Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > El efecto naranja de un lanzamiento

El efecto naranja de un lanzamiento

Por: Fabián Dangond Rosado*

TW: @ingdangond

Dentro del ecosistema naranja de la ciudad de Valledupar, el festival vallenato es, sin duda, el gran evento donde las actividades creativas y culturales (arte, cultura, tradiciones ancestrales, patrimonio, televisión, prensa, eventos musicales, concursos y conversatorios), se armonizan con el turismo, la gastronomía, el transporte y otros sectores para dinamizar la economía de la ciudad.

Sin embargo, durante los últimos años la economía naranja de la ciudad ha evidenciado en los lanzamientos musicales de las agrupaciones vallenatas, una opción viable para incrementar el consumo de bienes y servicios asociados a las industrias creativas y culturales.

Anteriormente, los lanzamientos de los artistas vallenatos eran medidos por dos factores principales. El primero, determinado por el número de copias que se lograran vender el día que salía la producción al mercado; el segundo se definía por el número de seguidores que lo recibían cuando el artista llegaba a la ciudad.

En ese sentido, uno de sus más grandes exponentes fue Diomedes Díaz. Los lanzamientos del artista iniciaban con el anuncio de las millonarias ventas,seguido de un río de fanáticos que lo acompañaban con caravana y coreando sus canciones desde el aeropuerto hasta la plaza pública donde éste se presentara.

Por años, la salida al mercado de las producciones musicales de Diomedes fue el referente para los demás artistas de música Vallenata, dado que el artista lograba congregar de manera libre y gratuita a fanáticos en lugares y avenidas de la ciudad. Fieles a la costumbre, las agrupaciones tradicionales y la nueva ola del vallenato, siguieron replicando la forma de hacer sus lanzamientos. Sin embargo, la tecnología y los nuevos escenarios para eventos cambiaron la forma y los canales por los cuales los artistas exponen sus trabajos, los fanáticos viven el lanzamiento y la interacción de estos, fortalece la estructura económica de la ciudad.

Desde que se dio la transición de las plazas al parque de la leyenda vallenata, el primer artista en llenar este escenario, sin costo de ingreso, fue Silvestre Dangond; hecho que lograron emular Peter Manjares y el gran Martín Elías. De acuerdo al portal de comercialización de boletería (ticketshop, 2018) el día del lanzamiento del trabajo musical ‘Esto es Vida’, se congregaron 18.200 personas en el parque de la leyenda. Esta cifra es realmente importante, ya que al comparar con el aforo del festival vallenato 2018, equivale al 27,02% de las entradas ofertadas por los eventos privados, al 36,9% de la taquilla ofrecida de la FFLV y al 12.1% de las personas que ingresaron a la ciudad durante la versión 51 del festival  (CCV, 2018).

Silvestre Dangond, con su nuevo álbum, impuso un nuevo desafío a los demás intérpretes del vallenato, llenando nuevamente el parque de la leyenda, pero esta vez con costo de ingreso para los asistentes al concierto. Según datos del portal (ticketshop, 2018) el ingreso estimado de taquilla se calculó en $958.000.000 (servicio incluido). Al comprar el ingreso, este representa el 7,13% de la taquilla de la FFLV, el 7,94% de los eventos privados y 3,76% de la taquilla total de los conciertos ofertados durante el festival vallenato 2018 (Ramírez, 2018).

Hoy en día, además de las ventas del Cd, los músicos usan las plataformas tecnológicas como avenidas y plazas modernas donde pueden medir cómo están llegando a más usuarios en todo el mundo. Con estas herramientas de soporte a la creatividad, registran constantemente las reproducciones de Streaming (YouTube), las digitales (Deezer y Spotify), el número de descargas (iTunes y Google play) entre otras aplicaciones, lo que ha representado una nueva fuente de ingreso por ventas para los sellos discográficos y de derechos de autor para creadores, intérpretes, compositores y músicos.

Es indiscutible el crecimiento que el género Vallenato ha tenido, cruzando las fronteras más allá de lo que cualquiera de sus Juglares y precursores pudo alguna vez imaginar. La Fundación de la Leyenda Vallenata es, sin duda, una gran empresa cultural que agita la ciudad al ritmo de la Economía Naranja, razón por la cual este fenómeno económico debe ser ampliamente entendido por todos los actores y gestores culturales.

Por ejemplo, los asistentes a la versión 51 del festival vallenato disfrutaron de 396 horas de entretenimiento. Esta cantidad de contenido audiovisual generado, es igual a 474 capítulos de una serie de Tv. “Esto equivale a ver los 22 capítulos de la serie española más vista en Netflix (La casa de papel) 22 veces o los 32 capítulos de la novela Escalona 15 veces”.

Esto abre la puerta a un mercado de distribución digital de contenido multimedia a través de portales web o aplicaciones móviles que, si sumamos los restantes festivales de la región, podríamos tener una plataforma de servicios de Streaming generadora de nuevos empleos e ingresos que ayuden a la sostenibilidad de los festivales.

En conclusión, al igual que los músicos, la economía naranja de la ciudad necesita herramientas de soporte para desarrollar, fomentar, incentivar y proteger a las industrias creativas de la ciudad. Conocer el comportamiento de estos sucesos permitirá orientar toda la información que se obtenga para aprovechar el aumento de personas y recursos durante los lanzamientos musicales y convertirlos en eventos de ciudad que ayuden a mantener la dinámica económica de generación de empleos y nuevas fuentes de ingresos durante las temporadas que los empresarios clasifican como periodos muertos después del Festival de la Leyenda Vallenata.

Los elementos de la economía naranja son tan reales que deben ser tenidos en cuenta como un recurso cultural y turístico ilimitado que nos serviría para disminuir nuestra dependencia de recursos no renovables, y convertirlo en un importante pilar que genere nuevas fuentes de empleo, ingresos y oportunidades para los artistas, empresarios, gestores culturales y demás actores asociados al entorno cultural. Esta generación tiene en la Economía Naranja una herramienta para potenciar las industrias creativas y culturales como pilares del desarrollo social, económico, cultural y ambiental de la región.

Conocer cómo se comporta este sector podría ayudar a que los proyectos y propuestas logren integrar a los festivales en todas las políticas y programas de desarrollo local, regional y nacional a través de un modelo sostenible e innovador de cooperación y desarrollo social. Los emprendimientos culturales alrededor de la música Vallenata tienen el potencial de desarrollar una industria creativa, de entretenimiento y cultural de impacto real en la economía de la región.

*Desarrollador Social

Asesor en emprendimiento e industrias creativas y culturales del Festival de la Quinta.

 

Bibliografía

CCV. (31 de Mayo de 2018). appccvalledupar.co. Recuperado el 05 de Junio de 2018, de http://appccvalledupar.co/timeit/BibliotecaVirtual/libros/105459Balance%20Comercial%20y%20Turistico%20Festival%20Vallenato%202018.pdf

Ramírez, A. B. (14 de Mayo de 2018). elpilon.com.co. Recuperado el 7 de Junio de 2018, de http://elpilon.com.co/3-600-empleos-directos-se-generaron-en-el-festival/

ticketshop. (1 de 05 de 2018). Recuperado el 5 de Junio de 2018, de https://ticketshop.com.co/site/2018/05/16/lanzamiento-esto-es-vida-de-silvestre-dangond-valledupar/

Deja un comentario

Top