Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > El desempleo, un flagelo constante

El desempleo, un flagelo constante

Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

Los índices de desempleo en el país evidencian una fuerte crisis. Al parecer es un problema al que ni el sector público ni el privado han podido darle buenas riendas.

El informe: “Panorama Laboral de América Latina y el Caribe”, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), expone que hasta febrero del presente año Colombia ocupaba el segundo lugar con mayor índice de desempleo en Latinoamérica con una tasa de 10.8%, solo por debajo de Brasil con 12.2%, un panorama desalentador que deja en evidencia los infructíferos esfuerzos del gobierno por cambiar este flagelo.

Para el trimestre móvil junio-agosto, la tasa de desempleo disminuyó, llegó a 9.3%; sin embargo, no debe asumirse como una cifra alentadora, pues de los más de 50 millones de colombianos, tan solo 22 millones tienen alguna ocupación, que no siempre representa un empleo formal; además, los índices de informalidad, la ilegalidad y hasta el denominado ‘rebusque’ han aumentado considerablemente en todo el territorio colombiano.

La triste realidad de Valledupar

El panorama es aún más crítico en Valledupar, con el índice de desempleo más alto de sus últimos diez años, 15.6%, según el reporte del DANE correspondiente al mes de mayo de 2018, reporte que, además, la ubica como la tercera ciudad con el mayor número de personas sin empleo en Colombia, solo superada por Quibdó (18%) y Armenia (15,9%).

Según Dewin Pérez, director del Observatorio del Mercado Laboral de Cartagena y Bolívar, “en esta ciudad (Valledupar), las condiciones laborales son deficientes y los índices de informalidad y empleos de rebusque van en aumento. De cada 100 trabajos, 57 son precarios”.

Respecto a la informalidad, la Cámara de Comercio de Valledupar identificó en su último estudio que hay 2.200 vendedores ambulantes y estacionarios en las seis comunas del municipio; de ellos, al encuestar a 1.577 se concluyó que al 45% no le interesa formalizar su actividad económica, pues desconocen los beneficios de formalizar su trabajo; algunos otros aseguran que no encuentran apoyo y que les parece engorroso el trámite para la formalización.

La realidad demuestra que no hay una política pública de empleo eficiente. Incluso, hay quienes afirman que el tema del empleo no ha sido prioridad de la actual administración.

Por ejemplo, para el coordinador del Observatorio Regional de Mercado de Trabajo del Cesar, Alex Castrillo, “las personas se están desestimulando a conseguir empleo en Valledupar porque los salarios son bajos, porque no encuentran los empleos para los cuales se formaron en su vida académica y no alcanzan sus expectativas de tiempo, salario y capacidad. Hay un desestimulo hacia quienes van a buscar trabajo porque la ciudad no está creando las oportunidades laborales para que las personas se enganchen”.

Sin embargo, Robert Murgas, director de desarrollo y empleo de Valledupar, manifiesta que en el municipio sí se está trabajando, sobre todo en tres puntos: (i) atraer nuevas inversiones, (ii) consolidar las existentes y (iii) en la generación de emprendimiento.

“Sobre el primero, se encuentra en el concejo de Valledupar, aprobado en primer debate, el proyecto del estatuto tributario, el cual va a crear unos incentivos especiales para atraer inversionistas. Consiste en incentivos hasta del 100% de descuento de la tarifa a aquellas personas que creen nuevas empresas y que generen por lo mínimo 10 empleos”, indicó Murgas. Además, agregó, “en materia de emprendimiento se impulsa la economía naranja, se han realizado ferias de fortalecimiento empresarial y han creado convocatorias para acompañamiento en marketing digital”.

Ahora resta que la puesta en marcha de esos tres puntos refleje un cambio en los deficientes indicadores de desempleo en la ciudad.

Pero, ¿por qué hay desempleo?

Expertos, analistas, líderes gremiales y empresarios, muchos de ellos consultados por Enfoque Vallenato, analizan constantemente las causas de este problema.

En Valledupar, en Colombia y en el mundo, las causas son similares:

El aumento de la población

Pareciera que no se calculara que, así como la población crece, debe crecer el empleo; que las personas aptas para trabajar aumentan día a día, luego, entonces, las oportunidades deben estar paralelas. Las condiciones demográficas deberían estar ligadas a las políticas públicas para generar más empleo.

Estefano Farné, director del Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social de la Facultad de Economía de la Universidad Externado de Colombia, indicó que en los últimos 6 u 8 meses la tasa de crecimiento del empleo está alrededor del 0,5% y la población está creciendo alrededor de 1,3% o 1,4%, es decir, la población está creciendo casi tres veces por encima del empleo. Bajo estas circunstancias, difícilmente podrá disminuirse el problema.

En el caso concreto, Valledupar es una de las ciudades que más crecimiento demográfico ha tenido en los últimos 20 años; ha pasado de alrededor de 330.000 habitantes en 1998 a cerca de 500.000 en la actualidad.

Academia

“Tenemos un gran problema. Desde los inicios de la formación no se están proveyendo herramientas para ser competitivos. La academia no forma para ser auto empleador o emprendedor”, es la percepción del director de la Federación Nacional de Comerciantes de Colombia- FENALCO- regional Cesar, Octavio Pico Malaver.

El líder gremial sostiene que debería haber elementos que fueran formando al educando para ser dueño de su propio destino, ofreciendo programas que sean pertinentes a la realidad económica de la región, por ejemplo, profesionales en turismo en respuesta a la fuerza turística que ha tomado el departamento.

Otro experto también aporta su punto de vista en este aspecto, se trata de Mario Valencia – Director de Cedetrabajo – quien indica que “la academia, como hoy la conocemos, está muchas veces desligada de las problemáticas regionales y locales. No se involucran en los problemas políticos, económicos y sociales del país, lo que en muchos casos raya en la complicidad con las desastrosas políticas que impiden el desarrollo económico”.

Edad

Muy jóvenes o muy adultos, ese es el dilema. Para quienes pasan al ‘cuarto piso’ las probabilidades de trabajo disminuyen. Según encuesta de la agencia de empleo – Adecco, “los colombianos entre los 42 y 45 años empiezan a sentir muchas más dificultades a la hora de conseguir trabajo”. Además, este mismo estudio revela que los contratos de término fijo se aplican en mayor medida a personas menores de 40 años.

Pero también está el otro extremo, los jóvenes, a quienes se les exige años de experiencia para poder laborar siendo apenas recién egresados, y es entonces cuando se suman a los desempleados del país.

Desempleo Juvenil

De acuerdo a lo mencionado, a los jóvenes también se les subestima, se les ofrecen bajos niveles salariales pues tal como lo indica el director de Cedetrabajo, Mario Valencia, “muchas veces son considerados ‘inexpertos’, a pesar de contar con capacidades de desempeño”.

Además, el número de jóvenes aumenta considerablemente. McDonald’s, la cadena de restaurantes más famosa del mundo, identificó en un estudio que los jóvenes constituyen el 40% de la población mundial y casi uno de cada cuatro (21.8%) no tiene empleo, educación o capacitación.

En el caso de Colombia, según el DANE, a 2018 existen 12’768.157 jóvenes entre 18 y 28 años, es decir, el 27% de la población y 3’400.000 de estos jóvenes no tienen empleo.

En la capital del Cesar también abunda la juventud, sobre todo, aquella que no tiene empleo. El 58% de los desempleados en Valledupar son jóvenes entre los 18 y 28 años, esto representa cerca de 14.000 jóvenes aptos para trabajar sin oportunidades laborales.

‘La Ley del primer empleo’, es una estrategia de gobierno nacional que busca hacerle frente a este problema. Sin embargo, no ha mejorado estos indicadores.

Apoyo al emprendimiento

De nuevo los estudios demuestran que hace falta el impulso y apoyo al emprendimiento. Global Entrepreneurship Monitor (GEM) de Colombia (2017), indicó que el 53% de la población colombiana expresó su intención de crear empresa en los próximos tres años, pero tan solo el 16% lo hicieron realidad.

“El emprendimiento está mal entendido en el país, porque se piensa como unas personas que se sientan en un computador a inventarse cosas maravillosas. Si usted pone a Elon Musk en Valledupar, en Medellín o en cualquier otra ciudad del país, a los 6 meses ya ha buscado la forma de irse o ha fracasado. El problema no es de superación personal, sino de decisión institucional”, es la percepción del analista Mario Valencia.

En Colombia sí se han realizado esfuerzos por impulsar el emprendimiento. Por mencionar solo un par de ejemplos, encontramos al Fondo Emprender del SENA o las convocatorias de Apps.co, sin embargo, parece que no se está estudiando el mercado como es debido, pues una vez ideado el negocio hay que cubrir fases fundamentales como la rentabilidad y el sostenimiento, aspectos en los que se está fallando.

“Para crear algo que funcione debe existir toda la cadena de emprendimiento, siendo lo último la comercialización y la permanencia en el mercado; pero está reflejado que con el estudio de la viabilidad no somos tan certeros, y lo que viene es la frustración y pérdida de recursos y esa persona pasa a ser desempleado”, expresó el director de Fenalco-Cesar, Octavio Pico.

“El emprendimiento está mal entendido en el país, porque se piensa como unas personas que se sientan en un computador a inventarse cosas maravillosas. Si usted pone a Elon Musk en Valledupar, en Medellín o en cualquier otra ciudad del país, a los 6 meses ya ha buscado la forma de irse o ha fracasado. El problema no es de superación personal, sino de decisión institucional”

Falta de articulación

Los analistas consultados coinciden en afirmar que hace falta articulación entre el sector público y privado en la generación de empleo.

El ex director de la Caja de Compensación Familiar del Cesar, Ernesto Orozco, también ha estudiado el tema, en especial en el Cesar, y su capital, considerando que la administración local, departamental y la empresa privada deben tomar decisiones audaces, crear programas para atraer nuevas inversiones y sistematizar todo el potencial que tenemos en Valledupar.

“Tiene que ser un compromiso de todos, no podemos hacer cosas aisladas, tiene que ser la unión entre lo público y lo privado. Lo público tiene que darle garantías al sector privado, que es el que tiene que hacer las inversiones, esas garantías se dan con buenos servicios públicos, con seguridad, con unos impuestos asequibles, con estímulos tributarios para que hagan inversiones en el municipio”. De otro lado, Orozco considera viable la potencialización de la economía naranja apoyada por el presidente Iván Duque como un motor para jalonar empleo.

Estas son tan solo algunas de las causas que tienen injerencia en el desempleo. Otra podría ser la migración venezolana, para unos agravantes del flagelo, para otros tan solo un mito, pues otras ciudades con mayor número de migrantes como Barranquilla y Santa Marta no tienen la tasa de desempleo que tiene Valledupar.

***

En fin, si bien combatir el desempleo no es responsabilidad exclusiva del Estado, sí debe ser el garante de un entorno apropiado para el empleo para que así el sector privado, la academia y la misma sociedad, puedan aportar a una solución efectiva, un entorno en el que todos los actores del sistema laboral tengan unas condiciones en el cual puedan interactuar y se vuelva dinámico el mercado laboral.

Estado, gremios, academia, tienen que trabajar juntos para crear riqueza, para hacer de Colombia un país más competitivo, invertir en ciencia y tecnología. Y como aspecto infaltable, tal como lo menciona el director de Cedetrabajo, “la educación es parte esencial en cualquier aspiración laboral, de allí se deriva la exigencia salarial y las condiciones del trabajo”.

Si bien combatir el desempleo no es responsabilidad exclusiva del Estado, sí debe ser el garante de un entorno apropiado para el empleo para que así el sector privado, la academia y la misma sociedad, puedan aportar a una solución efectiva

Deja un comentario

Top