Usted esta aquí
Inicio > Uncategorized > La crisis del comercio

La crisis del comercio

Por: Elisa Diazgranados Sanjuán

Email:periodistaelisa@gmail.com

La economía de Valledupar está en crisis profunda, sería la impresión apriorística de propios y extraños. Por todos los sectores pululan las residencias o locales con llamativos avisos de ‘se vende’ o ‘se arrienda’, avisos algunos amarillentos por los largos periodos instalados.

Sin duda, el indicador per se es apenas un indicio o síntoma de la situación, pero evaluado de manera aislada puede sesgar el análisis. Si es cierto que son muchos los comerciantes obligados a cerrar sus negocios por múltiples razones, en especial por la poca rentabilidad. Pero no todos los locales y viviendas ‘adornadas’ con los avisos de ‘se vende o arrienda’ proceden del sector comercial u obedecen a la crisis del comercio.

Según el analista económico José Antonio Larrazabal, “el alto índice de locales comerciales vacíos en la ciudad es consecuencia de la burbuja inmobiliaria, sin dejar de lado la desaceleración que vive la economía a nivel nacional… Este fenómeno en ciudades como la nuestra, que es intermedia y lo que ofrece son bienes y servicios, golpea, pero por los lados…el 35% del ingreso en Valledupar es industria y comercio; en los últimos años es el impuesto con mayor representación en el municipio”, sostiene.

Dinámica del comercio

Los expertos en economía indican que la mínima dinámica de empleo que tiene la ciudad se deriva del sector comercio, pues la ciudad se convirtió en la despensa de bienes y servicio de toda la zona, sobre todo del sector minero. En Valledupar se está consumiendo y si hay consumo es porque hay dinero. Si tal vez restructuraran estos lineamientos, más inversionistas se verían atraídos por la ciudad, lo cual generaría más empleo y, desde luego, la economía sería más dinámica, aportándonos un mayor desarrollo socio económico.

Las cifras y los estudios son reveladores. Indican que las grandes firmas que quieren entrar a la ciudad, lo hacen no por capricho ni por sentimentalismos sino por la demanda grande a satisfacer; según los expertos, todavía no se llega al 50% de esa demanda.

El Banco de la República muestra, en un reciente estudio, que Valledupar concentra alrededor del 40% de la población del departamento y el 25% del Producto Interno Bruto departamental. En materia de ingresos, la tendencia del sector industria y comercio fue ascendente: representaba en 2010 el 25%, y en 2015 el 35%; caso inverso el ingreso predial, que del 35% ahora está en el 28%, lo que quiere decir que la economía en Valledupar se mueve por industria y comercio, creciendo en los últimos siete años alrededor del 17%.

Sin embargo, en la actualidad la economía nacional padece un periodo de recesión, del cual no escapa, por supuesto, el sector comercial, que pide a gritos apoyos del gobierno nacional. La economía del sector comercial en Valledupar también sufre las de San Quintín, lo cual puede evidenciarse al hacer el ejercicio comparativo con los años anteriores.

Paradójicamente, de acuerdo a un informe entregado por FENALCO, en los últimos 3 años los segmentos de mayor contribución, esto es, los que registraron mayores ascensos, fueron el comercio y la vivienda.

El auge que han tenido en estos últimos años los centros comerciales y los almacenes de descuento duro, ha concentrado el mayor consumo en estos, desplazando a los pequeños comerciantes concentrados en el centro de Valledupar, por lo que se vienen aquejando. Según FENALCO, esto es debido a que los consumidores se inclinan por un lugar de experiencia, de variedad y actividades complementarias.

Basta con oír los reclamos suplicantes de los comerciantes de la ciudad para hacerse una idea de su agonía:

“Este año las ventas han sido muy regulares en comparación con otros años, pero eso no es solo aquí, es en todo el país. Sin embargo, seguimos en la lucha, implementando estrategias de mercado para lograr sostenernos. El municipio es el más beneficiado porque vendamos o no, debemos pagar industria y comercio”, sostiene Felipe Cárdenas Covaleda, propietario almacén de ropa (carrera 7 con calle 16 B)

“Las ventas han bajado notablemente; nosotros nos hemos perjudicado con la llegada de los venezolanos, ellos han venido a montar todo tipo de negocios a la ciudad, les pagan menos a los trabajadores y venden los productos más económicos, eso desvaloriza el mercado”, es la opinión de Henry Alfonso Andrade (comerciante de la calle del Cesar)

Según María Peña Lozano, propietaria de salón de belleza, (calle 16 A con carrera 7) “Valledupar se puso muy costosa a la hora de arrendar, ya no es rentable tener un negocio en el centro, porque aparte del arriendo hay que pagar impuestos por ley, sumado a eso la gente prefiere ir a los centros comerciales, en el centro no se puede transitar por el caos vehicular y la inseguridad.”

“Las ventas han bajado, pero eso es general, la situación económica esta mala por todas partes, pero la gente tiene sus necesidades y compra, lo que ocurre es que a uno se le van las ganancias en impuestos y arriendos”, dice resignada Diana Paola Rangel (propietaria almacén de zapatos en la carrera 7 con calle 16)

Al recogerse las opiniones de los comerciantes, no es difícil hacer un memorial de agravios. Muchos son los flagelos que los azotan poniendo en entredicho su estabilidad o viabilidad comercial. La recesión generalizada, la llegada de venezolanos, según otros, los altos arriendos, la economía informal, la imposición tributaria, la inseguridad, la ausencia de estudios pertinentes, la llegada de las cadenas, boom de las compras virtuales, la subida del IVA, el caos vehicular, son algunas de las causas que ponen en la cuerda floja al sector comercial tradicional.

Una voz optimista

Sin embargo, y pese a la crisis, hay voces optimistas. Una de ellas es la de Octavio Pico Malaver, reconocido dirigente y presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, FENALCO, quien afirma con mucha convicción que Valledupar tiene mucho material comercial para utilizar, pero hay que hacer un estudio previo para explotarlo.

“En la ciudad hay mucha gente que sabe, emprende y es capaz, además hay muchos que lo están haciendo, hay muchas oportunidades de hacer más cosas para la ciudad. De acuerdo a esto, el comercio si es rentable en la ciudad, ya que existen cuatrocientos cincuenta mil consumidores, son personas que compran bienes básicos, bienes fungibles, de larga, mediana y corta vida, pero los comerciantes de la ciudad deben estudiar las tendencias de hábitos de consumo de ésta antes de emprender cualquier negocio.

Después de analizar los hábitos y el consumo, se debe hacer visible lo que consumen esos cuatrocientos cincuenta mil habitantes. Hay que adecuar los emprendimientos a las realidades de la economía, focalizados en las realidades de hábitos de consumo, necesidades básicas, secundarias y terciarias; solo así se puede explotar la oportunidad de negocio que tiene Valledupar, haciendo las cosas estudiadas, planificadas y proyectadas, con lo anterior podemos ser productivos, rentables y sostenibles…en Valledupar hay una inmensa cantidad de oportunidades para ofrecer bienes y servicios con valor agregado, con menor costo, lo que nos hace rentables y sostenibles, hacia eso tenemos que apuntar”, remata.

¿Qué suba o baje el IVA

El IVA (Impuesto de Valor Agregado), hoy aplicable a casi todos los productos, bienes y servicios, tiene su particular incidencia en la economía nacional, sobre todo en el sector comercial. “Cuando se hicieron los anuncios de que el IVA subiría un 3%, la economía subió pues muchos corrieron a abastecerse, principalmente de productos no perecederos”, sostienen los comerciantes. Ya establecido el IVA, a juicio del director nacional de FENALCO, Guillermo Botero, la actividad comercial ha sufrido un gran bajón porque al fin y al cabo ese impuesto va directo a los bolsillos de los usuarios incrementando la canasta familiar.

En búsqueda de alivios y, consecuente, la reactivación de la actividad comercial, Botero ha propuesto suspender por los últimos 2 meses del año el incremento del 3% establecido para el IVA, esto es, que se cobre solo el 16 y no el 19%. “Los colombianos ya han hecho un esfuerzo este año aportando más de 5 billones de pesos, lo mínimo es que el gobierno les dé un respiro a los hogares colombianos para que puedan pasar tranquilos la temporada decembrina”. Información tomada de El Espectador*

Era previsible que esta propuesta fuese negada. En efecto: el gobierno nacional a través del Ministerio de Hacienda y la DIAN ha hecho pronunciamientos categóricos: “volver al IVA del 16% frenaría el consumo. Si anunciamos que el IVA bajará durante los dos últimos meses del 2017, todos esperarían para hacer sus compras en estos meses y se frenaría el consumo en septiembre y octubre, lo cual resulta contraproducente”, sostiene Santiago Rojas, director de la DIAN.

El observatorio económico, una alternativa para mejorar

Para contrarrestar lo anterior, en Valledupar se le da paso al observatorio económico, una herramienta de estudio que les permitirá a los inversionistas, empresarios y futuros comerciantes, invertir de manera correcta.

Es una iniciativa de FENALCO, en alianza con la Universidad Popular del Cesar, con el objetivo de mirar en tiempo real y cifras creíbles lo que está sucediendo en los diferentes sectores económicos, apuntándole a metodología veraz, la cual debe servir para la acción. Así, en el momento que llegue un inversionista en la ciudad, podrá tener de primera mano la información del sector, dinámico en la ciudad.

El observatorio económico es un equipo conformado por tres profesionales, apoyados por unos tecnólogos; esta vez el equipo observará el sector turístico, bajo unas líneas específicas: alojamiento, restauración, transporte, valor agregado y rutas. La idea es que todo este insumo les sirva a todos los que tienen que tomar decisiones en este sector: inversionistas, empresarios, apoyo y turistas.

Según Pico Malaver, “este observatorio será muy óptimo para conseguir información pertinente sobre el desempeño de las actividades relacionadas con el comercio. Esta vez iniciaremos con el sector turístico, pero luego llegaremos al sector transporte, construcción, calzado, confecciones y bisuterías, autopartes, salud, seguros, consumo masivo, entre otros”.

Aporte de industria y comercio

Son alrededor de doce mil empresas las que contribuyen con el impuesto de industria y comercio en la ciudad, de las cuales un mediano porcentaje tiene regularidad en el pago. Sin embargo, la Cámara de Comercio de Valledupar afirma que el registro es de diecisiete mil contribuyentes, disparidad estadística que ha obligado a la secretaria de hacienda a adelantar un empalme de la información, para así tener un inventario aterrizado a la realidad. La dependencia espera que para el mes de diciembre ya exista una información única de estas cifras.

Según Eudes Fuentes Mejía, secretario de hacienda municipal, “en el año 2016 el municipio recibió 35 mil millones de pesos por impuesto de industria y comercio, y para este año aspiramos recibir 38 mil millones de pesos, de los cuales a corte de julio se han recaudado 24 mil millones; el recaudo del municipio no ha caído a pesar de la recesión económica y del alto margen de evasores, inexactos y omisos, el cual está impidiendo que el municipio reciba alrededor de 15 mil millones de pesos más”.

acumulado a 30 de julio por vigencia 2012 2013 2014 2015 2016 2017
impuesto de industria y comercio 16.562 20.162 18.382 16.885 20.539 23.974

 

acumulado de todo el año por vigencia 2016 2017
impuesto de industria y comercio 34.877.351.401 26.587.347.100

 

Deja un comentario

Top