Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > La aberrante violencia infantil

La aberrante violencia infantil

Si algo trasluce la deshumanización del mundo es, justamente, la violencia contra niños y niñas, violencia que irónicamente, en un gran número de casos, es perpetrada por los propios padres o seres más cercanos a los pequeños.

En Colombia y el mundo se registran a diario cientos de casos de violencia infantil, pequeños a los que se les vulneran sus derechos, ocasionándoles no sólo daños físicos y psicológicos, sino afectando su crecimiento emocional, cognitivo y social, hechos que finalmente terminan arrebatándoles la felicidad, tranquilidad e inocencia que tanto los caracteriza.

Lamentablemente es el hogar y los espacios frecuentados por el infante para su desarrollo, donde más suceden los actos violentos. “Los menores de edad son agredidos precisamente en aquellos espacios y lugares que debieran ser de protección, de afecto, de estímulo a su desarrollo integral, de resguardo y promoción de sus derechos” (Larraín & Bascuñan, 2009), de allí la importancia de vigilar en dónde y con quién pasan la mayor parte del tiempo, pues tal como se ha mencionado, el peligro puede estar en los lugares menos esperados.

La violencia contra niños, niñas y adolescentes, demostrado está, incide en sus comportamientos cuando ya han alcanzado la edad adulta. Muchos de los actos de violencia – consumo de estupefacientes o alcohol, cuadros de depresión, embarazos no deseados, intolerancia y descontrol, deshumanización y otros factores que degradan a la humanidad – es probable que estén asociados a una infancia con maltrato.

Aunque la agresión física podría considerarse como la principal manifestación de violencia, no es la única; existen una cantidad de formas estipuladas como actos de maltrato infantil.

El Código de la Infancia y la Adolescencia contempla, como formas de violencia infantil, el castigo, la humillación y abuso físico o psicológico, su explotación con fines comerciales o de otro tipo, el descuido y el trato negligente, aún desde la gestación, sobre el niño, la niña, el adolescente.

De la misma manera, el SITAN (Situación de análisis de la Infancia y adolescencia en Colombia) incluye, como otras formas de violencia, el abandono, los desplazamientos forzados, la trata de personas, el secuestro y el homicidio.

Así las cosas, la sociedad podría estar maltratando a la infancia aun sin saber que así lo hace, pues desde una pequeña burla o rechazo hacia el menor, hasta atentar contra su vida, son formas de ir en contra de la integridad total del niño.

Cifras en Colombia

maltrato-infantil-1024x680

Según un informe del año 2015, el ICBF registró un total de 7.665 casos de niños, niñas y adolescentes víctimas de maltrato físico, psicológico y maltrato por negligencia, siendo los niños entre 0 y 6 años los más afectados con 3.061 casos, seguidos de los menores de 6 a 12 años, con 2.508 casos registrados, y entre los 12 a 18 años, 2.096 casos.

En el año 2016, en total se registraron 11.767 víctimas de violencia intrafamiliar, en concreto niños y niñas que recibieron maltrato físico en sus hogares.

Por otro lado, en cuanto a los homicidios, otra de las deplorables formas de violencia, durante el 2016 fueron arrebatadas las vidas de 682 menores de edad y, entre enero y febrero de 2017, la cifra ascendía a 332 víctimas mortales (datos de Medicina Legal), cifra última aún más alarmante: en apenas dos meses ya alcanza la mitad del total de casos de 2016.

En cifras más actuales, entre enero y abril de 2017, Medicina Legal reportó 5.831 exámenes médico legales realizados tras denuncias relacionadas con violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes; es decir, cada día son agredidos sexualmente 48 niños en Colombia.

En el Cesar

El Sistema Único de Información de la Niñez, del Sistema Nacional del Bienestar Familiar, expone la situación del departamento durante el año 2015.

Acción Número de casos
·       Niños y niñas atendidos en Hogares Comunitarios de Bienestar -HCB Familiares, Fami, Grupal y en Establecimientos de Reclusión y otras formas de atención.  11.148
·       Homicidios  34
·       Violencia Sexual en menores 180

 

En relación a la violencia sexual, año 2015, Valledupar mantiene el mayor número de casos (154), probablemente por asentarse en su circunscripción casi el 50% de la población total departamental. Le siguen Aguachica (7 casos) y Agustín Codazzi (6 casos).  
 
En lo que respecta al 2017, en el departamento las cifras hasta el pasado 05 de agosto suman 119 hechos denunciados relacionados con algún tipo de violencia en menores, 78 de estos sucesos corresponden a la ciudad de Valledupar.

Acción  Número de casos
·       Violencia intrafamiliar 88
·       Acceso carnal abusivo contra menor de 14 años 16
·       Acto sexual con menor de 14 años 15

 

Sobre esta preocupante situación, el Tc. Mauricio Bonilla, comandante operativo de la Policía Cesar, manifiesta que “la policía de infancia, en articulación con el ICBF, las comisarías de Familia y personerías municipales, trabajan por darle pleno cumplimiento al Código de la Infancia y la Adolescencia, cuya finalidad es garantizar a los niños, niñas y adolescentes su pleno y armonioso desarrollo”.

***

¿Cadena perpetua para violadores?

Cambiar el artículo 34 de la Constitución Política de Colombia que prohíbe las penas de “destierro, prisión perpetua y confiscación”, es la iniciativa de un grupo de representantes de diferentes partidos políticos en el país que han decidido liderar y promover un referendo que apruebe la cadena perpetua para los violadores de menores de edad en Colombia.

Justamente, la ex directora del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar (ICBF), Cristina Plazas, en cierta oportunidad manifestó su apoyo sobre esta medida, expresando que “deben recibir cadena perpetua para evitar que se siga poniendo en riesgo la integridad de los niños y niñas”.

Hasta el mismo presidente del Senado, Mauricio Lizcano, presentó en abril de este año un proyecto de ley en la misma dirección. Pese a todo, los esfuerzos han sido infructuosos en el Congreso de la República al hundirse bien pronto todos los proyectos. El país se debate en una disyuntiva: el rechazo categórico a la violación de menores, que la mayoría de la población predica sanciones ejemplarizantes contra ellos, y la actitud de los congresistas, acaso aupados por sectores cultos del país, que perciben frágil y muy defectuoso el sistema judicial colombiano y, por ende, inconveniente la aplicación de la cadena perpetua.

A fin de cuentas, aunque puede ser un buen consuelo para muchos, con cadena perpetua o sin ella, el perjuicio psicológico y moral que acaece sobre la víctima y sus familiares no lo elimina esta medida; los daños, son irreparables.

***

En Colombia se recuerdan innumerables casos de violencia infantil, casos espeluznantes, demasiados para una sociedad que se precie de civilizada. Sin embargo, un caso reciente es recordado de modo especial, no solo por la posición social de los victimarios, mas también por el modus operandis de comisión del delito atroz. La víctima fue la niña Yuliana Samboní, maltratada y asesinada en diciembre del 2016 por Rafael Uribe Noguera, arquitecto de profesión, de la alta sociedad bogotana, apoyado luego por dos hermanos suyos, el que finalmente fue condenado a 51 años de prisión.

A este caso se suman otros dos aterradores ocurridos en abril del presente año, el primero contra una bebé de 4 meses, abusada sexualmente en el departamento del Meta, y el segundo, ocurrido en el Tolima, en la que Sara Salazar, niña de tres años, murió luego de ser torturada y abusada sexualmente.

398127869-maltrato-infantil-culpa-abuso-de-drogas-depresion

Delitos atroces como los de Yuliana y Sara se presentan con frecuencia en Colombia. Para contrarrestar esa incidencia, se recomienda denunciar a tiempo cualquier sospecha de maltrato hacia la infancia, así podría aportar a la disminución de los índices que nada confortan a la sociedad.

Este tipo de denuncias puede realizarlo cualquier persona ante las Comisarías de Familia, Inspecciones de Policía, Personerías Municipales, Defensoría del Pueblo o Fiscalía.

Sonia Téllez Beltrán, procuradora delegada para la Infancia, hace un llamado a las administraciones locales para supervisar este tema y les pide a los alcaldes “revisar qué hacen presupuestalmente con las comisarías y defensorías de familia, pues son estas instituciones las que en un significativo número de casos responde por los mismos”.

Medicina Legal expone que el 87% de los casos de violencia sexual contra menores sucede en sus propios hogares. Y en lo que tiene que ver con los crímenes, en el 95% se identifican a los victimarios como personas cercanas a los niños.

Estas cifras que hablan muy mal de la realidad colombiana, muestran apenas una verdad a medias, podrían ser aún más vergonzosas partiendo del hecho que no todos los casos son denunciados, y que muchos hogares aceptan que los niños vivan un día a día sometidos a golpes, gritos y humillaciones, y que muchos de ellos son obligados a callar.

En síntesis, es de vital importancia vigilar a los pequeños, inclusive vigilarse mutuamente los padres; sus padres deben tener pleno conocimiento de con quién pasan su tiempo dentro y fuera de casa. El llamado es a denunciar los casos relacionados con la violencia infantil y orientar a los pequeños para que no oculten si algo extraño les sucede, pues el peligro se encuentra en los lugares y con las personas menos imaginables.

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

Deja un comentario

Top