Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Usufructuar la música y cultura vallenata para potenciar el turismo en el Cesar

Usufructuar la música y cultura vallenata para potenciar el turismo en el Cesar

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

Está claro que el turismo es una gran oportunidad económica y una importante apuesta para el país. Algunas cifras así lo demuestran:

  • Tan sólo en los últimos 8 años se registró un incremento del 150% en la llegada de visitantes extranjeros a Colombia, pasando de 2,6 millones en el 2010 a 6,5 millones hasta el primer semestre de 2018.
  • En el primer trimestre de 2018 la participación del turismo en el PIB fue de 6,9%, mientras que en 2017 fue de 1,6%.
  • Se han creado 1,9 millones de empleos formales en este sector.
  • Se han implementado 45 rutas turísticas (30 geográficas – 15 temáticas) en 32 departamentos.
  • La inversión en los hoteles en el país ha sido de $5,7 billones (2003 y 2017)
  • En 12 años, desde el 2007, el país pasó de tener menos de 500 vuelos semanales internacionales a más de 1.000 vuelos por semana.

Lo anterior deja en evidencia que realmente el turismo se ha convertido en un motor fundamental en la economía del país y que estamos en buena hora. Incluso, en la más reciente visita a Valledupar del vice ministro de Industria y Comercio, Juan Pablo Franky, se sostuvo un diálogo con los actores del turismo del departamento, socializándose el Plan Sectorial de Turismo 2018-2022 cuyo objetivo es hacer que el turismo se constituya en el ‘nuevo petróleo’.

En definitiva, el buen momento que atraviesa el turismo en Colombia es también una clara oportunidad para Valledupar y el Cesar. No obstante, de la oportunidad a la realidad hay un camino lleno de retos que superar.

No basta con reconocer las indiscutibles bondades que tiene el territorio para consolidarse como un destino turístico con importancia y trascendencia a nivel nacional e internacional; el verdadero objetivo es usufructuar esas potencialidades y convertirlas en un renglón productivo de la economía del Cesar.

Durante el XIII Diálogo de Ciudad, iniciativa de la Revista Enfoque Vallenato, se expuso justamente las cualidades del territorio, pero sobre todo se enfatizó en aprovechar el aspecto diferenciador que brinda la música y la cultura vallenata – que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo – para convertir al departamento en un verdadero y oficial destino turístico.

“Tenemos riqueza folclórica y cultural, somos dueños, padres y un referente definitivo de una cultura tan importante como es la cultura vallenata, a la que mucha gente quiere conocer pero que no ha sido suficientemente vendida”, sostuvo Miguel Durán Gelvez, empresario y gestor de turismo en el departamento.

Para otro experto en el tema, Carlos Eduardo Quijano, vice presidente de competitividad y fortalecimiento empresarial de la Cámara de Comercio de Valledupar, ha faltado un foco y una estrategia clara donde apuntar. “No se pueden vender diferentes tipos de turismo, tenemos que mostrarnos con algo único, que lo tenemos, y es la música y cultura vallenata, de allí podemos desprender diferentes productos y servicios, porque paisajes bonitos tenemos, pero también los hay en otras partes del mundo; tenemos aves, pero en otros lugares también las hay; podemos competir con nuestras riquezas naturales, pero no somos tan fuertes como lo somos con el folclor”, sostuvo.

Esta cultura y folclor vallenato enmarca tradiciones y costumbres únicas, entre ellas las danzas, parrandas, museos, leyendas, piquerias, personajes emblemáticos, juglares, literatura del vallenato, asociación del mundo de García Márquez en el vallenato, entre muchos otros elementos que per se atraen a millones de turistas, pero quienes están llegando tan sólo durante el Festival de la Leyenda Vallenata, el único evento consolidado y altamente reconocido a nivel mundial.

La reflexión en ese punto es sobre la ironía de que en la capital mundial del vallenato sólo se muestre la fuerza del folclor en abril de cada año, donde se presenta el pico más alto de turistas.

Este aspecto no fue la única inconformidad socializada en el XIII diálogo de ciudad. La sensación entre los dialogantes es que las administraciones local y departamental trabajan de forma aislada al sector turístico de la región. Por ejemplo, la dialogante María Elisa ­­­­Ayala manifestó que “el sector privado no es tenido en cuenta y que no hay apoyo ni preparación a las agencias de viajes de la región y que, por falta de este apoyo, no están calificadas ante ProColombia, una lamentable desventaja para el sector”.

Es decir, muchos coincidieron en exigir una mayor articulación entre el sector público con las entidades promotoras de turismo y los gestores culturales y adujeron una notable ausencia de la academia como promotora y formadora en el tema.

Además, reclamaron que los esfuerzos están concentrados en hacer de Valledupar un destino turístico hacia adentro, excluyendo al resto de los municipios del departamento y sucede que el turista “no sabe de fronteras, por eso, se debe alejar la mirada de ciudad y empezar a verse como una región en donde se tienen que ir articulando productos y servicios turísticos para ofrecer una dinámica más completa y sostenible”, sostuvo Quijano.

“Hay que buscarle a todos los corregimientos y municipios una identidad, encontrar un atractivo en cada uno de ellos, que el alcalde comprenda que Valledupar es ciudad-región y cabeza de área metropolitana, para extender su actividad a los municipios circunvecinos, convocando a todos los alcaldes para buscar la mejor alternativa”, indicó Efraín Gnecco.

De otro lado, Víctor Martínez Gutiérrez, otro de los dialogantes, expresó que Valledupar sufrió un retroceso al quedarse sin oficina de turismo que en su momento la tuvo, “hay que rescatarla, no es posible que el municipio no tenga recursos independientes para el turismo, hay que crear una secretaría de turismo”, manifestó.

Cada una de las preocupaciones de los dialogantes fue escuchada por el alcalde de Valledupar, Augusto Daniel Ramírez Uhía. Durante su intervención sostuvo que Valledupar  ha avanzado en iniciativas que han permitido consolidar al territorio como destino turístico cultural y ecológico, hizo un recuento sobre todas las obras y acciones ejecutadas durante su administración que precisamente refuerzan  este fin, acciones que aunque fueron rescatadas y aplaudidas por muchos de los participantes, las consideran como medidas insuficientes para hacer de Valledupar un verdadero motor del turismo en Colombia y el mundo.

Entre otras cosas, el alcalde expresó, a propósito de las inconformidades relacionadas con la medida de prohibir el consumo de alcohol en el balneario Hurtado, que “el turista busca encontrar un diálogo con la cultura, conocerla y entenderla, no está buscando solamente una parranda, no es sólo llegar e irse, quiere conocer la juglaría, escuchar el exquisito discurso de Beto Murgas sobre el recorrido de la historia del acordeón, visitar la glorieta de los juglares que tiene récord de visita a nivel nacional”.

Otro momento importante del encuentro tuvo que ver con la exposición del marketing digital turístico como elemento fundamental para posicionar a Valledupar y el Cesar cómo destino atractivo. Hacer uso de las bondades que ofrecen las nuevas tecnologías de la información y comunicación es de vital importancia en la promoción de un destino.

“Ahora el reto está en cómo conectamos con el nuevo turista, con el viajista 3.0 que es el turista actual, es el nativo digital que ha revolucionado la forma de hacer turismo, pensamos en el turista que siempre tiene a la mano el celular, centra las elecciones en opiniones, ejecuta las decisiones a través de su dispositivo móvil, usa todas las aplicaciones disponibles, lee comentarios que otros turistas han realizado, compra vuelos desde su celular, tiene redes sociales y siempre postea en el momento, es un turista hiperconectado. El reto es saber llegarle a este turista digital, que siempre está conectado”, sostuvo Cristina Zapata Naranjo, especialista en dirección de Marketing, y Co-fundadora del festival de la Quinta en Valledupar.

En síntesis, el mundo se enfrenta a un nuevo turismo. El viajista de hoy planea lo que va a hacer, qué va a visitar, dónde va a comer y cuánto tiempo va utilizar, pero lo más importante, el turista busca alejarse de las cosas que ve cotidianamente y busca vivir una experiencia única, y eso único lo tenemos en el Cesar, es el vallenato y todo lo que enmarca su historia, cultura y tradición.

Un patrimonio cultural y ambiental bien conservado, buena conectividad, la imagen y  proyección de seguridad que transmita y una buena relación precio- calidad son los elementos que motivan al turismo.

 

Deja un comentario

Top