Usted esta aquí
Inicio > En Entrevista > EVOLUCIÓN DEL FESTIVAL

EVOLUCIÓN DEL FESTIVAL

Costumbre, folclor, cultura y música, eso es el Festival de la Leyenda Vallenata, una conmemoración que tuvo como objetivo crear una fiesta donde todas las miradas de Colombia – por qué no, del mundo entero – confluyeran en Valledupar para convertirla en la capital mundial del vallenato.

Si algo ha evolucionado en sus primeros 50 años de historia, es el Festival Vallenato. Ha evolucionado en escenarios. Ha evolucionado en organización y en su músculo financiero. Ha evolucionado en la inclusión de nuevos concursos. Se ha ganado un reconocimiento nacional e internacional. Se ha ganado en credibilidad…

Para enfocar la real dimensión de la evolución del festival vallenato, se acudió a una de las voces más caracterizadas de la vallenatía, Tomás Darío Gutiérrez Hinojosa – historiador, compositor, catedrático, rey de la canción inédita, organizador de festivales vallenatos y actual miembro de la Fundación Festival Vallenato – para que nos diera su percepción sobre dicha evolución y el impacto generado a la ciudad.

Revista Enfoque Vallenato: ¿Qué representa el Festival de la Leyenda Vallenata para la cultura colombiana?

Tomás Darío Gutiérrez Hinojosa: Es un icono de la celebración de una identidad cultural, regional, nacional e internacional, un modelo programado que se ha venido realizando en estos 50 años y ha dado magníficos resultados. Su objetivo es defender y promulgar una cultura tradicional que identifica y forja nacionalidad.

R.E.V.: ¿A su juicio, cual ha sido la evolución que ha tenido el Festival de la Leyenda Vallenata?

T.D.G.H.: El Festival Vallenato se creó en 1967, en principio para institucionalizar ‘Las Cargas de la Leyenda Vallenata’ (véase historia de Las Cargas  a partir del segundo párrafo del artículo Festival de la Leyenda Vallenata 50 años al son de caja, guacharaca y acordeón), pero alguien dijo: “vamos agregarle un concurso de acordeoneros.”  Eso era común en las fiestas realizadas en los pueblos de esta región. Actualmente hemos evolucionado en diferentes facetas, porque no todas las cosas que se hacen hoy se hacían en esa época, por ejemplo, el concurso de piquería y canción inédita.

R.E.V.: ¿Cuál ha sido la transformación de la ciudad con la evolución del Festival Vallenato?

T.D.G.H.: El desarrollo de la ciudad ha ido a la par con la evolución del Festival Vallenato, lo mismo que la música vallenata. Tengo que decir que cuando inició el Festival Vallenato, la música vallenata era una música regional para nosotros. Este evento posicionó la música vallenata, sin dejar por fuera la gestión diplomática de Consuelo Araujo Noguera en el círculo político y Rafael Escalona Martínez en el ámbito cultural; este tipo de personajes y la organización del Festival Vallenato hicieron que la ciudad se diera a conocer a través de su música.

R.E.V.: ¿Qué significado tiene para el Festival Vallenato el hecho de que el vallenato tradicional haya sido declarado Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad?

T.D.G.H.: Eso le da posicionamiento a la música y confirma que lo que hemos hecho vale la pena. Yo siempre he dicho, háyase declarado o no, ya el vallenato por su propia cuenta se había posicionado como patrimonio de la humanidad, por eso a mí me es indiferente que haya sido declarado o no, porque yo he salido del país y lo que más se menciona de nuestro país es la música vallenata.

R.E.V.: Para usted, ¿cuáles son los momentos más importantes en la historia del Festival Vallenato?

T.D.G.H.: La creación del festival, su primera versión, porque fue extraordinariamente sorpresiva, agradable e impactante, que un fenómeno humano como Alejandro Durán haya sido el primer rey, fue un privilegio para el festival vallenato, con ese acontecimiento empezó la música a dispararse. Después de diez años se le ocurrió a Consuelo Araujo hacer el rey de reyes, algo que le imprime un nuevo influjo al Festival Vallenato.

THOMAS DARIO GUTIERREZ (1) - copia

R.E.V.: ¿Qué se puede decir del Festival Vallenato en el mundo?

T.D.G.H.: El Festival Vallenato es un evento folclórico musical, reconocido en una considerable parte del mundo, no somos un evento simplemente nacional, somos realmente universales. Este evento ha ejercido una función formidable, sino se hubiera creado el Festival Vallenato, la música vallenata estaría tan olvidada como todas las demás músicas folclóricas de Colombia.

R.E.V.: Teniendo en cuenta que el folclor vallenato es la materia prima del Festival ¿qué falta para preservarlo?

T.D.G.H.: Folclor vallenato no solo es música, hemos descuidado algunos elementos de nuestro folclor, porque le hemos descargado más mano a esta, olvidando nuestro dialecto, gastronomía, danzas, entre otros elementos. Todo esto se da porque la sociedad se transforma, los valores culturales cambian, desaparecen. Entonces, estos elementos que hacen parte de la sociedad y se reflejan en la música, cuando dejen de existir, harán perder las columnas que sostienen la música vallenata; por mucho que luche el Festival, siempre tendremos resultados como los que estamos viviendo hoy, la adulteración de nuestra música por parte de una generación que ha resultado infiel a la identidad cultural nuestra.

R.E.V.: ¿A su criterio, qué personajes de la música vallenata faltan por homenajear?

T.D.G.H.: Hay personajes que no se han homenajeado y no se van homenajear, porque desaparecieron de la memoria de la gente; nosotros conocemos los juglares del disco hacia acá, porque el disco los hizo perennes. Pero hay muchos juglares formidables, responsables de lo que hoy somos, que no existieron en la época del disco y su número de canciones aparecen hoy con otros autores y ellos están olvidados. Por ejemplo, Sebastián Guerra, Fortunato Fernández, Manuel Medina Moscote, Chico Bolaños, Juan Solano, José León Carrillo Mindiola, Rosendo Romero Villareal, Goyo Muñoz, Octavio Mendoza, ellos son personajes de la época de Francisco ‘El Hombre’, con un repertorio mucho mayor que el de este personaje, se encargaron de crear las bases para que llegáramos hasta donde hemos llegado.

R.E.V.: ¿Qué hechos le han dado la importancia al Festival de la Leyenda Vallenata, para convertirse en un evento de talla mundial?

T.D.G.H.: La música, es la base del evento, impactante. Es una música folclórica atrevida, primitiva, hecha con instrumentos rústicos, acompañada de un canto extraordinario, rico desde el punto de vista gramatical y literario, no importa que el cultor de ese canto sea un analfabeto o un ilustrado, porque las canciones son extraordinarias, lo narrativo descriptivo convenció al mundo, un ejemplo es la Gota Fría, grabada por más de veinte agrupaciones de todo el mundo.

R.E.V.: ¿Considera que este nivel lo han logrado los precursores de este evento o la gente que se siente atraída por esta fiesta?

T.D.G.H.: Hay que conferirle el mérito a las personas que hemos tenido el Festival Vallenato sobre nuestros hombros, pero nada haríamos si la gente no tuviera la generosidad de concurrir al festival. Yo me lleno de satisfacción parándome en la tarima y mirar a casi treinta mil personas, nos visitan personas de otras regiones del país y diferentes partes del mundo, se ha vuelto casi que un dogma religioso asistir al Festival Vallenato.

R.E.V.: ¿En que beneficia el Festival Vallenato a Valledupar?  

T.D.G.H.: Los beneficios son de todos los tipos, por ejemplo, el significado económico de la concurrencia de visitantes, aumenta el tráfico de vehículos, debemos tener en cuenta que estas personas vienen es con dinero en el bolsillo a gastar. Además, el beneficio de nuestra imagen, el festival hace que se catapulte nuestra imagen, refuerza nuestra identidad cultural, a través de este evento le hacemos sentir a la nueva generación que no estamos equivocados y debemos seguir haciéndolo porque es lo que nos ha dado el valor cultural que el país nos confiere.

R.E.V.: ¿Considera que este evento está estratificado?

T.D.G.H.: Cuando el festival no era comercial y no se cobraba por nada, era tremendamente deficitario; por eso, los que habíamos sido directores del festival tomamos la determinación de crear la fundación y hacer que el festival fuera auto sostenible como son todos los eventos, fue la mejor decisión.

R.E.V.: ¿Qué podemos hacer para obtener mayor inclusión?

T.D.G.H.: Considero que no falta inclusión, porque no todas las personas que nos visitan vienen a disfrutar de los eventos comerciales, algunos prefieren disfrutar las eliminatorias de acordeón, estos eventos son gratuitos, otros prefieren conocer nuestros ríos, la gallera, el evento de las cargas en la plaza, entre otros puntos obligados que también son festival vallenato.

También hay involución

No queda duda de la evolución del festival vallenato, al punto de catapultar nuestra música y nuestra ciudad en los afectos de propios y visitantes…sin embargo, para muchos analistas también ha involucionado en otros aspectos, algunos de ellos sustanciales, tan evidentes que mereció un jalón de oreja de parte de la UNESCO al honrarnos con la declaratoria de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Hay que preservar ese patrimonio cultural, hoy perdiéndose en la insustancialidad de unas letras más para el mercado, inclusive foráneo, que para el folclor vallenato.

Asimismo, varios de los ritmos tradicionales, autóctonos, como la Puya y el Son se han venido a menos, cayendo en el círculo vicioso de ser interpretadas las pocas conocidas por casi todos los participantes en los concursos en sus diferentes categorías. De igual manera, la piquería, tan de las entrañas de nuestro folclor, parece en vía de extinción.

¿Acaso está nuestro folclor musical condenado a vivir tan solo de los clásicos del vallenato, sin nuevas composiciones capaces de supervivir al chaparrón inclemente del tiempo? la circunstancia de que otro tipo de música, como el reguetón, v.gr., llenen el espectro musical opacando un tanto al vallenato, es sintomático de una grave defección… el reto es grande, preservar la esencia del vallenato autóctono, y con él, la razón de vida de nuestros pueblos.

 

Por: Elisa Diazgranados

periodistaelisa@gmail.com

Deja un comentario

Top