Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Hablando de sexo con Nereida

Hablando de sexo con Nereida

Por: Elisa Diazgranados Sanjuán

…no es ninguna aberración sexual, pero me gusta verte andar encueros, el compás de tus pechos aventureros, víctimas  de la gravedad, será porque no me gusta la tapicería o es porque tu desnudez es tu mejor lencería… tal y como lo describe el cantante guatemalteco Ricardo Arjona, la sexualidad  es  cuestión de gustos, de placer,  no es más que una conexión desinhibida con la pareja, sin tabúes, sin represiones, es disfrutar  de la pasión, el calor y la efervescencia de un encuentro sutil, apasionado, desenfrenado  y atrevido.

En esta ocasión, Enfoque Vallenato quiso profundizar con una experta en materia de sexualidad, la médica sexóloga Nereida Lacera, quien además viene apoyando a esta casa editorial, por más de cinco años, como editora de la sección de sexualidad. Nereida todos los meses nos regala sus tips en temas de amor, salud sexual y otro tipo de temas relacionados con esta interesante sección.

Esta vez, a través de una entrevista, quisimos resolver diversos interrogantes en temas de sexualidad, por ejemplo, ¿Por qué las personas tienen mejor estado de ánimo cuando hacen el amor? ¿El sexo por la mañana, el mañanero, arregla el día? , ¿Qué les recomendaría a las personas que no controlan sus impulsos sexuales? ¿Puede satisfacerse o tener orgasmo la mujer sin la penetración?, estos y muchos temas más los pueden encontrar en esta entrevista, hablando de sexo con Nereida.

Revista Enfoque Vallenato: Por su experiencia como consultora, ¿cree que hombres y mujeres aprendieron a hacer el amor o simplemente se conforman con el coito?

Nereida Lacera: Yo diría que las cosas están cambiando para mejorar, en la actualidad se tienen más encuentros placenteros que simple relaciones penetrativas y coitales.

R.E.V.: ¿Cuál es la diferencia entre tener sexo y hacer el amor?

N.L.: Hacer el amor es un concepto que ya no debe ser utilizado, porque cuando las personas se aman la máxima expresión es la relación coital. Aunque hoy en día se conoce que podemos amar sin tener buen sexo y tener buen sexo sin amar.

R.E.V.: ¿Por qué las personas tienen mejor estado de ánimo cuando hacen el amor? ¿El sexo por la mañana, el mañanero, arregla el día?

N.L.: El sexo mañanero tiene que ver con los niveles altos de testosterona en los hombres; ellos, en las primeras horas del día, tienen mejores niveles y eso les aumenta el deseo sexual, además les induce a tener erecciones matutinas.

R.E.V.: ¿Por qué se tienen sueños eróticos?

N.L.: Los sueños eróticos son parte del autoerotismo de los seres humanos. Inician en la adolescencia, a partir del cerebro, son una actividad del cerebro sexual, porque nosotros tenemos unos componentes sexuales en el cerebro.

R.E.V.: ¿Qué les recomendaría a las personas que no controlan sus impulsos sexuales?

N.L: Habría que determinar qué es el control de los impulsos sexuales, porque la cultura, la moral, las costumbres, muchas veces censuran los impulsos sexuales que no son nada inadecuados, ni mucho menos hacen daño. Hoy en día lo que se le recomienda a las personas es que cuiden  su salud sexual y la de su pareja.

R.E.V.: ¿El tamaño del pene influye en la satisfacción de la mujer?

N.L.: Definitivamente no, si bien el tamaño del pene influye en la excitación de la mujer al ver al hombre con un tamaño de pene que cumple sus expectativas. Pero en el momento de la penetración va a producir igual excitación que un pene pequeño siempre y cuando se acomode a las expectativas que espera la mujer. El orgasmo de la mujer no ocurre en el fondo de la vagina, sino que está en los primeros tres centímetros de la entrada de la vagina.

R.E.V.: ¿Puede satisfacerse o tener orgasmo la mujer sin la penetración?

N.L.: por supuesto, el erotismo del ser humano no está centrado solo en los genitales; lo que ocurre es que nosotros hemos vivido a lo largo de los siglos en una cultura coito céntrica, que nos dice que todo gira alrededor del coito e, inclusive, que todo depende del pene. El erotismo está en la piel, en todos los sentidos y en otras zonas de los genitales.

R.E.V.: ¿Qué tan cierto es que las mujeres de vagina estrecha generan mayor satisfacción a los hombres?

N.L.: El concepto de vagina estrecha se ha convertido en un mito, igual que el pene grande. Lo que si ocurre es que una vagina amplia, producto de múltiples partos y otros tipos de desgarres, si pueden provocar displacer tanto a la mujer como a su pareja.

R.E.V.: Siempre se habla de los puntos erógenos de la mujer, casi nunca de los hombres. ¿Cuáles se consideran puntos excitantes en ellos?

N.L.: Los hombres culturalmente se dice que no tienen muchas zonas erógenas como la mujer. Yo discrepo un poco de eso. Al hombre le ha faltado explorar más su cuerpo, ya que se la ha enseñado a complacer más a la mujer. Pero hay unas zonas muy erógenas en ellos: detrás del cuello, detrás de las orejas, el bajo vientre, el pene, los testículos y cara interna de los muslos.

R.E.V.: ¿Según los índices, quiénes practican más la masturbación, el hombre o la mujer?

N.L.: El hombre. Casi el 95% se ha masturbado o se masturba, aquí los porcentajes varían porque hay una razón cultural muy fuerte; a las mujeres desde niña se les dice no se toque, no se huela, no dejen que la toque. Todos estos mensajes represivos se trasladan a la represión de la masturbación.

R.E.V.: ¿Cuántas veces en el día puede eyacular el hombre?

N.L.: En la adolescencia, el hombre puede tener eyaculaciones  sucesivas. Incluso, puede tener orgasmos sin retirar el pene de su vagina cuando está con una pareja. Cuando el hombre avanza en edad, entra en un tiempo refractario en el que su pene pierde la erección, porque entra en flacidez, donde debe esperar minutos e, incluso, horas para recuperarse y volver a eyacular.

R.E.V.: ¿A qué edad el hombre empieza a bajar su rendimiento en la cama y por qué se da esa transición?

N.L.: Cuando el  hombre avanza en edad va cambiando su respuesta sexual. De los hombres, después de los 47 – 50 años, se empieza hablar de la andropausia, es la etapa en la que el hombre baja los niveles de testosterona, la hormona que le aumenta el deseo sexual.

R.E.V.: ¿Hay más relajación en el mundo moderno? ¿Es normal el intercambio de parejas, los tríos? ¿Es aberración que un esposo disfrute viendo que otro hombre o mujer acceda sexualmente a su mujer?

N.L.: En el mundo de la sexología hay una cantidad de cosas interesantes. Resalto una frase de Mario Benedetti: “Pensábamos tener todas las respuestas y surgieron más preguntas”. Con la cantidad de conductas sexuales que hay no podemos hablar de aberraciones, porque cada ser humano tiene una historia sexual, unas preferencias, así es el mundo de la diversidad sexual. Hay personas que quieren un tercero, hay otras que quieren un trio solo para mirar, es cuestión de gustos, de deseos, no lo podemos denominar como enfermedad o aberración.

 

Deja un comentario

Top