Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Por siempre en el corazón de los Martinistas

Por siempre en el corazón de los Martinistas

“Martín es de esas personas que, a pesar que ya no lo veamos físicamente, siempre va a existir en los recuerdos y en los corazones de todos sus seguidores; vino al mundo para brillar y para ser el Gran Martin Elías”- Dayana Jaimes.

Su recuerdo sigue intacto a pesar de un año de ausencia desde aquel triste 14 de abril de 2017 cuando – después de horas de incertidumbre y 6 paros respiratorios, resultado de un fatal accidente en las carreteras de San Onofre- Sucre –  confirmaron la muerte del artista Martín Elías Díaz Acosta.

Sus obras musicales continúan escuchándose por todas partes, ahora con más pasión. Su historia de vida sigue siendo ejemplo para otros artistas y sus anécdotas se remembran en cuanta conversación del folclor vallenato se presente; sus amigos, familiares y seguidores no dejan de extrañarlo. Él sigue vivo en el corazón de todos los martinistas.

“Ha sido un año muy nostálgico porque Martín era un muchacho que con su alegría, nobleza y humildad nos llenaba de orgullo por su trabajo y por lo que demostró en tan poco tiempo. Nos hace mucha falta”, expresó su hermano Rafael Santos, el mayor de los hijos del Cacique de la Junta.

26 años vividos fueron suficientes para catapultarlo como uno de los mejores y más talentosos exponentes del género vallenato de la nueva ola. La fama lo abrazó muy joven, logrando el cariñ

o y admiración de Colombia entera; era, sin duda, el legado perfecto de su padre, Diomedes Díaz.

Su amor por el vallenato era innegable, lo llevaba en sus venas, el talento de la dinastía Díaz relumbraba en su camino, expresándolo desde muy pequeño. Con tan solo 6 años ya figuraba en las tarimas, junto a su padre. Luego, a sus 11 años, hizo parte del grupo musical ‘La familia de Diomedes’. En adelante, todo serían triunfos para su vida. Fernando Rangel, Rolando Ochoa y Juancho de la Espriella fueron los acordeoneros que lo acompañaron durante su trayectoria artística.

Rafael Santos compartió con Enfoque Vallenato algunas anécdotas de su infancia: “A Martín me lo llevaba escondido de mi mamá, a la edad de 6 años, a mis presentaciones. Él disfrutaba mucho, ahí empecé a darme cuenta que le gustaba el arte de la música, lo llevaba en su sangre, se notaba que quería compartirlo y desarrollarlo. Mi mamá (Patricia Acosta) me regañaba, decía que si a Martín le pasaba algo el responsable era yo, porque él era menor de edad; yo le recordaba que mi papá también nos llevaba a sus presentaciones para que aprendiéramos del folclor. Yo le quise transmitir eso a mi hermano y lo aprovechó de tal manera que murió siendo un grande del vallenato”.

Dejó dos hijos, Martín Elías Jr., de su primera unión con Claudia Varón, y Paula Helena, con Dayana Jaimes, su esposa hasta el final de sus días. Como padre siempre lo refieren como un ser ejemplar, abnegado y amoroso. ‘Martincito’ y ‘La Purri’, como cariñosamente les decía a sus hijos, tendrán razones suficientes para recordarlo con amor y orgullo.

Gran hijo, hermano y amigo, siempre dispuesto a tender la mano. Ayudaba con alegría y desinterés cada vez que se le presentara la oportunidad. Nobleza y humildad, esa era su esencia. Sólo las injusticias borraban su expresiva sonrisa. “Era un muchacho muy noble y muy dado a entregar su corazón, ver tantas injusticias lo hacía sentir impotente. Mi papá nos enseñó a compartir lo que nos ganamos y él heredó ese sentimiento, por eso se decepcionaba ante las desigualdades, porque todo lo que hacía lo entregaba de corazón”, cuenta su hermano mayor.

Dayana Jaimes, viuda del artista, con sentimientos encontrados también le expresó a Enfoque Vallenato cómo ha sido un año sin Martín Elías. Lo recuerda como un padre y esposo intachable. Con firmeza asegura que los mejores años de su vida los vivió al lado de este ser humano. “Fue un año difícil, hubo momentos y meses demasiados duros en los que todo lo veía oscuro, pero con el pasar del tiempo las cosas se van aclarando y poco a poco todo comienza a tomar tranquilidad”.

A pesar que la vida de un artista es fácilmente señalada, Martín Elías Díaz nunca protagonizó escándalos. Fue de los pocos artistas en los que no se encontró un lunar para juzgarlo, aspecto que contribuyó a ganarse el cariño y respeto de un país y, sobre todo, a posicionarse como uno de los mejores exponentes de la musiva vallenata.

Su muerte llenó de tristezas a todo un país. El folclor vallenato se vistió de luto, reconocidos artistas continúan cantando algunos de sus éxitos como acto de honor y afecto en sus presentaciones. Martín se fue sin dimensionar el gran cariño que le tenía el martinismo. ‘El terremoto’, ‘Ábrete’, ‘10 razones para amarte’, ‘El látigo’, ‘Mi ex’, ‘Problema Tuyo’, son algunos de los éxitos inmortalizados en su historia musical y que perdurarán en el tiempo y en la memoria de sus seguidores.

Carlos Vives fue uno de los artistas que sufrió su muerte.  un año después recordamos la emotiva carta que le escribió días posteriores a su partida: “¡Te fuiste muy pronto y nos quedamos sin ti, sin creerlo, sin entenderlo, sin aceptarlo, sin aceptar que el cuerpo en el pavimento destrozado era el tuyo! Sí, Martín, hemos llorado por ti, por Dayana, por Martín, por Paula ‘la purri’ (…). Te felicito, porque solamente un corazón tan lindo cultiva una familia tan hermosa. Viaja tranquilo, Martín, ellos van a estar bien. Dayana es una mujer valiente, inteligente, te ama a ti y a tus hijos”.

Martín Elías dejó recuerdos imborrables. Es y seguirá siendo el ‘El ídolo de las multitudes’, ‘El hombre del Millón de amigos’, ‘El terremoto musical’ y, sobre todo, el ser humano que dejó claro que ‘no es nada dar el paso, si no dejar la huella’.

Hoy 14 de abril, será instalada una escultura del artista en honor y reconocimiento a su trayectoria. Se ubicará en la Glorieta los Juglares, de Valledupar, justo al lado de la ‘Banca de Diomedes’, su padre. Es una obra en tamaño real del artista Jhon Peñaloza.

 

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

Deja un comentario

Top