Usted esta aquí
Inicio > Opiniones > HISTORIA DE LA PERLA ‘PEREGRINA’

HISTORIA DE LA PERLA ‘PEREGRINA’

Por:  Walter Arias Almenares

Es sin duda la gema más famosa que existe en el mundo, tanto por su belleza como por su ajetreada vida, y la de sus célebres propietarios.

Los expertos explican que el “especial tamaño, color, brillo y percepción de la forma”, convierten a esta pieza en “la mejor perla natural que hay en el mundo”. No es la más grande del universo: es única por su calidad, propiedades y cualidades. Considerada una de las gemas más valiosas y legendaria de la historia de Europa.

El conquistador español Don Pedrarías Dávila, le arrebató de su cuello, a Urraca, uno de los caciques del Darién, antiguo territorio colombiano (actualmente pertenece a Panamá), una perla de enorme tamaño (58.5 quilates), bautizada como la ‘peregrina’, apodo ganado no por su historia viajera, sino por su peculiar forma, ya que antiguamente el adjetivo peregrino significaba “raro, especial o caprichoso”.

Diego de Tevés, ‘Caballero de Panamá’, la trajo a España y se la vendió al monarca Felipe ll por 9.000 ducados. El rey regaló la perla a su segunda esposa, María Tudor y, posteriormente, la lucieron su tercera y cuarta esposa. Durante más de dos siglos permaneció en manos de la corona española; Felipe lll la solía llevar en el airón de su sombrero. Permaneció en España hasta 1808, cuando José Bonaparte, ‘Pepe Botella’, como rey invasor ordenó que le entregaran las joyas de los Borbones españoles. José Bonaparte le envió la perla a su esposa Julia Charry, que vivía en parís.

‘La Peregrina’ es una de las perlas más admirada del mundo, cuyo origen se remonta a la España del siglo XVl, de un gran valor, especialmente para España; el pintor español Velásquez la incluyó en algunos de sus cuadros famosos.  Además, miembros de la realeza – Margarita de Austria, Isabel de Borbón, María Luisa de Orleans o María Luisa de Borbón- Parma –  lucieron esta hermosa perla.

Descubierta en aguas del archipiélago de Las Perlas, en el Darién, hoy Panamá, tiene esta joya una historia fascinante que ha peregrinado por diversos países. Al parecer, Napoleón acabó vendiéndola a un noble británico. La Peregrina pasa por muchas vicisitudes, hasta acabar en posesión de la actriz Elizabeth Taylor, quien la adquirió en una subasta en Nueva York a finales de la década de los 60. En diciembre 13 del 2011 es subastada por 9 millones de Euros.

La perla peregrina es, sin duda, la joya más famosa que existe, tanto por su belleza como por su ajetreada vida y la de sus célebres propietarios.

Las perlas salvajes no exceden en tamaño los 20 mm y las perlas cultivadas oscilan entre 7 a 12 mm. Su peso se mide por quilates (un quilate equivale a 0,2 gramos), a diferencia de otras gemas, las perlas ni se cortan ni se pulen.

Tradiciones sobre las perlas: Los antiguos egipcios fueron los primeros en atribuir cualidades sobrenaturales a las perlas, haciéndose enterrar después de muertos con ellas; también las deshacían en vinagre para después ingerirlas, creían en sus propiedades nutritivas.

En la Grecia clásica, las perlas fueron asociadas al amor y el matrimonio. Los romanos las emplearon como efecto de pago. Entre los primeros cristianos se divulgó la leyenda que identificaba el origen de las perlas con las lágrimas vertidas por los ángeles ante la contemplación de los pecados humanos. El llanto de las criaturas celestiales había caído sobre el mar, en cuya profundidad se concentran y solidifican.

Los antiguos musulmanes también creyeron en el origen sobrenatural de las perlas, que prendían de los árboles del paraíso.

Deja un comentario

Top