Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Influencia de la música vallenata en la sexualidad

Influencia de la música vallenata en la sexualidad

Por: Nereyda Lacera Reales*

edusex60@gmail.com

La música tiene una influencia poderosa en la vida de los seres humanos debido a que fomenta la creatividad, estimula la imaginación, nos impulsa al movimiento y produce sensación de relajación y bienestar.

Diversas investigaciones coinciden en que la música es un elemento de cohesión que identifica y une a los miembros de un grupo social o cultural y dicta patrones de conductas y maneras de sentir, pensar y actuar.

Juan Diego Estupiñán, en su monografía (1) La música como influencia en los patrones de comportamiento (2014) dice: “En definitiva, se establece un sistema de creencias y los miembros del grupo actúan siguiendo estas creencias…la música es la que determina la forma de vestirse, de peinarse, de moverse, la forma de hablar. Este conjunto de creencias construye la identidad de ese grupo de pertenencia”. Un vivo ejemplo son los fans de los cantantes de rock, metal y reguetón, que imitan los estilos de vida de sus ídolos. Sin ir tan lejos, nuestro inolvidable Cacique de la Junta, Diomedes Díaz, inspiró a muchos a imitarlo tanto en su estilo de cantar como en la forma de vestir y hablar.

La música vallenata, como el género musical propio de esta región, tiene un impacto psicológico y social en las personas. Los que vivimos en Valledupar y en su área de influencia, incluyendo a la Guajira, Magdalena y el resto de la Costa Caribe, prácticamente nacimos y crecimos arrullados por las canciones vallenatas, contribuyendo a construir – consciente e inconscientemente –  la sexualidad de cada uno de nosotros.

Las fiestas y el consumo de licor

Cantar y bailar al ritmo de un vallenato no es algo que hagamos como autómatas; de ninguna manera. La música tiene un impacto psicológico sobre las personas, al punto que modifica conductas, modula sentimientos y modifica juicios u opiniones sobre algo o alguien.

Un ejemplo de esto es el alto consumo en Valledupar del whisky Old Parr. Gracias a este fenómeno, en el resto del país nos identifican como ‘el valle de Old Parr’. Ya sea por su suave y dulzón sabor, porque entró contrabandeado por el norte de la Guajira o por cualquiera otra razón, tenemos interiorizado el concepto de que una buena parranda debe contar con un animado conjunto vallenato, un suculento sancocho y muchas botellas del viejo Parr. Está tan arraigado este juicio de valor – así no sea cierto – que varias composiciones han sido dedicadas al etílico amigo. Verbigracia, El Old Parr de Julio Oñate: https://www.youtube.com/watch?v=nlAhyCBoEcs

Los sentimientos

Existen evidencias de que la música y las letras de las canciones pueden modificar la estructura psicológica, al punto de impactar seriamente la identidad de las personas. Si bien los niños y jóvenes son más susceptibles a ser influenciados, los adultos no estamos libres de ello, especialmente porque el vallenato permea todas las esferas de nuestra cotidianidad. En el bautizo del ‘pelao’ (el Villanuevero, de Escalona), en un matrimonio, cuando estamos entusados o logramos el reconcilio, para ‘coronar’ una negociación o decirle al amigo cuánto lo queremos, y hasta en el velorio, no dejamos de evocar momentos de alegría o de dolor con los hermosos cantos de nuestra tierra. Prueba de esto es la canción Amigo, de Rafael Mendoza, interpretada por los Hermanos Zuleta, que considero un hermoso himno a la amistad. https://www.youtube.com/watch?v=wCfi92VFVzY

El machismo

Al cantar un vallenato y repetirlo una y otra vez, sin darnos cuenta naturalizamos comportamientos machistas o reforzamos estereotipos de dominación y discriminación. Por ejemplo, “…y si acaso no regreso por la tarde, volveré al siguiente día en la mañanita…”, en La Celosa, de Sergio Moya Molina. O, “con dos mujeres, la vida es dichosa, aunque una de las dos revienta…” de la composición Dos Mujeres, del rey vallenato Alfredo Gutiérrez.

La infidelidad

La canción ‘La falla fue tuya’, de Omar Geles, refuerza el mito de que el hombre es infiel por naturaleza y se le debe tolerar y perdonar. Se normalizan así los cuernos del hombre quien asume el papel de víctima: ‘no debiste hacer eso conmigo’, y se condena a la mujer al punto de que pierde la bendición eterna de Dios. ¡Lo ancho para ellos y lo estrecho para nosotras! https://www.youtube.com/watch?v=-_atWEofISQ

La subvaloración de la mujer

Mientras el reguetón es calificado por muchos como un género musical que denigra y cosifica a la mujer, el vallenato no se queda atrás cuando se refiere al comportamiento ‘inmoral’ de aquella fémina que

desobedece los rígidos mandatos patriarcales. Tamaña sorpresa me di cuando escuché la composición de Juan C. Ovalle, ‘Andas en tu yeré’, cuya letra insulta y desprecia en grado extremo a la novia que transgredió el código de conducta de ‘su rey’. https://www.youtube.com/watch?v=OVXHSzSGRuQ

El erotismo

Actuando en justicia y siguiendo mi análisis como sexóloga, les comparto una composición del Cacique de la Junta e interpretada por él, que considero es una de las canciones más eróticas del vallenato: Puro amor. Sin morbo ni ramplonería, el compositor expresa el deseo ardiente por el cuerpo femenino que llega a excitar al amante: “tu pecho es un manjar de frutas, tu ombligo es una copa de oro donde yo tomo tu amor. Tu vientre es un pesebre donde mi alma llega y duerme tranquila…” https://www.youtube.com/watch?v=ZfLYMw3mLJo

El amor

Paradójicamente, en una región que se caracteriza por las altas cifras de violencia de género, el hombre no se cansa de cantarle al amor y a la mujer. La composición ‘Diez razones para amarte’, de Jorge “el Pitufo” Valbuena, es la representación del más bello sentimiento hacia la mujer; además, el compositor ayuda a desterrar el tonto prejuicio de muchos machos que temen ser ‘dominados’ si les demuestran a sus parejas que la quieren: ‘soy todo tuyo’, repite la canción. https://www.youtube.com/watch?v=GuOZARMaStY

Equidad de género

Los tiempos han cambiado y campañas como #MeToo han impulsado a millones de mujeres a luchar contra la discriminación a la que han sido sometidas. La canción ‘El mundo al revés’, de José J. Acendra, refleja con picardía la libertad que reclaman las mujeres como parte de sus derechos. Debo confesar que este tema musical asusta a aquellos hombres que se niegan a aceptar los nuevos vientos de equidad.  https://www.youtube.com/watch?v=iCxgmFC1Tsk

Este breve análisis de la influencia del vallenato en la sexualidad de hombres y mujeres es parte de mi propuesta para que eduquemos a las nuevas generaciones con capacidad crítica respecto a los modelos que les presenta la sociedad moderna. ¡Y para que no traguen entero!

(1) http://www.monografias.com/trabajos94/musica-como-influencia-patrones-comportamiento-del-ser-humano/musica-como-influencia-patrones-comportamiento-del-ser-humano.shtml#ixzz59vY1Tpbr

*Médica Sexóloga

Deja un comentario

Top