Usted esta aquí
Inicio > Opiniones > DE LA TORRE TRUMP A LA CASA BLANCA

DE LA TORRE TRUMP A LA CASA BLANCA

Foto: Referencia

Por: Walter Von Roestel

El viernes 20 de enero, el presidente electo Donald Trump celebró su posesión al poder de los Estados Unidos, poniéndole fin a los 8 años de mandato de Barack Obama. Esto supone un cambio abrupto a las políticas democráticas de la primera potencia mundial.

El reconocido empresario ya ha protagonizado varios escándalos como presidente electo. El primer roce fue con la segunda economía más grande del mundo, China: Trump mantuvo una charla telefónica con la presidenta de Taiwán, país que China considera apenas como una provincia rebelde, aún bajo su soberanía. Los chinos podrían ver este acto de Trump como un desafío, al considerar que le da un apoyo lo suficientemente fuerte, como de país soberano.

El portavoz del ministerio de exteriores de China, Geng Shuang, dijo que si no cambian las formas en las que han transcurrido las relaciones diplomáticas entre Washington y Pekín, “el crecimiento estable de las relaciones entre China y EE.UU. no es posible».

Un segundo desliz lo tuvo hace unos días contra el congresista demócrata John Lewis, uno de los baluartes en la guerra de los derechos civiles en la década del 60. Lewis dijo que no asistiría a la posesión del presidente electo porque “…no era un presidente legítimo” debido a las acusaciones de que el gobierno ruso le ayudó a ganar las elecciones. Trump contraatacó con un par de tuits: “John Lewis debería dejar de hablar tanto y actuar más”.

La historia es cíclica, y si no se conoce está condenado a repetirlo. Eso le puede pasar a Estados Unidos: Trump no ha sido el primer millonario que creyó que pudo ser presidente. Herbert Hoover también lo fue; son increíbles las coincidencias entre ambos. Los dos se enfocaban en el voto de los hombres blancos; sus opositores pertenecían a grupos minoritarios: Smith era irlandés y Clinton era mujer, respectivamente. Hoover, lo único que hizo fue la represa que lleva su nombre, pensando que eso podría sacarlo de la gran depresión. Entretanto, Trump planea un muro en la frontera con México para controlar la inmigración masiva, para así poder subir su economía. ¿Qué paso con Hoover? Es considerado como uno de los peores presidentes de la historia de E.E.U.U, dejando el país sumido en una depresión económica.

El problema mayúsculo del nuevo presidente de la potencia mundial más grande del mundo es su aparente incapacidad para mantener un perfil políticamente correcto, siempre atacando a detractores y a amigos, poniéndose siempre en el ojo del huracán. Un presidente así de mediático no es bueno, por crear sin necesidad un ambiente de tensión entre sus pares, rompiendo una democracia de por sí muy frágil.

Si me lo llegara a pedir, lo único que le aconsejaría es que cambiara sus formas, que actuara más como un político y no como un magnate de los negocios, pues aquí no puede hacer las cosas intimidando a la gente como lo hace en sus negocios multimillonarios; regir un país no es administrar una empresa.

Deja un comentario

Top