Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Un festival para batir records

Un festival para batir records

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

La historia, cultura y  tradición del vallenato se visten de fiesta año tras año en el evento más emblemático de este género musical autóctono de la Costa Caribe: El Festival de la Leyenda vallenata,  que desde 1968 ha venido creciendo no solo  a la par del desarrollo económico y social de Valledupar, sino de la misma música vallenata que día tras día cobra un éxito innegable en todos los rincones del mundo.

Un ritmo colombiano que hace alarde de sus logros, entre ellos, quizás el más importante, convertirse en la música nacional por excelencia, desplazando a las autóctonas de cada región (pasillo, bambuco, cumbia, porro, etc.) y, no menos importante, haber sido declarado por la Unesco como  Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, una oportunidadpara que el mundo promueva el aporte del vallenato al fortalecimiento del diálogo intergeneracional y el respeto por las matrices melódicas de una música que se construye a partir de la realidad y la cotidianidad, y para que apoye las acciones para hacer frente a las amenazas que aquejan la música del vallenato tradicional”, como bien lo dijo el director de patrimonio del Ministerio de Cultura, Alberto Escobar.

Por tal razón, preservar y proyectar al vallenato como un ritmo con grandes alcances es uno de los retos primordiales que tiene la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, de la mano de todos los exponentes del género y, por supuesto, de los amantes de esta música. Por eso, convertir en un acontecimiento sobresaliente a los festivales vallenatos realizados en la capital del Cesar, es una forma de darle efectividad a dicho reto.

En esta ocasión, en su versión número 51, el Festival Vallenato mantiene un estatus muy elevado; cada vez son más los interesados en llegar a la ciudad de Valledupar a disfrutar de este magno evento que, con una diversa programación, fortalece y posiciona a la cultura vallenata, además que exalta la vida y trayectoria artística de personalidades que han aportado al folclor a través de los tradicionales homenajes realizados en cada una de sus versiones, entre sus homenajeados: Lorenzo Morales y Leandro Díaz, Calixto Ochoa, Gabriel García Márquez, sus creadores: Consuelo Araújonoguera, Rafael Escalona y Alfonso López Michelsen y muchos otros personajes que han marcado hitos en el género.

Son 6 días en los que transcurre este evento folclórico y cultural, y en los que los acordeones toman un total  protagonismo. Los diferentes concursos que se desarrollan son, sin duda, otros de sus principales atractivos. En todas las versiones se elige un Rey Vallenato profesional, aficionado, juvenil e infantil, Rey de la canción inédita, Rey de la piquería, además de los concursos de piloneras infantil, juvenil y mayores, de la mejor parranda y de la casa mejor decorada alegórica al festival vallenato.

Para el 2018, está programado del 25 al 30 de abril, con otros eventos que lo anteceden y dan apertura como lo es el colorido desfile de piloneras en la categoría infantil y juvenil que se despliega el domingo 22 de abril.

El homenajeado

El reconocido artista Carlos Vives fue el seleccionado para ser el último homenajeado del Festival de la Leyenda Vallenata, pues a partir de la versión número 52 (2019), la junta directiva de la Fundación Leyenda Vallenata decidió que para darle un sentido más académico al evento, se hablarán de reconocimientos y no de homenajes, que por cierto fue una decisión aún no bien comprendida ni recibida. Así las cosas, Vives sellará el fin de los homenajes, lo que de por sí marcará un antes y un después.

“El festival cumplió sus 50 años y eso nos obliga a dividir el entendimiento de hacia dónde va la música vallenata en la búsqueda de la responsabilidad que tiene la Fundación de la Leyenda Vallenata con el máximo evento que es el festival. Quisimos encontrar una persona que nos ayudara a enviar ese mensaje, no solamente a Colombia sino ante el mundo, y ese mensaje quedó en manos de Carlos Vives”, fue el argumento manifestado por el presidente de la fundación, Rodolfo Molina, en relación a la selección del homenajeado.

Sin embargo, las opiniones son diversas. Para muchos, como para el acordeonero y rey vallenato ‘El Cocha’ Molina,  “Va a ser un festival apoteósico porque Carlos Vives tiene un nombre nacional e internacional, e indiscutiblemente va a ser un espectáculo fuera de serie por la magnitud del personaje que hoy en día es Vives”.

Para otros, aunque reconocen el gran talento y trabajo que ha hecho este artista (Vives) por  difundir la música vallenata, consideran que aún no era su turno. “No estaba de acuerdo con su homenaje, no porque no se lo merezca sino porque hay baluartes del folclor primero que él,  por ejemplo, Jorge Oñate, Alfredo Gutiérrez o Naferito Durán, pero ya los directivos de la fundación tienen sus ideas”, señaló el folclorista Iván Gil Molina, quien además  piensa que económicamente el festival va a tener un gran impacto, pero en el aspecto folclórico quizás pueda quedarse un poco pobre.

Los detalles y novedades de la versión N. 51

Hay que decir que el festival inmediatamente anterior, es decir, el de los 50 años, que tuvo una connotación especial por ser la versión rey de reyes que se celebra cada 10 años y que rindió homenaje a sus fundadores, marcó el record más alto de la historia de los festivales vallenatos en todos los aspectos: económicos, turísticos, número de visitantes, entre otros. De manera que el desafió en esta versión es superar la realidad de la versión anterior, pues se estima que podría tener, incluso, una mayor acogida que la de los 50 años.

Por esta razón, el trabajo ha sido aún más arduo; por ejemplo, se han realizado lanzamientos del festival de la Leyenda Vallenata en diferentes ciudades del país y del mundo, en los que a través de muestras folclóricas y culturales se invita a las personas a participar de este grandioso evento.

El presidente de la fundación, Rodolfo Molina, fue invitado a Rusia a un festival internacional de artes en el que hacen presencia diferentes expresiones culturales de diversos países. Este año la oportunidad fue para Colombia y, justamente, para hablar del Festival Vallenato número 51. Tras este encuentro, se tiene previsto que una delegación de Rusia llegue a Valledupar a disfrutar de la fiesta más importante del genero vallenato.

Asimismo, se hizo el lanzamiento en la ciudad de Manizales en compañía del homenajeado Carlos Vives,  quien habló de la influencia que la música vallenata ha tenido en su vida. En la ciudad de Santa Marta se realizó, el pasado 07 de abril, por primera vez el desfile de Jeeps Willys. Se tuvo en cuenta la ciudad como una forma de agradecimiento por la estrecha, fraterna e histórica relación mantenida con Valledupar y el País Vallenato, que en su momento hizo parte del Magdalena grande. En Miami, continuando con el ejercicio que se hizo en la versión anterior, también se realizó una presentación del Festival Vallenato; de la misma manera sucedió en Bogotá, donde el evento tuvo lugar en el teatro mayor Julio Mario Santodomingo.

Dentro de la programación, como una nueva actividad,  se tiene planeado un ‘paseo vallenato en bicicleta’. Durante dos horas, diferentes personalidades recorrerán lugares insignes de la ciudad de los Santos Reyes. Esto será el jueves 22 de abril, a partir de las 4 de la tarde.  Ese mismo día, a las 7 de la noche, en la Plaza Alfonso López, el polifacético artista homenajeado brindará el conversatorio ‘VIVES en el Festival’, en el que hablará sobre su vida y la relación con el vallenato.

El Festival para los más pequeños

Como gran novedad, este año se incluirá un nuevo concurso, el de piqueria infantil, en el que podrán participan niños y niñas, menores de 14 años, con gran capacidad de improvisación, carisma y picardía para desafiar y responder a su contrincante. Se pretende, con este nuevo concurso, inculcar desde la niñez la tradición de la música vallenata, al tiempo que rescatar sus raíces.

Otro nuevo espacio para los más pequeños fue el concurso de pintura infantil denominado ‘Vives Pintando’, que tuvo lugar en el centro comercial Mayales el pasado  22 de abril.  De la misma manera, para el sábado 28 de abril, el mismo Carlos Vives tuvo la iniciativa de organizar un conversatorio para los niños en la emblemática plaza Alfonso López, llamado ‘Vives para los niños’, un espacio en el que este artista compartirá detalles de su vida y sembrará en los menores, el amor por su tierra y la cultura.

Dinámica económica

Sin duda, la dinámica económica originada por el  Festival Vallenato es bien interesante. Para realizar un evento de esta talla, la fundación Festival Vallenato debe invertir más de 10 mil millones de pesos entre contrataciones de artistas, logística, pago de nómina, adecuaciones de espacios y otros detalles. Así mismo, detrás de dicha organización trabajan cerca de 1.000 personas, lo que representa una generación de empleo muy positiva.

Independiente del trabajo de la fundación, la capital mundial del vallenato mueve, con ocasión y en época del festival, cerca de 150 mil millones de pesos, según estudios realizados por la Cámara de Comercio de Valledupar, la Fundación Universitaria del Área Andina, la gobernación del Cesar y la misma fundación del festival. Se trata de un nicho de oportunidades para el comercio, el que vende artesanías, alimentos, licor, entre otros, hacen su agosto, como se dice popularmente.

Para la versión 51 se espera la llegada de más de 200 mil visitantes de todas partes del mundo, el mismo número de personas que llegaron a Valledupar en los 50 años del festival.

***

La empresa musical más grande que tiene Colombia es el vallenato, es por eso que el festival que hace honor a este género que cobra tanta importancia con el paso de los años, en esta ocasión, su última versión, ha generado grandes expectativas a nivel nacional e internacional. No  se trata de una gran parranda, es toda una responsabilidad de seguir catapultando al vallenato como un ritmo con el mejor futuro y, como detalle principal, un homenajeado que entre gustos y disgustos promete hacer de la versión número 51 del festival vallenato, un evento que marcará la historia de los festivales.

Deja un comentario

Top