Usted esta aquí
Inicio > En Entrevista > MARGARITA CABELLO BLANCO: UNA MUJER CON SENSIBILIDAD SOCIAL Y PROFUNDIDAD ACADÉMICA

MARGARITA CABELLO BLANCO: UNA MUJER CON SENSIBILIDAD SOCIAL Y PROFUNDIDAD ACADÉMICA

Abogada, especialista en Derecho Procesal Civil, Derecho Civil, Derecho de Familia, Master en Derecho Procesal Contemporáneo y dos años de doctorado. Es oriunda de Barranquilla, de donde es su madre, María Concepción Blanco Carbonell.  La vocación de estudiar derecho viene de su padre, el abogado Leandro Cabello López, nativo de Villanueva – La Guajira.

Se dio a conocer nacionalmente cuando el presidente Álvaro Uribe Vélez la incluyó en la segunda terna que presentó a la Corte Suprema de Justicia para elegir Fiscal General de la Nación, en reemplazo de Virginia Uribe. Claro que ya tenía historia en la Rama Judicial, en la cual se desempeñó como Juez Penal Municipal para luego dar el salto a la Rama Civil, trabajando por más de 15 años en el Tribunal Superior de Barranquilla (Sala Civil Familia).  Posteriormente trabaja con la Procuraduría General de la Nación, en Bogotá, y luego es elegida magistrada en la Corte Suprema de Justicia, donde actualmente funge como presidente.

En esta edición nos cuenta cómo ha sido su proceso en la Corte, dónde está el verdadero problema de la Rama Judicial, cómo ha manejado su rol familiar y laboral, el papel que debe tener la mujer actual, entre otros puntos relacionados con la Rama Judicial y su parte humana.

Revista Enfoque Vallenato: ¿Cómo ha sido su proceso en la Corte Suprema de Justicia?

Margarita Cabello Blanco: Ha sido un trabajo interesante; llevo cuatro años en la Corte Suprema de Justicia, inicié en la Sala Civil Agraria y Comercial. Ha sido una excelente experiencia aprender a tomar decisiones en grupo, nos enseña a socializar, integrarnos y profundizar las decisiones que se toman; además porque las decisiones que surgen en la Corte son trascendentales, ya que es un precedente a nivel nacional, por eso debe haber importancia en cada estudio de proyecto que se haga.

dsc_2422

R.E.V: ¿No le preocupa el nivel de desprestigio en que está sumida toda la Rama Judicial, incluida las altas cortes? ¿Cómo lo está afrontando y superando?

M.C.B.: El nivel de desprestigio lo dan más hacia fuera. En la justicia ordinaria son 28 mil funcionarios, de los cuales aproximadamente 5 mil 800 somos funcionarios de la Rama Judicial, encargados de la producción de providencias. Por ejemplo, el año pasado se produjeron por la justicia ordinaria 2 millones 800 mil decisiones. Entonces, cuál sería el desprestigio de 5 mil 800 funcionarios que le producen al país 2 millones 800 mil providencias. Esto deja claro que ese desprestigio está mal percibido por la ciudadanía, por una razón, la gente no conoce lo que hace la Rama Judicial; si lo conocieran, no habría desprestigio porque la Rama Judicial produce más de lo que humanamente puede.

R.E.V.: ¿Dónde está el verdadero problema de la Rama Judicial?

M.C.B.: Hay muchos factores internos y externos que afectan el buen funcionamiento de la Rama Judicial; por esa razón hicimos un trabajo en la Corte Suprema. Durante seis meses recorrimos el país identificando las problemáticas en cada uno de los distritos, luego elaboramos un diagnóstico, el cual arrojó falencias en lo tecnológico, estructural, manejo de la oralidad, temas presupuestales, falta de beneficios para los empleados y la mala imagen que le han creado a Rama Judicial.

R.E.V.: A propósito de los acuerdos de La Habana, y habiendo ganado el NO en el Plebiscito, ¿es usted optimista, cree que finalmente se logrará desmontar a las Farc?

M.C.B.: El hecho de lograr un acuerdo entre el Gobierno y las Farc para terminar cincuenta años de conflicto implica un paso de mucha valoración en el país; ya se firmó un acuerdo y después de este NO lo que vienen son conversaciones con todos los sectores del país, para efectos de lograr una paz, quitando la polarización.

R.E.V.: ¿Tiene la Corte Suprema de Justicia reparos al Tribunal Especial de Justicia previsto en el acuerdo firmado?

M.C.B.: Estamos de acuerdo que debe existir Justicia Transicional, así mismo la existencia de un tribunal que maneje esa Justicia Transicional. La Corte Suprema de Justicia ya tiene algunas propuestas que se le presentaron al Gobierno Nacional, relacionadas con los manejos de competencia, donde el tribunal se dedica a los temas de Justicia Transicional y los temas que no estén relacionados con Justicia Transicional sigan con la Justicia Ordinaria. Pero indudablemente consideramos que debe existir un  Tribunal de Paz.

R.E.V.: ¿Cómo se define personal y profesionalmente?

M.C.B.: Una persona con vocación de servicio. Ser  funcionario judicial implica tener vocación de servicio, sensibilidad por los problemas sociales y una profundidad académica necesaria para poder solucionar los servicios y entregarle la justicia a cada ciudadano.

R.E.V.: ¿Cuál es su definición de mujer?

M.C.B.: Una parte esencial del concepto del ser humano, quien debe entregarle a la sociedad, dentro del ejercicio profesional en que se encuentre, la parte de su ser esencial femenino. Todo esto le servirá para trabajar en conjunción con los hombres y seguir avanzando en la igualdad que se ha venido logrando  a través del tiempo.

R.E.V.: ¿Cuál debe ser el papel de la mujer actual?

M.C.B.: No perder su condición femenina, pero profesionalmente trabajar y actuar en igualdad de condiciones con los hombres.

R.E.V.: ¿Hay en el País igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, o son las mujeres discriminadas?

M.C.B.: Yo creo que la mujer ha alcanzado mucho. Si nos remontamos a la época de 1957, cuando se permitió el voto femenino, de ahí para acá mucho ha logrado la mujer, porque en otras épocas la mujer estaba dedicada exclusivamente a educar a los hijos. En la actualidad sigue siendo difícil para la mujer posicionarse profesionalmente, dejar de lado su concepción de mujer de hogar, a pesar de las leyes que exigen que el 30% de las mujeres deben estar en cargos públicos.

R.E.V.: ¿Cómo maneja sus roles familiar y laboral?

M.C.B.: Bien, mi familia ha respetado mucho la parte laboral, son respetuosos del tiempo que exige trabajar en estos cargos, donde no hay horarios, no hay fines de semana, hay que estar entregados casi de tiempo completo. Sin embargo, uno trata de sacar el tiempo posible y los espacios privados para brindárselo a la familia.

R.E.V.: ¿Qué mensaje tendría para las mujeres que quieran sobresalir?

M.C.B.: Mantener su esencia femenina, eso no se debe perder. Pero deben prepararse académicamente y entender que un mundo laboral es un mundo de competencias, por lo tanto, solo el conocimiento les va a dar el posicionamiento requerido para estar a la altura de los hombres. Nosotras debemos seguir trabajando para demostrarle a la sociedad  que si podemos estar a la altura de ellos, teniendo como ventaja nuestra intuición femenina que nos ayuda en el crecimiento profesional.

R.E.V.: ¿Qué mujeres destaca en el departamento del Cesar?

M.C.B.: Hay muchas que destacar, no quiero dar nombres porque puedo herir susceptibilidades. Pero hay que ver como se han destacado las vallenatas en la capital, en un ambiente tan difícil para los provincianos. Muchas mujeres del Cesar han sobresalido en los ministerios y en unidades descentralizadas, entre otros.

Deja un comentario

Top