Usted esta aquí
Inicio > Opiniones > EL DOLOR ARTICULAR

EL DOLOR ARTICULAR

En los miles de pacientes que he podido atender, siempre encuentro las mismas preguntas sobres sus músculos, huesos y articulaciones, así como preocupaciones sobre su futuro y su salud. Para mi es muy importante poderlos ayudar para que el dolor los deje en paz y también darles algo de tranquilidad a ellos y a sus familiares.

Cada paciente tiene su propia historia: la mayoría llevan mucho tiempo sufriendo de dolor, algunos llevan años, otros meses y los que cuentan con mejor suerte, llevan pocos días. Y digo que cuentan con suerte porque consultan rápido a un especialista, y esto es fundamental en los casos de artritis o reumatismo para evitar perder tiempo y que avance la enfermedad, ahorrando así malestar, dolor y dinero.

Existen más de 100 tipos de artritis; ‘itis’ significa inflamación, por lo tanto, artritis significa inflamación en las articulaciones; en la mayoría de los casos, esta inflamación va acompañada de dolor.

Así mismo existen más de 800 tipos de reumatismo, que pueden provenir de los más de 640 músculos que tiene el cuerpo humano, sumado a tendones, ligamentos y bursas.De ahí que lo primero es tener un diagnóstico preciso.

Para esto los especialistas realizamos un interrogatorio al paciente que incluye elementos esenciales como saber si la articulación duele cuando se hace alguna actividad física o cuando se está en reposo y la edad y género, indispensables porque según la etapa del paciente aparecen enfermedades más frecuentes que otras.

Con la historia clínica determinamos la predisposición genética. Así mismo procedemos con el examen físico integral; de ser necesario utilizamos la ayuda de exámenes de laboratorio. Por eso, cuando nos consultan por un dolor articular, se nos viene a la cabeza toda esta información y, como buenos especialistas, nos toca acomodarla en forma individualizada a cada persona que nos consulta.

Desafortunadamente hay muchos pacientes que acuden a doctores que no tienen el entrenamiento necesario para hacer un diagnóstico acertado; un mal diagnóstico en reumatología puede darse por confundir los síntomas de la persona y se le puede dar un tratamiento, pero sin saber qué tipo de artritis o reumatismo tiene. Y sin un buen diagnóstico es probable no recibir un tratamiento adecuado, aumentando las posibilidades de que la enfermedad siga avanzando.

Muchos pacientes me han contado que les han diagnosticado enfermedades graves, pero en realidad se trata de una patología más simple y, por supuesto, esto lleva a un desgaste físico y emocional para el paciente y su familia.

En otros casos el paciente tiene una enfermedad delicada y el doctor hace el pronóstico de una enfermedad leve y las consecuencias pueden ser fatales porque las enfermedades reumatológicas casi siempre comprometen otros órganos vitales.

Por ejemplo, un paciente que tenga lupus y no se lo diagnostiquen a tiempo puede tener una inflamación en el cerebro o los riñones y morir o quedar con secuelas de por vida.

La idea no es ser trágicos y fatalistas, sino generar conciencia de la importancia de acudir pertinentemente a un especialista del sistema locomotor, que es el que tiene que ver con los músculos, huesos y articulaciones. Si bien los reumatólogos son los llamados a tener mayor grado de experiencia en el manejo de las enfermedades reumáticas, existen otras especialidades afines que colaboran en su tratamiento, como la fisiatría, la ortopedia, la terapia física, la terapia ocupacional, la enfermería, entre algunas otras.

Lo más importante es que el paciente se convierta en su mejor aliado a la hora de buscar una mejoría: consultar a tiempo, hacer los ejercicios recomendados, tomar los medicamentos en la dosis y en el momento previstos por el especialista y llevar una vida más sana, son algunas de las cosas que solo puede hacer el paciente y que van a asegurar una mejoría.

Por: Rafael Valle Oñate,Rafael Valle Mercado

Especialistas en Coaching de Vida

 

Deja un comentario

Top