Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Tejer alianzas para tejer esperanzas

Tejer alianzas para tejer esperanzas

“Nunca dudes de que un pequeño grupo de personas pueden cambiar el mundo. De hecho, siempre se ha conseguido así.” Margaret Mead

En La Guajira se destacan emprendimientos sociales, que han comprendido que la transformación no se debe esperar sino propiciar, por ello, con mucha alegría celebro que la asociación Evas&Adanes en este año, haya logrado desarrollar los foros “tejiendo esperanzas por la no violencia de género” en la entidad Corpoguajira y en el distrito de Riohacha y “Tejiendo esperanzas para la guajira” en los municipios de Barrancas, Uribia y Dibulla; en alianza con entidades públicas y privadas que hacen posible organizar un gran telar donde les motiva un propósito común que corresponde al desarrollo integral de la guajira, desde una perspectiva de género (incluyente y humanizada).

En este sentido, es de exaltar la capacidad creativa de todo el equipo de mujeres y hombres guajiros que se dedican a crear estos foros que no son un evento más, sino que logran convertirse en una experiencia transformadora para quienes acuden y participan; demostrando con esto que en la guajira pasan cosas buenas y que la ciudadanía tiene mucha responsabilidad en ello.

Tejer esperanzas para La guajira es re-enamorarnos de este bello territorio, concentrarnos en sus bondades y retornar a una perspectiva de relaciones solidarias y humanizadas, que el amor sea nuestro sentir cotidiano y no un recuerdo, que nos de vergüenza cualquier acto de violencia, pero jamás expresar nuestros sentimientos, lograr tejer lazos sociales que nos identifiquen como un pueblo que piensa y actúa desde criterios de inclusión y respeto, un territorio capaz de cambiar la receta de la indiferencia y los prejuicios, por un universo de posibilidades todas enmarcadas en el afecto.

La Guajira es una tierra – resiliente – que no se resigna a morir condenada al fracaso, que no se rinde ante la crisis, ni se olvida que nuevos soles vendrán para ella; como lo demuestran sus cactus y trinitarias, que entre más inclemente esté el clima y más adversidades puedan presentarse, siguen reverdecidos y florecidas respectivamente.

Tejer esperanzas por la No violencia, es reconocer que hombres y mujeres merecemos vivir dignamente con el goce pleno de nuestros derechos, es importante seguir tocando fibras en la Guajira y demostrar que no nos resignamos a una realidad machista que no acepta la condición “sentipensante” de los géneros, ni el derecho a la autonomía, al respeto y a la inclusión en todos los escenarios (públicos y privados).

El camino es lograr una sociedad sin violencias, en equidad e igualdad, pues mientras esto no suceda, no podremos hablar de desarrollo humano o social; la guajira merece nuevas realidades y formas de relacionarse, donde no se naturalice ni la violencia de género ni la corrupción, donde se respeten las diferencias y se visione un propósito en común que es reinventar esta región que no por casualidad es la cabeza de Colombia.

Los foros no son una improvisación, son espacios pujados y paridos con el mayor esfuerzo y compromiso, cuidando cada detalle, escogiendo a los mejores panelistas, a aliados transparentes, estructurando contenidos robustos y diseñando las mejores escenografías y piezas promocionales, para lograr dignificar los procesos culturales y facilitar la sensibilización de todos y todas quienes reciben el mensaje, esto siempre se hace entre muchos vientres fructíferos que están dispuestos a parir grandes apuestas sociales en pro de la bella dama del norte de Colombia, La Guajira.

Los hilos están preparados y el tejido debe seguir sin detenerse, sumando cada vez más personas y entidades que fortalezcan esta causa social.

Por: Fabrina Acosta

Deja un comentario

Top