Usted esta aquí
Inicio > En Entrevista > Sergio Luis Rodríguez, Un Acordeonero Con La Nota Sentida

Sergio Luis Rodríguez, Un Acordeonero Con La Nota Sentida

Disciplinado, honesto, sincero, amigo de sus amigos, amante de la música, especialmente del vallenato, ese es Sergio Luís Rodríguez, quien asegura que le ha tocado luchar en la vida para hacer realidad sus sueños, pero siempre se ha sentido respaldado por Dios y sus padres, principalmente por su papá, Luis Antonio Rodríguez, fundamental en su sueño de ser acordeonero.

“Mi papá es muy amigo de ‘Poncho’ Zuleta y por gratitud ‘Poncho’ le regaló un acordeón para que aprendiera a tocar, pero él tenía el acordeón como una reliquia, no dejaba que nadie lo tocara; sin embargo, yo lo agarraba sin permiso y empezaba a sacarle notas, hasta que un día le saqué una canción, El Testamento, era la canción de una novela de la época (Escalona -1989).

Un día mi papá llegó del trabajo y escuchó el acordeón sonando; sorprendido preguntó ¿quién toca, si en esta casa nadie sabe tocar? Cuando entró al cuarto y ve que soy yo, quedó impresionado, yo apenas tenía cuatro años. Mi reacción fue soltar el acordeón y salir corriendo, de inmediato me dijo: ven pa’ acá y se le salieron las lágrimas, de pronto por ver el talento con el que había nacido”.

Su trayectoria…

La vida de sergio_1‘Checho’, así lo conocen en el mundo artístico, ha sido un desfile de éxitos. Después de permanecer año y medio en la academia del ‘Turco’ Gil, perfeccionando su talento, inicia su carrera de acordeonero, presentándose por primera vez en el Festival Vallenato con apenas seis años de edad; le tocó participar sentado en un taburete, porque el acordeón era muy grande y pesado para él, pese a lo cual llegó a ser finalista.

Luego ocupó el tercer lugar (1993) y rey infantil del acordeón (1994), para coronarse rey de reyes de la categoría infantil en 1997. En el mismo año entra a ser parte del grupo los ‘Delfines del Vallenato’, un creado por el músico Beto Villa. En 1999 hizo parte del selecto grupo de acordeoneros de Los Niños del Vallenato que visitaron La Casa Blanca para interpretar las notas del acordeón ante el presidente estadounidense de ese entonces, Bill Clinton.

Culminados sus estudios de bachillerato, se traslada a Bogotá a estudiar música y, cursando el quinto semestre, lo llama el artista Peter Manjárres para hacer pareja musical con él, un sueño hecho realidad para Sergio Luís, porque era seguidor del cantante desde su infancia; en esa época Peter era el cantante de moda en Valledupar.

“Fue un reto para mí, pero lo asumí con humildad y responsabilidad; a Peter le agradezco la confianza que me tuvo para lanzarme a la música vallenata, profesionalmente hablando. Al lado de esta gran persona grabé Imbatible, El Papá de los Amores, Solo Clásicos, El Caballero, Tu Número Uno, Bendecido, Mundial, Solo clásicos II, producciones importante en mi carrera. Al lado de Peter obtuve dos Grammy Latinos, tres congos de oro y mi corona como rey profesional del Festival Vallenato, en el año 2009”.

Sin duda, todos estos triunfos marcaron una época valiosa en su carrera musical; en la actualidad, traspasa las fronteras con el acordeón en el pecho, sacándole una nota sentida al vallenato, dejando su nombre y el de la música vallenata en alto, al lado del ídolo mundial del vallenato, Jorge Celedón.

En esta entrevista el acordeonero Sergio Luís Rodríguez nos cuenta su experiencia en los concursos de acordeonero en los festivales vallenatos, cómo ha logrado trascender las fronteras con las notas de su acordeón, sin pertenecer a una dinastía.

Revista Enfoque Vallenato: A pesar de no pertenecer a una dinastía, ha logrado dejar su nombre en alto…

Sergio Luís Rodríguez: No necesariamente ha de pertenecerse a una dinastía para lograr ser alguien importante en la historia del vallenato. Le doy gracias a Dios que me ha regalado este don, el cual me ha permitido aportarle algo a la música vallenata; así mismo a las personas con las que he contado en mi camino, al ‘Turco’ Gil, quien me crió musicalmente, a mi papá, que luchó incansablemente por llevarme por todos los rincones de Colombia mostrando con orgullo el talento que tenía su hijo, hoy en día puede ver los frutos.

R.E.V.: ¿Cómo fue la experiencia de rey de reyes infantil?

S.L.R.: En ese momento estaba muy pequeño, fue en el año 1997. Recuerdo que en ese año el rey de reyes era para la categoría profesional, pero como yo había ganado en 1994, era el único acordeonero que estaba concursando por segunda vez en la categoría infantil, por eso me catalogaron rey de reyes infantil. Fue una experiencia muy bonita ser destacado en medio  de tantos talentos infantiles. Además, para mí es muy grato verme en el cuadro de honor de la fundación al lado de grandes acordeoneros como Gonzalo Arturo ‘El Cocha’ Molina y Hugo Carlos Granados, quienes también  fueron reyes en ese año.

R.E.V.: ¿Entre todos los competidores enfrentados, a cuál le ha sentido más peso?

S.L.R.: Hay muchos acordeoneros buenos, con una nota vallenata impresionante y le han aportado mucho al folclor. Pero en el año que yo gané la categoría de profesionales, mí contendor  más grande fue Fernando Rangel.

R.E.V.: ¿Cuál han sido para usted los mejores acordeoneros del vallenato?

S.L.R.: En cuanto a la nota vallenata, admiro a Luis Enrique Martínez, Nicolás Elías  ‘Colacho’ Mendoza y Emilianito Zuleta. Pero en la nota vallenata comercial destaco a Juan Humberto Roís, siempre iba adelante, aportándole  innovación a la música vallenata.

R.E.V.: ¿De los 21 competidores inscritos en esta versión rey de reyes, cómo formaría su pódium?

S.L.R.: Considero que Navín López llegará muy lejos en la competencia, es un acordeonero con la nota vallenata pesada, precisa y con cadencia. También pueden llegar lejos Cristian Camilo Peña y Saúl Lallemand.

sergio_luis_4

R.E.V.: ¿Cómo escoge sus canciones para participar en los concursos de acordeoneros?

S.L.R.: En compañía del caje
ro y el guacharaquero, nosotros escogemos canciones representativas para el folclor, pero que no sean tan largas en sus letras para que me colaboren en el concurso y pueda destacarme más en el acordeón.

R.E.V.: ¿Existe una canción especial que le guste tocar en sus concursos y sus parrandas?

S.L.R.: El Pollo Vallenato

R.E.V.: Se rumora que usted no se presentó en este rey de reyes porque veía a Navin López cómo un fuerte contrincante, ¿es cierto esto?

S.L.R.: No, para nada. Los admiro y respeto  a todos, además considero que al único que hay que temerle es a Dios.

R.E.V.: ¿Cuáles fueron los motivos para no presentarse en este rey de reyes?

S.L.R.: Desde que me uní con Jorge Celedón mi vida laboral cambió, las giras musicales se intensificaron, sobre todo e
n el exterior. Además, me encuentro dándole frente a la producción musical. Pienso que presentarse en el rey de reyes necesita mucha preparación y el tiempo no me lo permitía; me duele, pero prefiero ausentarme que hacerlo sin preparación.

R.E.V.: ¿Qué proyección tiene su vida artística?

S.L.R.: Yo siempre he vivido del presente, lo que Dios me vaya poniendo en el camino, sin dejar de pensar en el futuro, pero considerando que siempre hay que hacer las cosas bien en el presente para tener un buen futuro.

R.E.V.: Al tener la oportunidad de mostrar el vallenato por diferentes países… cómo ve el futuro de la música vallenata en el mundo…

S.L.R.: La música vallenata se ha ganado un lugar en el espacio internacional, no debemos tirar eso a la basura, debemos seguir luchando para mostrarle al mundo cuál es la verdadera música vallenata, porque a veces, por el afán de comercializar a nivel internacional, pecamos y nos salimos de lo que es el verdadero vallenato. Yo soy y seguiré siendo un defensor de las raíces vallenatas, las que nos enseñaron los juglares del vallenato, ese es el ejemplo que debemos seguir, porque nosotros somos los responsables de velar por un buen futuro para la música vallenata.

Por: Elisa Díazgranados Sanjuán

Email: periodistaelisa@gmail.com

 

Deja un comentario

Top