Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Lliana Curiel: Una mujer de éxito

Lliana Curiel: Una mujer de éxito

Reunirse es un comienzo,

Permanecer juntos en un progreso,

 Trabajar juntos es el éxito.

 Henry Ford

La Guajira es un vientre fructífero de hombres y mujeres con calidad humana dispuestos a romper paradigmas de adversidad por nuevas realidades de esperanzas y un ejemplo claro es la experiencia de vida de Iliana Curiel Arismendi, una mujer con la fuerza guajira encendida como esos soles del desierto en Nazaret, ella vive con la pasión propia de las eternas guerreras de luz que insisten en lo que otros piensan imposible, porque les mueve la fe por la transformación, son mujeres pujantes y nunca cesantes; todo ello la hace naturalmente una mujer de éxito que no se rinde ante nada y que por amor a su historia retornó a su tierra guajira, a esa guajira que si bien se estremece entre crisis cautiva a quienes creen que una positiva revolución en la intervención de los niños y las niñas permite soñar con nuevas realidades; Iliana es una creyente absoluta que “Lo esencial es invisible a los ojos” (El principito) por esa razón sigue tejiendo esperanzas para la guajira.

La Mujer de Éxito desde la ciencia y la tecnología

Por todo lo que implica el universo del ser que es Iliana Curiel, afirmo que la – fundación mujeres de éxito – acertó por completo en definirla como una de las dos finalistas entre muchas postuladas a la categoría ciencia y tecnología del concurso “mujeres de éxito versión 2017” , no es solo un premio efímero lo que ella recibirá sino una cosecha de esa siembra académica y humana que ha llevado a cabo desde lo institucional y desde sus iniciativas personales como la fundación “los hijos del sol”, esto demuestra que su mayor compromiso es como ciudadana, lo cual, implica que no responde a un requisito limitado a lo laboral, sino que su vida la ha dispuesto a la misión de servir a las nuevas generaciones y a las comunidades indígenas, desde su apuesta de laboratorio social que rompe paradigmas de intervención clínica (ortodoxa) por estrategias alternativas y creativas.

La madre de los hijos del sol: reconstruyendo paradigmas

Su interés permanente por generar escenarios de solución para la niñez guajira la llevó a crear  la fundación “Los hijos del sol”, mediante la cual ha creado un laboratorio social que han logrado articular con los residentes de pediatría de la Universidad del Norte que llegan a La Guajira a hacer la rotación de Pediatría Social, lo cual, ha dado al residente la oportunidad de adquirir destrezas y conocimientos ante situaciones, en las que la salud del niño se ve afectada por una causa externa social o su entorno; asumiendo una actitud humana, crítica, investigativa y de liderazgo social, con el fin no solo de tener espacios de aprendizaje en las clínicas especializadas y hospitalizaciones, sino también en la comunidad, a través, de la atención primaria.

Mensaje de Lliana:

“Estamos en una época de muchos cambios, en los que necesitamos retornar a conductas primitivas. Somos una pequeña manifestación en un universo muy grande y complejo, que sigue siendo un misterio. Debemos recuperar la relación con el misterio de la vida; no sabemos cómo funciona, pero lo que sí sabemos es que nuestra manera de ser es la que abre las puertas o las cierra. Desde tu profesión, la que sea, marca la diferencia, innova, crea, emprende, sé un pediatra diferente, vete a donde no hay pediatras (áreas dispersas). Los sistemas de salud deben empezar a verse como sistemas sociales y culturales, no como sistemas fríos de atención médica y curativa”. 

Lliana una mujer de exitoso

Conocer la historia, permite entender que la medicina abraza el mundo social de una manera amplia, que lo ortodoxo se puede flexibilizar y que cada día tenemos algo muy especial por entregar, de la Guajira para el mundo Iliana una mujer de éxito, que con su empuje aviva la esencia guerrera de las bellas mujeres del caribe colombiano, aquellas que no se le arrugan a nada y que siempre logran reverdecer como los cactus guajiros portando mantas coloridas que aletean entre infinitos sueños.

“Las grandes oportunidades para ayudar a los demás rara vez vienen, pero las pequeñas nos rodean todos los días”

 (Sally Koch)

Por: Fabrina Acosta Contreras

Deja un comentario

Top