Usted esta aquí
Inicio > En Crónica > NOHELIA MEJÍA GUERRA: “LA COMAE’ PIPI”, UN CARNAVAL DE AMOR…

NOHELIA MEJÍA GUERRA: “LA COMAE’ PIPI”, UN CARNAVAL DE AMOR…

Cuando se tiene el honor de hablar con una mujer como Nohelia Mejía se emprende un viaje a un universo de alegría, sabiduría, folclor e irreverencia; Nohelia tiene una capacidad polifacética que en sus relatos siempre logra sorprender; ella es música, poesía, chercha, locura y cordura; bien afirma que si escribiera otro libro se llamaría ‘Las locuras de mi vida’, porque ha caminado en arenas políticas, culturales, sociales y empresariales, siempre con su original forma de ser.

“La Comae’ Pipi”, la reina vitalicia del carnaval de Riohacha, la dama rosada, la lideresa, la tía, la hermana, la amiga y muchas cosas más, tiene infinitos relatos y todos inspiradores; es dulce como la miel, pero también rebelde como la más jovial adolescente, de lo cual se siente muy orgullosa.

La mujer irreverente

Afirma que desde su infancia sentía interés por la herencia artística y era inevitable no amar las historias de los bailes y el colorido de los vestidos. Siempre ha sido una mujer de carácter; cuando le decían que hiciera algo, si no estaba de acuerdo se enfrentaba con la rebeldía que la ha acompañado hasta sus primeros 88 años de vida. Aclara que era una rebeldía de la buena, de la que buscaba hacerse respetar como mujer y mantenerse al ritmo de los valores y principios.

Nohelia es una líder por naturaleza; impregna seguridad en sus relatos. A pesar que le sobraron pretendientes, decidió quedarse soltera, “porque… tenía pocas posibilidades de estar condicionada a un hombre…mi vida es una fantasía y un eterno carnaval, siempre he defendido mis pensamientos y he logrado realizar mis sueños, para eso es necesario ser una mujer bien puesta y rebelde, porque si no, cualquiera me falta el respeto y yo, a pesar de ser soltera, siempre me hice respetar en todo lo que he participado, yo he sido una loca, pero feliz, siempre he recibido el amor de mi familia”.

 Memorias de una carnavalera

Nohelia es dueña de mil historias. En su trayectoria por los carnavales, publicó un libro titulado ‘Memorias de una Carnavalera’; más que un libro común, es un directorio de experiencias que aportan a la salvación de la riqueza cultural. Ante tanta gente que se acercaba a consultarle temas culturales, decidió dejar por escrito sus memorias para que los jóvenes y todos tuvieran acceso a esa información y a la vez se motivaran a salvar la historia del carnaval de Riohacha, pues afirma con tono de voz acentuado “El carnaval de Riohacha no es un carnaval más, sino uno cargado de una riqueza histórica infinita”.

Las pilanderas

Hace unos años asistió a una fiesta en uno de los clubes de Riohacha y observó que entre todas las muestras culturales hizo falta Las Pilanderas; decidida a salvar esa costumbre, contactó y convenció a varias mujeres para conformar el grupo. Hoy, con el pasar de los años, se han ido sumando más, conformándose también Las Pilanderitas, integrado por niñas que hacen parte del semillero; afirma con una amplia sonrisa que su comparsa es la única con todos los colores en su vestuario, muestra de la alegría que las caracteriza.
NuevoDocumento 17_4 web

En muchos lugares, no solo en La Guajira, las reconocen; incluso, en otras regiones se han creado grupos de bailadoras inspiradas en el legado de las pilanderas riohacheras de “La Comae Pipi”.

La Emprendedora

Según “La Comae Pipi”, cada persona nace con talentos. Ella desde siempre tuvo atracción por el tema de las flores para crear con ellas arreglos. Compraba revistas que la ilustraban y abrió la floristería (1981), la primera y la más reconocida en Riohacha hasta su cierre (2016).

Esta floristería le permitió ser testigo de amores, amistades y conquistas, conservando muchas anécdotas de esa época de mucho machismo, tanto que los hombres le pedían llevar las flores porque a ellos eso les parecía femenino; con su carisma hacía las entregas y en ocasiones era cortejada por los caballeros, que le hacían propuestas de bailar o tomar una copa de vino; era una época romántica donde había música y hombres que les gustaba cortejar de manera muy dulce.

“Cada experiencia que me dejó la floristería me permitió armar un gran libro o una novela, porque las historias fueron muchas”.

La dama política y social

Desde su juventud perteneció a causas sociales, destacándose por ser inquieta y creativa y por llevar a la realidad sus sueños. Entre su amplia lista de roles, menciona el de diputada y concejal, dama rosada, miembro del club de leones, voluntaria de varias iniciativas y docente ad honorem de varios colegios, porque le ha gustado enseñar a otros lo que sabe.

“Trabajar por las tradiciones culturales es garantía de una sociedad próspera que no olvida lo bueno de sus raíces… lastimosamente la política actual se mide por las grandes cantidades de dinero y no por la capacidad de servir del candidato; en la época en la que hice política era muy distinto, en la actualidad “ni loca haría política”, afirma.

Grande pipi: mujer de poder

Escribir sobre “La Comae Pipi” siempre deja un sentimiento de inconformismo, pues el espacio siempre es insuficiente, sobre todo tratándose de una mujer universal, ejemplo de amor, alegría y estruendo de buenas pasiones, pasión por hacer el bien, por danzar hasta la más silenciosa melodía, porque ella es su propia melodía.

“La Comae’ Pipi” es una mujer que trasmite elegancia y estallidos de irreverencia, pasión por su tierra y energía inagotable, no le tiembla la lengua para decir lo que piensa; que mejor ejemplo para las nuevas generaciones: una real pilandera de sueños, a la que nada le ha logrado arrugar la valentía y a todo se enfrenta con la contundencia de una verdadera matrona carnavalera… yo te quería y era por el pelo oá oá!

Por: Fabrina Acosta

Email: mujersinreceta@gmail.com

 

 

Deja un comentario

Top