Usted esta aquí
Inicio > Economía > Un difícil 2018 para la construcción en Valledupar

Un difícil 2018 para la construcción en Valledupar

Durante la V asamblea regional de afiliados a CAMACOL Cesar, realizada el pasado 3 de abril el Hotel Tativan de Valledupar, se expuso la situación actual de la construcción en la ciudad, pero sobre todo, se mostró el complicado 2018 que no dejó alentadoras estadísticas para este gremio.

En el sector de la construcción se reportó una caída en ventas alrededor del 17% en Valledupar, esto, en respuesta al ciclo económico por el cual atraviesa el país. “El 2018 fue un año muy difícil no solo para el sector constructor sino para todos los sectores en general de la economía, fue un años de incertidumbre, pero el sector logró mostrar ser resiliente”, indicó Miguel Villazón Blay, gerente de Camacol, Cesar.

De otro lado, el decrecimiento también fue en las licencias de construcción con un 34%, lo que evidencia que las familias están comprando menos, lo que a su vez representa  menos construcciones. Sin embargo, lo que quedó claro durante la asamblea es que es una actividad responsable  no emprender proyectos sin antes venderlos, porque el sector vende para construir y no construye para vender.

Las causas de la desaceleración en la construcción obedece en parte al alto índice de desempleo que registra Valledupar, 16,4%, el más alto de los últimos 12 años, con 33.000 personas desocupadas, a esto se suma la tasa de informalidad que supera el 50%. Con estos indicadores, tal como lo sostuvo Villazón Blay, es muy difícil tener una actividad que no represente estos ciclos económicos.

“En Valledupar cayeron las ventas y tiene dos explicaciones, una que estamos en un aumento desempleo lo que debilita la demanda y hace que las familias no puedan tener los ingresos o tengan dificultades para acceder a un crédito, y dos,  se requerían unos ajustes normativos para poder producir vivienda de interés social”, sostuvo Sandra Forero Ramírez, Presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción.

El POT de Valledupar también fue tema de análisis, pues al parecer, tal como está, no permite producir viviendas de interés social, así lo manifestó Forero Ramírez, al tiempo que para muchos representantes del gremio,  hay discusiones en el tema de las cargas urbanísticas y de delineamientos urbanos que estarían afectando la actividad, sin embargo, se recordó el alivio en el pago de estas cargas que desde la administración municipal se implementó en el año inmediatamente anterior.

Construcción ilegal

Hemos buscado alternativas con la administración para que ejerza una vigilancia a las construcciones en Valledupar porque las violaciones de las normas urbanísticas en el municipio  son flagrantes, y por el lado sancionatorio se podrían tener unos recursos importantes para solventar la construcción ilegal”, indico el gerente de Camacol en el Cesar.

Se augura un mejor 2019

En  el 2019 viene una buena posibilidad con los programas de interés social, es el caso del programa Semilleros de propietarios del Gobierno Nacional que ha tenido una buena acogida en Valledupar, lo que permitirá dinamizar la construcción y que más familias puedan acceder a su casa propia.

Camacol, tal como se socializó durante la asamblea, le apunta  a la generación de empleo local, con lo que esperan contribuir a la disminución del flagelo que arropa este territorio. Esto, en vista que mayoría de empleos son mano de obra no calificada.  “En el 2018 se emplearon en el sector 12.600 personas, lo cual lo convierte en un generador de empleo importante para la ciudad y que genera una rotación del dinero rápida y esperamos que este año las oportunidades de empleo sean mucho mayor”, indicó Miguel Villazón.

En relación a lo que necesita la ciudad para mejora en términos de construcción, la presidente nacional de Camacol hizo un llamado a la administración que llegue tras el periodo de elecciones. “Necesitamos que el alcalde que llegue entienda la importancia de la construcción de viviendas, que incorpore metas de suelo habilitado, de control urbano, una revisión del plan  de ordenamiento que permita construir vivienda social. Valledupar va a demandar 13.700 unidades de viviendas nuevas, para eso requiere más o menos 150 hectáreas de suelo habilitado, son metas serias para analizar en discusión electoral como la que se viene”.

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

Deja un comentario

Top