciudad condal. Este plan fue diseñado bajo la teoría del plan hipodinámico, que se identifica como una estructura en cuadrícula, abierta e igualitaria; con una trama vial de 20, 30 y 40 metros que garantizan una movilidad importante a futuro.

Estos ejemplos son los que se deben seguir desde la institucionalidad de Valledupar para seguir con el legado que nos dejó Manuel Carrerá, arquitecto cubano residenciado en Barranquilla, que inicialmente trazó el crecimiento de la ciudad. El gremio de la construcción está estrechamente ligado a que este sueño se haga realidad: la planificación con visión de largo plazo y económicamente sostenible.

 

Deja un comentario

Top