Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > COWORKING SE FORTALECE EN ALGUNAS CIUDADES DE COLOMBIA

COWORKING SE FORTALECE EN ALGUNAS CIUDADES DE COLOMBIA

Por: Liseth Pana Torres

El mundo da muchas vueltas, por supuesto que sí. Aunque suene a cliché o frase de cajón son innegables los giros y la evolución que ha tenido el mundo en cuanto temas científicos, educativos, tecnológicos y medio ambientales.

Resulta interesante imaginarnos cómo será nuestra vida en diez años y qué nos deparará el futuro teniendo en cuenta que las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento han cambiado nuestro día a día.

Y es que no vamos tan lejos. Si entramos a diferentes portales de Internet, descubriríamos innumerables artículos sobre los avances de la ciencia y diferentes innovaciones para el año 2025, entre las que destaco la reducción de la demencia, la prevención de enfermedades como la diabetes tipo. Ah, y el transporte eléctrico será norma.

Mientras nos imaginamos cómo será nuestra cotidianidad en unos años, resalto la capacidad que ha tenido el hombre para cambiar el concepto de lo que antes parecía imposible. ¿Algún día imaginó que una sola persona o un pequeño grupo de personas pudiera desarrollar el trabajo de grandes compañías multinacionales que se destacan por el volumen de sus empleados?

¿Imaginó, además, que un grupo de personas o profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores pudieran integrarse para compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de forma independiente y compartir sueños, ideas y gastos?

Quienes en realidad lo imaginaron decidieron materializarlo y construir un nuevo concepto que llamaron coworking.

El coworking encierra lo descrito anteriormente, el nombre significa en español trabajo colaborativo. Esta llamativa idea del trabajo compartido nace a finales del siglo XX, pero el término ‘coworking’ apareció en 1962 haciendo referencia al trabajo colaborativo entre Dios y sus ayudantes.

Después de muchos años de creado el concepto, se funda en Berlín la C-Base, uno de los primeros hackerspaces del mundo. Se trataba de lugares físicos donde las personas trabajaban y se conocían, compartían ideas, sueños, experiencias y anécdotas. Así, entonces, estamos delante del antecedente más claro de los espacios de coworking.

Años más tarde, en 1999, el concepto coworking se materializó. En primer lugar, Bernie DeKoven inventó el término para describir el trabajo colaborativo a través de ordenadores; y meses después se creó en Nueva York el primer espacio de coworking, 42 West 24, una oficina que aún hoy continúa ofreciendo sus servicios. Y aunque se atribuye a Estados Unidos el mérito de los espacios de coworking, en Europa también hicieron sus pinitos países como Alemania o Austria.

Hoy, en Colombia, el tema ha cobrado una gran importancia, especialmente en ciudades como Bogotá, Barranquilla y Medellín, esta última con experiencias exitosas de coworking en las que se destaca que en la actualidad los nuevos empresarios buscan optimizar la productividad, ampliar conocimientos, posicionar y mejorar la imagen de su empresa, ampliar su red de negocios, potencializar la creatividad, encontrar aliados estratégicos y, sobre todo, ahorrar costos fijos teniendo en cuenta que la creación de empresa implica una inversión significativa que puede disminuir si encuentra espacios de coworking para el inicio y fortalecimiento empresarial.

Guillermo Henao Gallón creó ‘Coecoworking’ en la ciudad de la eterna primavera. Allí podrás encontrar espacios de trabajo fijos y flotantes, oficinas independientes o compartidas con otras empresas. Los interesados pueden disfrutar de espacios comunes como la sala múltiple, sala de juntas, zonas verdes, patio interno y el café Arnulfo, pensado para que la experiencia en el trabajo sea distinta, amena y muy enriquecedora.

Según Henao Gallón, en Medellín el concepto nació hace aproximadamente tres años y de ahí en adelante empezaron a surgir un sinnúmero de espacios de trabajo compartidos, especialmente el 2016 fue un año en el que los coworking se dispararon y se abrieron más o menos ocho espacios, “eso nos habla de que el modelo como tal es válido y está cobrando mucha fuerza en la ciudad”, anotó el creador de Coecoworking.  

¿Cómo nace la idea?

Coecoworking en Medellín nace como resultado de un emprendimiento de Guillermo Henao y dos amigos de infancia, quienes se asociacoworkingron y decidieron trabajar en varios proyectos de los cuales se desprendió la necesidad de un espacio físico. Tanto Guillermo como los socios buscaron coworking en la ciudad y por diferentes razones no se sintieron a gusto; entonces decidieron abrir su propio espacio porque descubrieron el potencial que tenía el modelo que ellos querían implementar.

Lo que más destaca Henao al implementar este espacio, es la relevancia de reunir en un mismo lugar a desarrolladores Web, publicistas, ingenieros, abogados, contadores, comunicadores, entre otros, que conformaban una comunidad muy interesante que puede aportar a cualquier proyecto que nazca o se trabaje en Coecoworking. ¡Y lo hicieron posible!

Para Henao la experiencia ha sido muy buena. Por ejemplo, a Sebastián Zapata, desarrollador Web y uno de los primeros en llegar a Coecoworking, le nació la idea de crear el curso dicta en este momento de desarrollo Web, que ya va por su segunda edición.

“Los estudiantes están muy contentos y el curso dictado en nuestro espacio ha traído muy buenos resultados. De igual forma, para los extranjeros que viven esta experiencia, estos espacios son maravillosos ya que para ellos es difícil estar por fuera de su tierra porque no conocen leyes y mucho menos cómo funcionan las cosas en otro país, entonces coworking ha sido de gran aporte porque les hemos ayudado mucho en todo sentido, porque tienen proyectos grandes en los que necesitan saber cómo funciona una empresa, cómo constituirla y cómo moverse; gracias a nuestro apoyo los han sacado adelante”, explicó Henao Gallón.

¿Cómo es la experiencia coworking?

En cuanto a esta experiencia, Sebastián Zapata Mardini, Ingeniero Electrónico y Full Stack WEB Developer, explicó que la mayoría de empresas que van a los coworking son las que están empezando, algunas son de base tecnológicas y otras no. Son equipos pequeños, no más de 15 personas, que pueden interactuar con diferentes profesionales, lo cual genera interdisciplinariedad; entonces, un espacio de coworking es muy enriquecedor porque se encuentra en un solo espacio todo tipo de profesiones.

Para Zapata Mardini, en coworking se generan sinergias muy interesantes, nuevas ideas y conceptos de los que van surgiendo otras iniciativas. “En términos de ecosistemas de emprendimiento e interacción con la gente me parece que vale le pena ciento por ciento. En un espacio de coworking es mucho más flexible asumir los primeros costos que tiene empezar un negocio, sobre todo en los primeros meses que se busca el punto de equilibrio y la rentabilidad no es tan alta. Para mí los coworking son muy provechosos para las empresas en etapas muy tempranas”, indicó el desarrollador.

Zapata también manifestó que si vas a un coworking a partir de tu trabajo personal e independiente es muy bueno, porque en su caso es muy importante separar los espacios; una cosa es estar en casa descansando y otra cosa es tener un espacio físico para trabajar en donde realmente se produce.

“Para mí la experiencia ha sido satisfactoria. Empiezas a conocer gente que está dedicada a tu profesión. En mi caso es muy común que las personas trabajen remoto, entonces nosotros no tenemos contacto físico con otros desarrolladores; por esta razón, en estos espacios sí se conoce gente que llega con nuevos conocimientos, otras tendencias y tecnologías. Vale la pena ese intercambio de conocimiento. Soy usuario de coworking hace 4 años y me quedé en éste porque me queda cerca a la casa, es económico y me gusta el ambiente”, enfatizó el usuario coworking.

Deja un comentario

Top