Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > SÍNTESIS POLÍTICA

SÍNTESIS POLÍTICA

Por: Equipo Enfoque Vallenato

enfoquevallenato@gmail.com

Para algunos, la primera vuelta electoral recién acaecida ya es prehistoria. Ahora solo importa, sostienen, la segunda vuelta, la definitoria para conocer el ungido a la presidencia de la República.

Pero no. El pasado siempre abraza al presente. Torpe su exclusión. Ese pasado mediato e inmediato arrojó dos finalistas en la disputa presidencial, Iván Duque Márquez – cuarentón, abogado, militante y representante de la ultra derecha colombiana, carismático, moderado en la interlocución, quien obtuvo más de 7 millones de votos – y Gustavo Petro Urrego – cincuentón, economista, militante y representante de la ultra izquierda colombiana, malabarista de la palabra, intemperante, egocéntrico – cuyo guarismo electoral superó los 4 millones de sufragios.

Pero también arrojó y bosquejamos otros resultados interesantes. Otra candidatura, la de Sergio Fajardo, ubicada en el centro – centro del espectro político, esto es, igual de equidistante de los extremos. Sus más de 4 millones de votos, sumados a los depositados por Petro, le da a la votación libre, de opinión, un espacio quizás determinante en el acontecer futuro del país.

A manera de digresión. La votación del centro se explica justamente por la antipatía hacía los extremos, considerados por esos votantes como peligrosísimos y regresivos para el país. Mientras Duque – según ellos, inexperto y sin carácter para sacudirse del yugo del ex presidente y hoy senador Uribe – encarnaría la concentración excesiva de poder, el colapso del proceso de paz y una mayor impunidad judicial, Petro sería la reencarnación del comandante Chávez, con todas sus políticas equívocas que llevaron al traste a Venezuela, con mayores veras por su ineficiencia ya demostrada y su megalomanía que lo distancia de la conformación de equipo.

Por supuesto, estas dos votaciones, superior a los 9 millones de votos de opinión, les dio sopa y seco a las maquinarias (CR, PL, PU, gobernaciones, alcaldías, etc.), propinándoles una derrota estruendosa, de la cual difícilmente podrán levantar cabeza, aunque en la política no hay muertos absolutos, apenas catalépticos. Algunos hacen una lectura adicional, no descartable: las candidaturas amigas del proceso de paz (Petro, Fajardo, Vargas, De La Calle) superaron en más de un tercio la votación del candidato Duque, quien propone sustanciosas modificaciones al acuerdo de paz firmado con las farc.

Ese es el panorama de primera vuelta. ¿Cuál es el actual para la segunda vuelta? Cuáles los vaticinios y a partir de qué presupuestos se hacen, he ahí el almendrón.

La foto actual de la candidatura Duque es interesante y para muchos tenebrosa. Imagínense: Duque junto a Uribe, Paloma, Cabal, José Obdulio, Pastrana, Ordoñez, V. Morales, C. Gaviria, Vargas Lleras, Irragorri, entre otros. Es decir, los respaldos de la extrema derecha y de los adictos a la maquinaria (CR, PL, PU, PC) han fluido espontáneos hacía Duque, catapultándolo como el más probable nuevo presidente de la República.

Mientras, la candidatura de Petro ha tenido tropiezos para consolidar apoyos para la segunda vuelta. Apenas buenas porciones del PD y del PV, porque otras porciones menores votarían en blanco o se abstendrían o, inclusive, por el mismo Duque. Casos se han visto.

El mayor traspié lo sufre Petro al no lograr que Sergio Fajardo, sobre todo, no imparta la orden de apoyarlo, dejando a sus prosélitos en libertad y anunciando él mismo su voto en blanco. La única posibilidad para un Petro victorioso, dado su enorme rezago en primera vuelta (2’716.956 votos), sería que la Coalición Colombia (Compromiso Ciudadano, Partido Verde y Polo Democrático) lo acompañara monolítico. Al abrir las esclusas y permitir que muchos voten en blanco o se abstengan, se está favoreciendo la elección de Duque. Y, de contera, la abstención puede incrementarse y alcanzar los niveles históricos.

 

Deja un comentario

Top