Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > La apuesta del Cesar para que el turismo genere más divisas al país

La apuesta del Cesar para que el turismo genere más divisas al país

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

Helenbohorquezperiodista@gmail.com

Hablar de turismo se ha convertido en el día a día de empresarios, gremios, emprendedores; es tema central en los gobiernos locales, departamentales e, incluso, es un eje que se ha implementado fuertemente en la agenda nacional.

¿Será cuestión de moda, tema de momento o realmente una actividad generadora de impacto positivo en un país y en sus ciudades? Para algunos, hablar de turismo no es tan necesario e importante como hablar de pobreza, desigualdad o educación. Sin embargo, un aspecto incide indiscutiblemente en estos ámbitos mencionados: nos referimos a la economía. Un país estable económicamente disminuye brechas y tiene más oportunidades.

Pues bien. Hay muchos factores que aportan y dinamizan la economía de un país; el turismo es uno de estos factores, un renglón de la economía que ha cobrado fuerza con el tiempo y ha evidenciado importantes aportes.

Por ejemplo, para el 2017, según datos del Banco de la República, el turismo fue el segundo mayor generador de divisas al país, superando productos como el café, las flores y el banano. Los ingresos a causa de esta actividad han aumentado en los últimos 10 años en un 68,2%. El país pasó de recibir US$3.440 millones en 2010, a US$5.787 millones en 2017. Se ha invertido en hoteles más de $5,7 billones en los últimos 8 años, y han aparecido cerca de 2 millones de empleos formales relacionados con esta labor. Tan positivo el balance que el viceministro de Turismo, Juan Pablo Franky, aseguró que “la meta es que el turismo sea el primer generador de divisas del país”.

Con estos cortos pero contundentes datos, se pone en evidencia que, en efecto, el turismo es una gran apuesta, y así como se ha convertido en prioridad nacional, aquí en el Cesar el tema del turismo, de la mano con la economía naranja, se escucha en todas las esquinas, por lo que se aúnan esfuerzos en pro de esta actividad, aprovechando sobre todo el turismo cultural, fundamentado en la cultura vallenata como atractivo único y exclusivo que tiene esta zona del país en el mundo.

La revista Enfoque Vallenato (E.V) no fue ajena a esta potencialidad de Valledupar y el Cesar, dedicándole su edición número 61 al análisis de la verdadera incidencia de la actividad en el departamento y, también, en el XIII Diálogos de Ciudad se congregó a los principales actores de esta actividad.

Actualmente, E.V le hace seguimiento a lo conversado y analizado en ese Diálogo de Ciudad, en el que se habló de un plan sectorial de turismo que, por fortuna, parece ir hoy por buen camino.

Miguel Durán Gélvez, uno de los expositores en el XIII Diálogo de Ciudad, 4 meses después, ya como gestor de turismo en el departamento y orientador del Plan Sectorial de Turismo de Valledupar – PST, indica qué tanto ha avanzado la capital y el departamento al respecto.

Según Durán, el tema turístico es relativamente nuevo como industria y fuente productiva (se desplegó tras la terminación del conflicto con las Farc), pero ya se están diseñando estrategias para que se consolide como el principal renglón de la economía regional.

En el 2005 se intentó hacer un documento relacionado con el turismo en la alcaldía de Ciro Pupo Castro, pero no se finalizó. Actualmente se propuso al alcalde Augusto Ramírez Uhía tener un instrumento de planificación denominado ‘Plan Sectorial de Turismo’ en el que se identificaron dos fortalezas fundamentales:

  1. Turismo cultural: Todo el espectro alrededor de la cultura vallenata, no solo por el acordeón, sino por la gastronomía, las historias, leyendas y tradiciones que se tejen alrededor de la formación de la música vallenata. Adicionalmente, la variedad de etnias presentes en el territorio (Kogui, Arhuaca, Wiwa, Kankuama y Yukpa).
  2. Turismo de naturaleza: Por la ubicación del valle del Cesar en la que se evidencia toda una oferta ambiental representada en plantas endémicas, avistamiento de aves, ríos, cascadas, la Serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta.

“A partir de las fortalezas se establece un plan de acción, que tiene que ver con:

1. Arquitectura institucional para el fomento del turismo 2. Equipamiento turístico, relacionado con el amoblamiento de la ciudad, parques temáticos, parque lineal, más escuelas de música, entre otros y 3. La formación del recurso humano, pues la mayoría de los operadores no están en institucionalidad, no cumplen las normas exigidas por el turismo; el recurso humano es deficientemente capacitado”, sostuvo Durán Gélvez.

En la actualidad, según información de SITUR – Cesar, hay 287 Prestadores de Servicios Turísticos- PST con Registro Nacional de Turismo- RNT en el departamento, de los cuales el 51% están establecidos en su capital Valledupar, el 5% en San Alberto y otro 5% en Curumaní.  Municipios de vocación turística como Manaure Balcón Turístico, Pueblo Bello y Río de Oro, entre los 3 albergan tan solo al 3,2% de los PST con RNT. Incluso Chimichagua no tiene ningún prestador inscrito en el Registro Nacional de Turismo, evidenciando la poca formalidad presente en estos municipios.

En términos económicos, actividades relacionadas con el turismo – caso de restaurantes, hoteles, bares y similares – le aportan  el 3,7% del PIB departamental. Aquí un recorrido que muestra el crecimiento en los últimos años:

En cuanto a la ocupación, según la última medición correspondiente al trimestre Julio – septiembre de 2018,  las actividades de comercio, hoteles y restaurantes representaron el mayor porcentaje respecto a otras actividades.

 

No hay que olvidar, sin embargo, que el turismo sin el sector privado no se desarrolla; por eso cada vez se involucra más en el tema.

Cristina Zapata, empresaria y gestora cultural, propietaria de hostales en Valledupar, otra panelista del XIII Diálogo de Ciudad, tiene hoy una mejor percepción del turismo en la región. “Me parece que hemos avanzado y más desde lo privado; los privados no dejamos de insistir en la promoción y fortalecimiento del territorio. Afortunadamente, entidades como la gobernación han estado liderando procesos de participación en ferias internacionales muy importantes: hizo presencia por primera vez en FITUR, en Madrid, España, mostrando las bondades del departamento, haciendo un importante Networking, y en la feria de ANATO, en Bogotá, con el respaldo del gobierno nacional”, sostuvo la líder empresarial.

También sustentó que se ha avanzado en la llegada de hoteles categorizados, cadenas, boutiques, hostales, casa campo, todo debidamente registrado, que han aparecido nuevas agencias turísticas, pero que, de todas formas, “hay que seguir insistiendo para que afuera se siga conociendo la ciudad, trabajar en el tema de la promoción y hacer más esfuerzos en este aspecto y, sobre todo, seguir presionando a las administraciones municipales para tener más interacción”. Además de esto, es importante una solicitud que realizó Cristina Zapata: “Exigimos a la alcaldía un buen director de turismo, que jalone proyectos, eso es lo que necesitamos”.

No todo es color de rosa

Ya se ha dicho. El tema está en la agenda de diferentes entidades. FENALCO, seccional Cesar, adelantó el pasado mes de febrero una mesa sectorial de turismo, en la que convocó a líderes gremiales en temas turísticos. En este espacio de discusión, más que potencialidades, se reflejaron las debilidades que tiene Valledupar en materia de turismo y que deben ser contrarrestadas con acciones público – privadas:

  1. Precariedad y mal servicio de transporte público
  2. Parahotelería, que pone en jaque a los hoteles de la ciudad, sobre todo en época de festival vallenato
  3. Poca oferta de paquetes turísticos por parte de operadores
  4. Escasos guías turísticos debidamente capacitados
  5. No se consiguen con facilidad conjuntos vallenatos, muchos cobran precios exorbitantes; los nuevos establecimientos en los que se aprecian presentaciones vallenatas en vivo, no están pensados para todo público.
  6. Falta de alianzas gremiales
  7. Falta de apoyo del sector público
  8. Altos costos durante festival vallenato
  9. La Fundación Festival de la Leyenda Vallenata no tiene en cuenta al sector hotelero
  10. No existe oficina de turismo municipal

Pese a todos los esfuerzos, que se reconocen, el sector privado sostiene que las administraciones públicas tienen deudas con ellos y que no están percibiendo los beneficios de estas gestiones públicas.

“La frágil institucionalidad que hay hace imposible articular con el sector privado. Hacen muchas actividades, pero no trascienden; llega el viceministro de turismo, anuncia apoyo, pero no llegan a los operadores, no se fortalecen los sectores de manera particular. Además, la alcaldía está más aislada, porque no tiene un actor nombrado para atender esos temas”, argumenta Andrés Murillo, empresario y operador turístico del departamento.

En el caso de la gobernación, se ha interesado más en capacitar a los operadores turísticos con diferentes actividades, pero la iniciativa se queda en un salón u auditorio. “Se hace una capacitación sobre cómo utilizar las plataformas digitales, cuenta Murillo, pero los operadores no tienen página web, no hay un banco de fotos, ni quién los ayude a que la capacitación trascienda y se convierta en un verdadero emprendimiento. Todo se queda en reuniones”.

También se hacen obras,  pero sostiene el gremio que no tienen los elementos para comenzar a generar la dinámica turística que requiere la ciudad. “Para una efectiva experiencia turística, no es solo hacer un parque bonito, sino entregar  información para conocer dónde están los otros atractivos, atender bien a la gente, líneas de transporte eficientes para llegar a los diferentes lugares, y que exista formación en el personal que guía al turista.

Entre fortalezas y debilidades, el balance arroja un Cesar posicionado como destino turístico. Anuncios del mismo presidente de la República, Iván Duque, relacionados con el apoyo del gobierno central para convertir a Valledupar en destino naranja es una muestra de ello. También, que el Cesar sea el departamento piloto para desarrollar la estrategia Zonas Especiales de Turismo (ZET) consignadas en el Plan Nacional Sectorial de Turismo 2018 – 2022, es otra muestra; que Valledupar sea candidata para la sede del Encuentro de Autoridades Turísticas, un evento que reúne a los líderes del sector de todo el país, es otra evidencia.

Algo se hace bien, sin duda. Claro, siempre hay cosas a las que ponerle la lupa, como el pliego de debilidades expuestas, pero de eso se trata, de identificar a tiempo los problemas para encontrar las salidas y el verdadero objetivo, seguir dinamizando la economía del departamento.

Deja un comentario

Top