Warning: filemtime() [function.filemtime]: stat failed for D:\Hosting\10450981\html\wp-content/cache/nextend/web\n2-ss-15\n2-ss-15.css in D:\Hosting\10450981\html\wp-content\plugins\smart-slider-3\nextend\library\libraries\assets\css\assets.php on line 26
Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Valledupar al Derecho

Valledupar al Derecho

En columnas anteriores hemos escrito sobre la importancia de las neurociencias en la medicina, su relación con el arte y la música e, inclusive, con el reconocimiento.

Sin embargo, hasta hace muy poco cuando comencé a leer el libro del Dr. Carlos Arturo Gómez Pavajeau, aprendí sobre el vínculo entre el estudio del cerebro y el Derecho, lo cual atrajo inmediatamente mi atención.  Entendí, por ejemplo, que uno de los ejes fundamentales del derecho es regular las conductas de los seres humanos para asegurar la paz y la armonía y, por lo tanto, entender cómo el funcionamiento del cerebro condiciona dichas conductas, cobra total relevancia en esta ciencia.

Leer libros de derecho, como los del doctor Gómez Pavajeau, nos hace pensar y evidenciar que el derecho se apoyó en el avance de la tecnología y de la ciencia para buscar y alcanzar una justicia verdadera. Estos programas multidisciplinarios, de los cuales nos habla también el neurocientífico Jean-Pierre Changeux, hace necesario una reflexión crítica que confronte los diversos planteamientos de las ciencias de la vida y de las ciencias humanas y sociales, acerca del cerebro humano y su función. La ciencia no puede estar por encima de los seres humanos; de allí que la dimensión moral y humana no puede estar disociada de la ciencia.

En el libro también se afirma que los “sistemas de justicia no deben vivir de espaldas a los progresos científicos”, lo cual me explica por qué yo, estando en el campo de la ciencia médica, he podido entablar tan buena relación con varios abogados ilustres, con los que compartimos intereses académicos comunes.

Muchas de estas reflexiones y avances académicos están siendo difundidos y explicados en los acercamientos entre las altas Cortes y el distrito de Valledupar, bajo el liderazgo del Dr. Aroldo Quiroz Monsalvo, gran académico y líder social.

Emociona ver al Dr. Quiroz, junto a la Dra. Margarita Cabello, ambos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y a la Dra. Rocío Araujo-Oñate, magistrada del Consejo de Estado, en actividades permanentes con la rama judicial en nuestra ciudad. Habrá un evento que se realizará en la capital del Cesar en este mes de agosto, con la presencia del Contralor General Edgardo Maya Villazon, líder destacado y ejemplo para las próximas generaciones, quien, junto al procurador y fiscal actuales, nos dan esperanza para recobrar la confianza en las instituciones nacionales.

Esta educación continuada llevada a cabo por las altas Cortes en las regiones, evidencia que nuestras instituciones deben estar en permanente comunicación e interacción, articulados con las diferentes regiones del país. Así, pues, esperamos que la iniciativa que viene liderando el Dr. Quiroz sirva de plan piloto para extenderlo a toda la Región Caribe, y que sirva como un faro para la legalidad, la transparencia y la sostenibilidad del ejercicio de la justicia en Colombia.

Valledupar ha sido plaza de otros ilustres profesionales del Derecho, como el Dr. Gilberto Orozco, quien, con su labor de trabajo en equipo, junto con la Dra. Olga Valle de La Hoz, ex magistrada del Consejo de Estado, dejaron una marca de transparencia, prudencia y fraternidad, trasmitida a la comunidad como un gran legado. La participación de todos estos profesionales destacados del derecho, y de otros nombres que se me escapan, lleva a que renovemos las esperanzas de tener una justicia digna y acorde con las exigencias de un mundo nuevo y con nuevas exigencias.

Bienvenidos estos personajes y estos eventos; realizados en nuestra ciudad vallenata, hacen que la justicia se mezcle con la magia de nuestra música y con los vientos que soplan desde la Sierra Nevada, para tener un país más justo y equitativo, con más oportunidades para todos.

El trabajo en equipo, el aporte de académicos nacionales e internacionales, la concurrencia de voluntades hacia un objetivo común, llevan a que nuestras instituciones se fortalezcan y que nuestra comunidad se una.

Rafael Valle-Mercado

Rafael Valle-Oñate

Deja un comentario

Top