Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Colombia, a matar el miedo contra Polonia para seguir vivo en Rusia

Colombia, a matar el miedo contra Polonia para seguir vivo en Rusia

“Si ganamos jugando bien, mejor porque da confianza. Pero si a mí me preguntan, yo quiero ganar, y el domingo hay que ganar como sea”. Podríamos pasar días enteros tratando de encontrar un mensaje más preciso, más acertado, más directo y no nos acercaríamos a estas palabras de Falcao sobre lo que debe pasar este domingo, en el Arena Kazan contra Polonia. “Como sea”. Ganar y luego pensar y analizar y corregir y hablar. Después. Ya habrá tiempo para todo eso. Ahora sólo importan los tres puntos.

 No ha sido fácil el duelo, que se ha tenido que hacer a empujones, con esa prisa incómoda que no deja sentir ni pensar. Pero es lo que impone un Mundial, donde el error y la solución se beben en el mismo trago.

Lo bueno, otra vez citando a Falcao, es que hay seis puntos en juego y que estos tres pueden ser el remedio para olvidar el traspié de Saransk. Lo malo, que es un arma de doble filo: es cierto que habrá que salir a imponer la ley tricolor desde el pitazo y que en la búsqueda de un gol hay que dejar la piel, pero también es verdad que si se cuela un nuevo error, si a la cancha se lleva la ansiedad y la culpa de haber caído contra Japón, el tránsito será torpe, sombrío e insulso.

Hay que ser pacientes pero intensos, agresivos pero precavidos, inteligentes pero arrolladores. Soltar un golpe letal y volver a la esquina propia en el ring casi en el mismo movimiento. Es la batalla que decidirá la guerra. Si no se gana esta, ya no vendrán otras. ¿Se entiende?

Así que, más allá de una idea táctica que se trabaja bajo el máximo sigilo, en un retiro a una hora de Kazán donde se refugia el equipo de lo bueno y de lo malo, será la cabeza más que los pies lo que haga la diferencia contra Polonia.

Saberse capaz y luego demostrárselo. En ese orden de prioridades logrará Colombia revertir el paso en falso del debut y volver a sentirse uno de los fuertes del grupo H.

El regreso de James al once titular ya es el comienzo de una solución. Pero para que pese, hay que darle apoyos y no problemas, abrirle espacios para que coincida con los atacantes, aliviarle el trabajo de desgastarse chocando contra la barrera rival. Así y solo así tendrá importancia el regreso del 10. Así y solo así vendrá el momento esperado por millones: ¡un gol de Falcao en un Mundial!

Después será el momento de confiar en la experiencia. En la de las figuras y en la de los obreros, en los Ospina, Zapata y Aguilar que entienden como nadie lo que piden los partidos en estas instancias. Pero también en los Quintero y Uribe y sus ganas de ‘tragarse el mundo’ y en los Mojica y Dávinson y Lerma, matando ya los nervios del estreno y a disposición cuando busquen soluciones en el banco. Antes y después de Japón las respuestas estaban en ese grupo de 23. Y allí siguen. Nada ha cambiado.

Al frente estará un equipo polaco con idénticas urgencias y metas y obsesiones y el eterno riesgo de Lewandowski. Pero ni él es el único peligro ni Colombia debe esconderse tras la excusa de la amenaza para no asumir su realidad: tomar las riendas del partido desde el pitazo, decidiendo su destino y no especulando con las circunstancias, es ahora una obligación.

El miedo acecha desde la esquina oscura de la eliminación. Matarlo será la primera tarea en el Arena Kazán. Después se trata de hacer lo que se sabe, de jugar fútbol y tener fe. Parece más sencillo de lo que es en realidad. Pero es el único camino que hoy le queda a Colombia.

Alineación probable:

Colombia: David Ospina; Santiago Arias, Yerry Mina, Cristian Zapata, Johan Mojica; Wilmar Barrios, Abel Aguilar; Juan Guillermo Cuadrado, James Rodríguez, Mateus Uribe; Falcao.

Por: Jenny Gámez
Editora Futbolred
Enviada especial a Rusia

Deja un comentario

Top