Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > LA MIEL DE ABEJAS, DE LA NATURALEZA PARA EL HOMBRE

LA MIEL DE ABEJAS, DE LA NATURALEZA PARA EL HOMBRE

“Para quien, a pesar de todos los adelantos técnicos, mantiene despierta su sensibilidad con la naturaleza, el conocimiento de la vida de las abejas será una fuente de alegría y de sorpresas. Para el apicultor, además, ésta es la razón de su éxito”. (Karl von Frisch)

La miel de abejas es una sustancia dulce, espesa y viscosa con un gran valor nutricional. Es fabricada por las abejas con el néctar que recogen de diferentes tipos de flores y que posteriormente almacenan en panales. Se le reconoce por sus múltiples beneficios para la salud, sobre todo la preventiva, por sus bondades en el área cosmética y sus aportes a la cocina, por lo cual se ha convertido en un producto preferido por miles de personas alrededor del mundo.

Sus componentes principales abarcan minerales como el calcio, hierro, fósforo, zinc, potasio, entre otros. Además, contiene aminoácidos, ácidos orgánicos y vitaminas fundamentales como el complejo B, C, D y E, al tiempo que una variedad de antioxidantes que, en conjunto, hacen de la miel una sustancia altamente beneficiosa para el ser humano. Se le atribuyen características curativas, antisépticas, tonificante, calmante, laxante, diurética y, como si fuera poco, es una fuente importante de energía, lo que la convierte en un producto eficaz en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiacas.

Usos y beneficios de la miel de abejas

Todos estos aportes positivos de la miel de abejas a la salud humana son comprobados científicamente. El doctor Ron Fessenden, experto en los beneficios fisiológicos de la miel, presidente del Comité para la miel y la Salud en los Estados Unidos, y autor de libro “La revolución de la miel: restablecimiento de la salud de las generaciones futuras”, asegura que sus propiedades “funcionan en la regulación del azúcar en la sangre, reduce el estrés metabólico y promueve la recuperación del sueño. La miel cruda contiene ‘una proporción ideal de fructosa en glucosa’, lo que contribuye al buen funcionamiento del hígado.

Según Iván Berjano, nutricionista de Ecocolmena, la miel de abeja tiene muchos usos y beneficios; he aquí algunos:

  • Regula el azúcar en la sangre
  • Su consumo reduce el estrés metabólico
  • Promueve la recuperación del sueño
  • Ayuda para el estreñimiento
  • Mejora la función cerebral
  • Mejora el acné y otros problemas cutáneos
  • Minimiza las alergias
  • Cicatrización de heridas, quemaduras y úlceras
  • Mejora la piel y labios secos
  •  Mejora el ciclo menstrual
  • Estimulante del sistema inmunológico.

Es posible encontrar la miel de abejas en diferentes colores, sabores, aromas y densidad, todo depende del polen, los néctares y las resinas de las flores recolectadas por las abejas en una zona determinada.

Sin embargo, para obtener todos los beneficios de la miel, sea cual sea su uso, es de suma importancia asegurarse de adquirir una miel pura u orgánica, es decir, aquella que no ha sido sometida a procesos químicos, ni ha sido calentada por encima de los 60°, de lo contrario, se trataría de una miel pasteurizada a la que, en su fabricación, le han destruido la mayoría de sus componentes, lo que le restaría en gran medida su calidad. La recomendación es adquirirla directamente con un apicultor, así tendremos la certeza y confianza de obtener una miel completamente pura y con todos los aportes para la salud.

La miel hay que saberla comer

“La miel hay que saberla comer, no es como tomarse un trago de gaseosa. La miel debe quedar enredada en la lengua para que se vaya mezclando con la saliva que nosotros producimos, y así, lubricaremos la garganta y las cuerdas vocales”, afirma Guzmán Quintero, “El Señor de las Abejas

Reinas, Obreras y Zanganos

Estos inteligentes seres, las abejas, son mundialmente conocidos como los de mayor sociabilidad. Para Félix Herrero García, las abejas son ‘insectos sociales’, es decir, viven formando colonias que pueden estar constituidas por alrededor de 40.000 individuos y que se reparten de forma muy ordenada la comida y el trabajo. En cada colonia hay tres tipos de individuos: reina, abejas obreras y zánganos”.

La reina: Es la única hembra fecundada por lo que se convierte en el centro y vida de la familia. Si se muere, la colonia tendrá que crear otra o de lo contrario desaparecerá. No toma parte del gobierno de la colonia y su función principal es poner huevecillos que aseguren la continuidad y supervivencia de la sociedad.

Las obreras: Las obreras son hembras que constituyen la casi totalidad de la población y cumplen diversas funciones en la colmena, pudiéndose encontrar hasta más de ochenta mil en una colonia en plena temporada. Son el elemento productor y directivo de la colmena. Se llaman así porque son las que realizan el trabajo: producen miel y cera, fabrican panales, colectan polen, limpian la colmena y mantienen el orden. Son infecundas y también son las más pequeñas del enjambre.

Los zánganos: Este carece de aguijón, de defensa alguna; su única función es aparearse con las nuevas reinas.[i]

Apicultura

El proceso de producción de la miel para su consumo humano se llama apicultura, una antigua actividad agropecuaria que consiste en el cuidado y crianza de las abejas dentro de una colmena en la que el apicultor (ganadero de rebaños de abejas) les presta la atención necesaria con el propósito de obtener de ellas la miel como producto principal, y otros como el polen, propóleos, cera, jalea real, veneno de abejas y productos medicinales.

Recomendaciones importantes para el apicultor:

  1. Conocer su organismo y saber que no es alérgico a las abejas.
  2. Tener un equipo completo de protección.
  3. No temerles a las abejas.

Pionero en la Región

En busca de nuevos horizontes, a sus 17 años llegó a la ciudad de Valledupar Guzmán Quintero, un emprendedor que hoy a sus 76 años se consolida como uno de los mejores apicultores de la región. ‘El Señor de las Abejas’, como es conocido popularmente, encontró en la capital vallenata el destino de sus futuras oportunidades. Desdsc_9328de los 9 años descubrió en la apicultura lo que sería su trabajo y su pasión por las décadas venideras.

Quintero se dedica a la explotación racional de la abeja. Con el fin de planificar esta explotación, se unió a diferentes entidades como Corpocesar para proponer la posibilidad de montar ‘Casa Enjambre’, un hogar que se instala en el habitad de las abejas para que ellas, atraídas por los cebos que se les ponen en las colmenas, se posesionen y realicen su trabajo de la forma correcta.

Para Quintero, hay una amenaza para la apicultura en el Cesar, el mal accionar de cazadores de miel de enjambres silvestres, que usan venenos para matar a las abejas y luego poner a disposición de las personas una miel contaminada. Por suerte, desde hace dos años el gobierno departamental asumió el interés de estudiar la oportunidad que representa la apicultura en la región. Tras profundas investigaciones, se encontró en esta actividad una buena posibilidad económica al ser altamente productiva, al tiempo que contribuye en la conservación y preservación de los ecosistemas y de un equilibrio ambiental.

La Secretaria de Agricultura, junto con Idecesar, en convenio con el Ministerio de Agricultura, identificaron 10 líneas productivas incluidas en el proyecto ‘Cesar Siembra’, una de las cuales es la cadena apícola que comprendía 80 beneficiarios compuestas por 30 familias de Manaure y 40 de Pueblo Bello.

“A estas 80 familias se les fortaleció con 500 colmenas que hoy en día están en producción de 45 litros de miel por colmena al año, además de sus subproductos. Esto representa para cada familia dos salarios mínimos mensuales vigentes, lo que garantiza una seguridad alimentaria para las familias beneficiarias”, aseguró Oswaldo Angulo, Gerente de Idecesar.

Además de la instalación de estas colmenas, se añadió un componente adicional. Se trata de un acompañamiento socio empresarial y asistencia técnica. De la mano de USAID, Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, se dieron a “la tarea de fundar la primera Escuela Apícola que ha tenido el Cesar y probablemente la mejor que ha tenido Colombia”, manifestó Carlos Eduardo Campo, secretario departamental de agricultura. El Cesar ya cuenta con los primeros 83 apicultores graduados de la escuela Apícola en noviembre de 2015 con el título de Técnicos Apícolas.

La meta próxima, incluida en el plan de desarrollo departamental, es la instalación de 15 mil colmenas para seguir beneficiando a las familias de la región y en general a todos los consumidores de este producto tan valioso como lo es la miel.

[i] Manual Técnico de apicultura. Tegucigalpa, M. D. C. 2005 Honduras, C. A. Disponible en: http://www.mieldemalaga.com/data/manual_apicultura.hon.pdf

 

Por:  Helen Dayana Bohórquez Quintero

Deja un comentario

Top