Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > El partido político de las Farc

El partido político de las Farc

“Iván Márquez” y otros delegados del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) no negaron su aspiración al poder y señalaron que la dirección de la colectividad definirá las listas al Congreso.

“Me llamaban alias Rodrigo Granda, pero ese es mi verdadero nombre: Rodrigo Granda Escobar. En las Farc era Ricardo Téllez”. Así, desde una esquina de la mesa, parecía despedirse de su nombre de guerra uno de los líderes de las hasta ayer Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, cuando, uno a uno, los voceros se pasaban el micrófono para que la prensa supiera con más claridad cómo citarlos hoy, cuando el acrónimo Farc significa otra cosa.

Algunos empezarán a usar los nombres con los que sus madres los bautizaron; otros conservarán, como un recuerdo de medio siglo de lucha armada, los nombres que les dio la selva, comoPastor Lisandro Alape. Por violenta que hubiese sido, la guerra fue casi toda la vida de muchos de los que hoy ingresan a la arena política y, por supuesto, que los embarga la nostalgia. El congreso de las Farc, que terminó ayer en Bogotá, fue un reencuentro entre mucha gente que no se veía hace décadas, de gente que creía que la otra estaba muerta.

Pero fue un encuentro que definió las bases que sostendrá su estructura en otro conflicto —el de la política—, en el que intentarán mantener la sustancia ideológica que guió a la guerrilla durante su actuar armado y revolucionario. Iván Márquez, o mejor Luciano Marín Arango, no lo negó ni un solo instante y, desde una mesa llena de rosas en la que no estaba Timochenko, lanzó el objetivo por el que ingresaron a la vida política legal: “Queremos ser gobierno o formar parte de él”.

Sin embargo, lo que todos esperaban conocer no se dio. “Sobre listas de aspirantes al Congreso no tengo mayor información”, dijo Márquez, y el auditorio, con más de 100 periodistas, se rió en una sola voz. Aún no están definidos, al menos no públicamente, los nombres de quienes integrarán las listas a Senado y Cámara del nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), pero el camino parece haber quedado delineado hacia ese fin.

La dirección del partido va a estar integrada por 111 personas y será el órgano encargado de designar a quienes asuman la representación de la Farc en el Congreso. “Se mencionaron nombres, son precandidatos, como Iván Márquez, Pablo Catatumbo, Carlos Antonio Lozada, Victoria Sandino y una larga lista más. Eso, por ahora, no está definido”, explicó Jorge Torres, conocido como Pablo Catatumbo.

Sobre este mismo asunto, Lozada, cuyo nombre real es Julián Gallo Cubillos, señaló que la discusión sobre la integración de listas al Congreso se iniciará con los nombres que están en la mesa, pero que además de excombatientes también están contemplados líderes sociales, sindicales y defensores de derechos humanos que forman parte del “partido de la rosa”. Los nombres se conocerían el próximo mes de noviembre.

Por lo pronto, según Sandra Ramírez, conocida como Camila Cienfuego, se adelantará una reunión en los próximos días para definir cuál será la figura que se utilizará para la cabeza de la organización, es decir, si habrá director o secretario general. Asimismo, explicó que la ausencia de Timochenko en la mesa respondía a un descanso que se había tomado por su estado de salud.

También hubo llamados urgentes a varios sectores, en especial al Congreso, para que se agilice la discusión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que juzgará a los actores del conflicto, como un elemento que necesita el país en tiempo de posacuerdo.

Catatumbo y Márquez también llamaron a Gentil Duarte, quien comanda las disidencias de las Farc, a la reflexión y a que retome el camino que decidió no seguir. “Tiene mucho que aportarle a Colombia, sobre todo en el desarrollo de proyectos para nuestras comunidades campesinas, para que tengan una vida digna. Igualmente, invito a la reflexión a otros de los jefes de estos grupos”, señaló Márquez.

En el mensaje de reconciliación fue incluido el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, líder de la oposición al Acuerdo de Paz en La Habana. Para Catatumbo, Colombia debe dar un paso hacia la paz para evitar odios que conlleven a repetir épocas de violencia. No negó que estaría dispuesto a reunirse con Uribe. “Hay que hablar con todas las tendencias. Se trata de hacer una Colombia en la que quepamos todos, en la que no se gobierne únicamente para las élites”, dijo.

El congreso que selló el paso de la guerrilla a la vida política legal se cerró con un concierto en la Plaza de Bolívar, que empezó alrededor de las 3:00 de la tarde y que contó con la participación de numerosos artistas y la asistencia de cientos de ciudadanos. Las armas ya son cosa del pasado y el “partido de la rosa” está obligado a disparar sólo argumentos.

Fuente: El espectador.com

Deja un comentario

Top