Usted esta aquí
Inicio > En Diseño > TECHOS VERDES

TECHOS VERDES

Los techos verdes o Ecotejados - tendencia mundial en la arquitectura sostenible de proyectos comerciales y residenciales - llegaron para quedarse en Colombia.

Se habla de techo o cubierta verde cuando el techo de un edificio se cubre de una membrana impermeable sobre la que se dispone una capa de vegetación. Esta remplaza la impermeabilización en manto tradicional con ductos mecánicos que perforan la estructura del edificio, convirtiendo a su vez a la quinta fachada en un nuevo protagonista del diseño y el espacio arquitectónico y urbano, brindando una nueva gama de posibilidades arquitectónicas, diseño y paisajismo.

 Aunque la idea de techo verde ha existido desde hace siglos, sólo hasta 1960 se retomó en Alemania, y a finales del siglo pasado se comenzó a popularizar como parte del diseño arquitectónico.  Uno de los primeros ejemplos que encontramos es el del ACROS Fukuoka Prefectural International Hall (izquierda), construido por Emilio Ambasz en 1994 en Fukuoka Japón.

Pero estos primeros ejemplos eran pesados y requerían de grandes refuerzos estructurales. Por ello se debió pensar en el diseño de ecotejados extensivos de bajo peso y bajo mantenimiento, como el instalado en 1998 sobre el Mountain Equipment Coop de Toronto, cuyo componente eminentemente ambiental revolucionó el diseño arquitectónico de la época.

Hoy en día, los techos verdes se han popularizado en países como Alemania, Australia, Canadá, Chile, México e incluso Colombia. Incluso, una ley aprobada en Nantes, Francia, en el 2013 exige que todos los edificios nuevos que sean construidos en zonas comerciales del país deben estar cubiertos, parcial o totalmente, con cobertura vegetal, o en su defecto, con paneles solares.

a-computer-generated-image-of-city-buildings-with-green-roofs-copy

 

Diseño con Propósito

acros-fukuoka-prefectural-international-hallPorque el uso del techo verde no es solo estético y de adorno arquitectónico, sino que se perfila como la verdadera definición de diseño con propósito. No sólo porque ayuda efectivamente a reducir los gases de efecto invernadero, nocivos para la salud (se calcula que un metro cuadrado de techo verde captura el 10% del material particulado de un automóvil, compensa el 20% de la huella de carbono de una persona y produce el oxígeno requerido por un ser humano), sino porque hace que los espacios urbanos se hagan más habitables para el ser humano, gracias al aumento y la regeneración de la biodiversidad, generando espacios accesibles de reunión y de interacción social que mejoran la cohesión de la comunidad.

A diferencia de los techos negros tradicionales, que reflejan los rayos solares, generando un incremento de la temperatura en las zonas urbanas, los techos verdes absorben esta radiación, logrando un proceso de refrigeración natural que reduce las ganancias de calor hasta en un 95%, a la vez que evita las pérdidas hasta en un 26%; Esto crea un aislamiento térmico que ayuda a reducir la cantidad de energía de calefacción necesaria para mantener la temperatura de un edificio durante el invierno, o de aire acondicionado durante el verano; a la vez que contribuye parcialmente a reducir el impacto del cambio climático.

 

Este efecto los convierte también en complementos naturales de los paneles solares basados en silicio, cuya eficiencia disminuye a medida que la temperatura aumenta. Mediante la reducción de la temperatura ambiente en el techo, se maximiza la eficiencia del panel solar y, por ende, la cantidad de energía producida, a la vez que se protege la cubierta de los daños causados por las ráfagas de viento.

Pero la vegetación no sólo absorbe el calor, también el exceso de agua lluvia. Se calcula que un metro cuadrado de techo verde retiene alrededor de 50 litros en un año, previniendo el desbordamiento de los ductos de desagüe y reduciendo los problemas asociados a la escorrentía.  Más aún, las cubiertas vegetales actúan como un filtro, que mejora la calidad de las aguas de escorrentía al atrapar los elementos contaminantes de la lluvia y la deposición atmosférica.

 

Como si fuera poco, la gente ha descubierto el potencial de las cubiertas verdes para la producción agrícola, favoreciendo la generación de verdaderas huertas urbanas que involucran a la comunidad en la producción de sus propios alimentos, a la vez que mitigan el problema de escasez de tierra cultivable en las ciudades, y aseguran el abastecimiento de alimentos, reduciendo a su vez los gastos de los hogares, incluso cuando se presentan problemas de abastecimiento. 

A modo de ejemplo, la firma Spark en Singapur ha construido residencias para adultos mayores que combinan la idea de los techos verdes con la de los jardines verticales y las granjas urbanas para crear un sistema integral donde las personas pueden vivir y trabajar.

Varios mercados de frutas y verduras y restaurantes han comenzado a descubrir estos beneficios, han comenzado a cultivar hortalizas en sus tejados para comercializarlos en sus almacenes, o llevarlos directo del techo a la mesa. Ejemplo de ello es la tienda Whole Foods en Nueva York, que cuenta con una granja interna que facilita el abastecimiento de la tienda con un ahorro considerable en transporte.

Finalmente, si bien estas cubiertas vegetales no pretenden ser sustitutos para los espacios naturales, sí pueden convertirse en hábitats propicios para la vida silvestre, brindando albergue a diversas especies de aves, abejas, mariposas e insectos beneficiosos que son atraídos por la vegetación, constituyendo la cubierta verde en un pequeño ecosistema en medio del paisaje urbano.

COMPARACIÓN

7-green-roof-comparison-v21_a

7-green-roof-comparison-v21_b

¿Cómo las consigo?

En Colombia, empresas como Green Design y Ecotelhado se han especializado en brindar soluciones sustentables entre las que se encuentra el diseño y la implantación de cubiertas verdes para edificaciones. Cada cubierta debe estar pensada en su estructura y vegetación de forma que se puedan potenciar los beneficios específicos que se buscan.  Por ejemplo, algunas plantas absorben mejor el calor o las toxinas en el aire o en las aguas lluvias, algunas son más apropiadas para ser parte de una huerta urbana, otras, generalmente las autóctonas, para atraer a las especies nativas.

Es importante considerar que el techo verde no necesariamente debe ser concebido desde el diseño arquitectónico inicial: Hoy en día existen cubiertas livianas que pueden ser incorporadas a los techos de edificios existentes dentro de proyectos de renovación urbana.

Esto es útil en ciudades de gran densidad, que han perdido buena parte de sus zonas verdes y que tienen problemas de alcantarillado, como Bogotá, en donde actualmente se adelanta una investigación a gran escala para hacer una masificación de estas cubiertas, buscando disminuir los problemas de contaminación y escorrentía en las zonas más pobladas, evitando asimismo problemas de contaminación y desbordamiento de aguas, y reduciendo la probabilidad de daños por erosión e incluso de inundación.

Pero las cubiertas verdes no requieren necesariamente de altas inversiones para su implementación. Actualmente, varias fundaciones trabajan con familias de todo el país para la implementación de techos verdes en barrios marginados, utilizando para ello las canales de las tejas de zinc o botellas plásticas en las que se siembran las plantas requeridas.

Nanyang Technological University School of Art, Design and Media:

En medio de una de las principales zonas verdes de una Universidad de Singapur, este diseño del arquitecto Kenzo Tage consiguió minimizar el impacto ambiental y la pérdida de espacio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

dongdaemun-desing-plaza

Dongdaemun Desing Plaza:

Ubicado en Seoul, y diseñado por Zaha Hadid.  Rompe con el límite entre cubierta y muro, integrando el parque, el edificio y el espacio público.

 

 

california-academy-of-sciences

California Academy of Sciences:

Ubicada en San Francisco, con un diseño ondulado muy visible.  Diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano.

 

 

 

Deja un comentario

Top