Usted esta aquí
Inicio > En Análisis > INTERVENCIÓN EN LA GUAJIRA ¿COMPONENDA POLÍTICA?

INTERVENCIÓN EN LA GUAJIRA ¿COMPONENDA POLÍTICA?

 

La crisis humanitaria, social y económica que padece La Guajira quizás es de siempre, pero en las últimas 5 décadas se ha incrementado. Este departamento sigue afectado por perturbadores índices de desnutrición, por desabastecimiento de alimentos, emergencias sanitarias y un alto nivel de desescolarización. Sin duda, y así lo registran los análisis hechos, la corrupción política se antoja como responsable principal de este preocupante trance.

Hay quienes intentan justificar la grave situación atribuyéndosela a las sequias, a las mismas costumbres de las etnias guajiras y muchas causas más. Independiente del motivo, el saldo son vidas infantiles arrebatadas por la desnutrición y una vergonzosa ingobernabilidad del departamento que deja al descubierto un detrimento institucional.

Luis Guillermo Vélez, secretario general de la Presidencia de la Republica, manifestó que “el gobierno nacional ha invertido más de un cuarto de billón de pesos desde 2015, ocho veces los ingresos promedio del departamento”. Pese y con ocasión a la persistencia de la crisis institucional del departamento, el gobierno nacional, mediante el CONPES (Consejo Nacional de Política Económica y Social) y a través de los ministerios respectivos, tomó la determinación de intervenir los recursos destinados a las áreas más vulnerables del departamento – salud, educación y agua potable – por lo menos durante un año, o hasta tres de ser necesario, dependiendo del cumplimiento cabal de un plan de acción comandado directamente desde la presidencia.

La intervención estará en cabeza de delegados de los mismos ministerios. En el área de la salud, Luz María Castañeda; en agua potable, el arquitecto José Antonio Manjarrez, y en educación, María Eugenia Pinto Borrego.

El Gobierno Nacional, a través del Sistema General de participación – SGP -, destinó para La Guajira, vigencia 2017, un total de $785.000 millones (educación: $513.000; salud: $216.000 y agua: $56.000 millones), dinero que, en esta ocasión, en virtud de la intervención del gobierno nacional, no podrán ser manejados directamente por el departamento.

¿Por qué la intervención en estas tres áreas?
Agua potable

Según información del ministro de Salud, Alejandro Gaviria, las coberturas de La Guajira en materia de agua potable se encuentran “por debajo del promedio nacional” y solo tres municipios (de 15 en total), suministran agua para el consumo humano. Por si fuera poco, durante los últimos 10 años solo se ha ejecutado una tercera parte de más de USD$50 millones destinados para proyectos de agua y saneamiento básico.

En el país hay una cobertura del 97% de acueducto y 91% en alcantarillado en las zonas urbanas de acuerdo a la Encuesta Integrada de Hogares del DANE correspondiente al año 2013.

En relación a La Guajira, la cobertura urbana de acueducto es de sólo el 60%; se espera que este porcentaje aumente al 90% para el 2018, según manifestó el ex ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao.

Así mismo, tal como lo señala el CONPES, “el departamento no ha ejecutado las transferencias para agua de las vigencias 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015 por cerca de $39.101 millones pese a las grandes necesidades. Actualmente se encuentran suspendidos 17 proyectos de agua porque gobernación y alcaldías no han nombrado interventorías”.

SaludIMAGEN-14431656-2 (1)

Tras una inspección del gobierno nacional, en este sector se elevaron en más del 100% los topes para gastos administrativos, y se detectaron otras irregularidades, por ejemplo, recursos que debían destinarse para jornadas devacunación, se gastaron en sillas y papel para oficinas. Por otro lado, en esta competencia las deudas superan los $35.0000 millones dando como resultado un limitado acceso y deficitario servicio de salud.

Educación

Hasta finales de febrero, La Guajira era el único departamento del país con cerca de 15.000 niños sin iniciar jornada escolar, según la ministra de educación, Yaneth Giha, quien además aseguró que “se presentan inconsistencias en los informes financieros y existen gastos administrativos superiores a los autorizados”.

De la misma manera, ya han pasado varios años sin que se registre entrega de dotaciones a maestros. Como si fuese poco, durante el segundo semestre del 2016 no se ejecutó el dinero destinado a la alimentación escolar en 12 municipios de La Guajira.

Qué piensan los dirigentes guajiros

Para el ex senador Guajiro y ex ministro de minas y energía, Amilkar Acosta Medina, la medida tomada por el CONPES no fue más que la formalización de una intervención que ya se venía dando, “no estaba en manos del gobierno departamental el manejo de tales recursos; la situación fiscal que viene arrasando al departamento había abocado a ello”, expresó Acosta. Agregó que los encargados como interventores deberán consultarle y reportarle al gobernador encargado, Weilder Guerra, sobre todas las decisiones y actuaciones que se adelanten en el departamento.

A pesar de los montos anuales destinados por el Gobierno Nacional al departamento, para el guajiro Alfredo Deluque Zuleta, representante a la Cámara, los dineros no son suficientes, “los recursos que tiene La Guajira para suplir las necesidades básicas insatisfechas son insuficientes en estos momentos. Si bien se puede arreglar lo administrativo, se seguirá el hueco fiscal para cubrir las principales necesidades de salud, educación y agua potable”.

Deluque expresó su reserva sobre la administración de los recursos por parte del gobierno nacional. “Lo que La Guajira necesita es organización y coordinación de un plan para la mejora administrativa del departamento, más que una intervención”.

Wilder Navarro, líder político, también muestra reserva en todo cuanto rodea la crisis de su departamento. Al preguntársele si considera una solución la intervención del Gobierno Nacional, es tajante al responder que No.

“Esta intervención es una componenda politiquera, donde se han unido los corruptos y politiqueros del centro, con los de La Guajira. Han hecho esta componenda para hacerle creer a la gente que todo va a cambiar. Si el gobierno sabía que existían todas esas irregularidades, ¿por qué no había intervenido antes si el problema de La Guajira no es nuevo? Allí empiezan las inconsistencias. ¿Dónde estaba la Procuraduría, la Contraloría, la Fiscalía, la rama judicial? todas estas entidades nacionales permitieron que estos guajiros se robaran las regalías.

R.E.V.: ¿Cuál hubiera sido la mejor alternativa para la  crisis del departamento?

W.N.: Lo que la Guajira necesita es que los buenos hijos de La Guajira se apropien del destino de la región.

R.E.V.: ¿Quiénes son “los buenos hijos de La Guajira”?

W.N.: Quienes han estado excluidos del poder político; la gran mayoría de los guajiros, los que han estado por fuera de este poder político y económico, porque el departamento ha sido manejado por una cúpula politiquera, corrupta, injusta y violenta que ha construido esta crisis multifacética que vive La Guajira. Esa cúpula ha dilapidado los recursos, ha cometido toda clase de atrocidades, por lo tanto ellos deben responder, ¡que los detengan, que los capturen, que los juzguen, que los procesen! eso es correcto.

R.E.V.: ¿Con semejante limitación en el ordenamiento de gastos, cree que el gobernador (e), Wilder Guerra, podrá hacer una buena gestión?

W.N.: El Gobierno Nacional primero interviene a La Guajira en estas tres áreas, las más sensibles y donde existe el problema. Lo que interviene el gobierno es más o menos el 70% del presupuesto general del departamento; después que lo hace, se nombra a este gobernador encargado, un hijo ilustre de La Guajira, y le entregan un departamento intervenido. Es  lamentable porque manejará solamente como un 30% del presupuesto, el resto lo manejará el centralismo bogotano. Weildler Guerra dice ser defensor de la autonomía, pero da a entender que la inWILDER-NAVAROtervención era necesaria. Vamos a ver cómo le va. Nosotros queremos que le vaya bien a él y a La Guajira.

En el país hay varios ejemplos de intervención. Álvaro Uribe intervino al Choco en educación y en salud, y todo fue un desastre. ¿Qué se augura para La Guajira? Politiquería y corrupción, pero ahora en manos del centro. Se designó a la señora Zoraida Salcedo, ella es ficha política de Alfredo Deluque, cuyo padre está capturado y fue condenado por corrupción.

R.E.V.: Definitivamente no está de acuerdo con la intervención…

W.N.: Si se trata de intervenir, ¿por qué no intervienen entonces a las EPS que tienen afiliados a los indígenas de La Guajira y de Colombia, y que tienen la obligación de llevarle la prevención y la salud a las rancherías y no lo hacen? ¿Por qué no intervienen a Aguas de La Guajira, empresa que ha puesto a consumir a los Riohacheros agua altamente contaminada? ¿Por qué no a Interaseo, cuyo servicio es pésimo, especialmente en Riohacha y Maicao, llenas de basura todo el tiempo? ¿A empresas como Cerrejón, que viola las reglas mínimas de protección del medio ambiente? ¿Por qué no intervienen a Chevron Texaco, multinacional que maneja el gas y ni siquiera paga los impuestos de industria y comercio? A las empresas privadas no las intervienen. ¿Por qué no intervienen a los partidos que les dan los avales a los políticos cuestionados de la región?

R.E.V.: ¿Qué pasa con la educación no asistida de los niños guajiros?

W.N.: La mayoría de los indígenas Wayu no estudian porque viven en unas rancherías a grandes distancias unas de otras; muchos de esos indígenas tienen los colegios a dos horas y no hay transporte escolar, entonces la intervención que necesitamos es que se construyan colegios cerca a cada ranchería. Exigimos al centralismo que entre a resolver.

 R.E.V.: Usted habló al principio de los buenos hijos de la guajira, ¿es usted uno de ellos?

W.N.: Yo hablo a nivel general y yo me incluyo, pero no lo hago porque sea yo, sino porque hay muchos; la mayoría de los guajiros tenemos parámetros de honestidad y transparencia, está nuestra hoja de vida y nuestro pasado. A mí que me esculquen.

Mientras la dirigencia política se manifiesta con notoria inconformidad respecto a la mentada intervención, otros dirigentes cívicos resultan más optimistas.  Carlos Acosta Medina afirma recibir esta intervención “de buena fe, como una ayuda; esperemos que así sea, porque aquí hay muchas falencias, hay una deuda social del estado colombiano porque esta crisis no reventó ahora por casualidad, está relacionada con la crisis del vecino país; toda la vida La Guajira ha vivido de Venezuela, ahora se visibilizó la situación real del departamento por la crisis con la frontera”.

Según Luis López, “esta intervención lo que hizo es violar la autonomía del territorio, es una forma de tildarnos de incapaces. El pueblo guajiro está en desacuerdo con esto porque nos están estigmatizando de corruptos a todos, se les olvida que aquí también hay gente capaz y honesta”.

Para verdades, el tiempo. Solo el transcurso del tiempo permitirá hacer un balance general de sus resultados, de allí se podrá concluir si esta medida supera, o por el contrario, incrementa la crisis humanitaria que afronta el departamento de La Guajira.

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero
helenbohorquezperiodista@gmail.com

 

Deja un comentario

Top