Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Diana Burco: Una historia nominada

Diana Burco: Una historia nominada

 Por: Fabrina Acosta Contreras

La única verdad es la música

Jack Kerouac

Diana es una mujer valiente, creativa y apasionada, la música es su propósito y el acordeón su amor real y eterno; en su adolescencia descubrió ese universo de poder transformador que se abre y cierra en el pecho, ese amor la llevó a emprender el viaje al Caribe para conectarse con la esencia de la música vallenata y entre maestras como su mentora Rita Fernández, aliados y amigos tejió un lazo indestructible con la misión que tiene como artista.

Quienes le conocemos podemos afirmar que es un ser de luz, con una disciplina admirable y un carácter que sorprende a su corta edad, ella sabe que nació para crear nuevas realidades y definitivamente está comprometida con no ser inferior al reto de hacer música con propósito.

Cantautora y acordeonera

Diana canta, compone e interpreta el acordeón, no tiene otro camino sino el de la música (en el sentido más universal que nos podamos imaginar); desviste sus sueños, demuestra su amor por Colombia, el respeto por el vallenato y la cumbia en cada canción que crea desde la esencia de su ser, le canta al amor, al dolor, a la esperanza con el poder femenino que no se desliga de la estética cautivadora, con una fuerza que no se debilita ni por los más necios ataques patriarcales que no aceptan a las mujeres como protagonistas, vivas y empoderadas, sino que quieren seguirla ubicando en un paradigma de debilidad y exclusión. Ella asume con contundencia el talento que la vida le dio desde antes de nacer y crea música que une las culturas que hacen de nuestro país un escenario diverso y mágico.

La valentía de la independencia

Diana demuestra que las mujeres y la juventud empoderada, no esperan la transformación sino que la propician, por ello emprendió un camino que exigió dedicación, disciplina y mucha creatividad, el de hacer su primera producción musical con nueve canciones de las cuales 8 son de su autoría, un álbum que lleva su nombre y su vida entera, uno que ella ama como ese primogénito musical al que le ha entregado todo; en este sentido, aplica la metáfora de un parto que después de pujos, malestares, emociones y desafíos otorga la felicidad de abrazar esa vida que se gestó; es preciso resaltar que su hijo musical es un producto independiente, como ella afirma “hecho de manera artesanal y  con todo el corazón”, cuando habla de su disco se siente que se desprende de ella una fuerza sublime que se puede traducir en amor puro por la música.

La nominación al Grammy latino

Diana es la primera mujer acordeonera nominada a estos premios, una nominación con esencia ganadora, porque demuestra que quien cree, logra y quien tiene talento no necesita de otras palancas sino que le basta con su entrega y firmeza; está compitiendo con cantantes de talla internacional y algunos que llevan más tiempo en la música del que tiene ella en esta vida, pero ella sabe lo que es como artista y respeta a todos pero no camina con miedo, ni inseguridad; cuando toma su acordeón y canta exalta al género femenino y su natural resiliencia, muchos estarán preguntándose quien es ella, porque no tienen referentes comerciales de su trayectoria, otros celebran esta merecida nominación porque han deleitado canciones como Juan, Deja, En la otra vida, Este camino sin ti, Los novios o Carmelina, pero al final lo cierto es que esta mujer joven con determinación e independencia porque es de las mujeres que tiene claro que no quiere nada regalado, ha inmortalizado su nombre pues su nominación partió la historia no en dos sino en varios pedazos y paralelamente hace un llamado desde el amor y la contundencia a las mentes machistas, para que de una vez por todas transformen sus visiones excluyentes hacia las mujeres y dejen de verlas como competencia para tejer fortalezas incluso desde las diferencias.

Un mensaje contundente

La nominación de Diana Burco ha generado que muchas personas, pero especialmente las mujeres se inspiren a seguir luchando por abrirse camino en la música, muchos dirán que “histeria” han formado las mujeres por esta nominación, no es histeria, es sororidad porque es que hemos comprendido que si una de las nuestras logra sus sueños todas ganamos (hermandad), que tiemble el machismo porque esta bonita causa musical femenina arrancó y no está dispuesta a frenar. No tengo dudas que Diana puede y tiene con que ganar.

Y cierro estas letras afirmando que el poder de las mujeres y la música no tiene límites, gracias Diana Burco Eva musical aliada de la causa social (Evas&Adanes), por inspirarnos a seguir firmes.

Deja un comentario

Top