Usted esta aquí
Inicio > En Actualidad > Aguacate Hass, una apuesta productiva del Cesar

Aguacate Hass, una apuesta productiva del Cesar

El aguacate es un particular alimento apetecido y reconocido por sus cualidades nutritivas, es uno de los frutos más completos y saludables de la naturaleza. Contiene vitaminas, minerales, ácidos y aminoácidos en mayor cantidad de la que podría encontrarse en cualquier otra fruta.

En lo que respecta a la salud del hombre, tan solo por mencionar alguno de sus beneficios, aporta Vitamina E, que contribuye al retraso del envejecimiento; Omega 3, que favorece al sistema cardiovascular; Magnesio, para el funcionamiento del sistema nervioso, muscular e inmunológico; Ácido Fólico, recomendable para las mujeres en etapa de gestación; Potasio, que evita la retención de líquidos, y es rico en fibra, lo que regula los niveles de azúcar en la sangre. Por si fuera poco, como tratamiento cosmético y de belleza, también posee bondades inigualables.

Su cultivo

Es fundamental tener en cuenta las condiciones ideales para el cultivo de aguacate para garantizar una buena producción.

Debe sembrarse en zonas con una temperatura de 20 a 26°C, una precipitación entre 750 y 2500 m2/año, la altura sobre nivel del mar debe ser de 0 a 1.500 metros, una humedad relativa entre 70% y 80%, y se requieren suelos francos, franco arenoso y franco arcilloso, que sean profundos y con un PH del 6.5 con un buen drenaje. Estas serían son las condiciones agroecológicas correctas para una producción satisfactoria.

Su rentabilidad

En su primera cosecha, un campesino o cultivador puede invertir alrededor de 17 millones de pesos por hectárea, usando las especificaciones técnicas requeridas para el cultivo, como el sistema de riego y la supervisión y capacitaciones de expertos.

El cultivo de aguacate empieza a ver sus frutos o producto a los tres (3) años de su siembra, aunque es a partir de los cinco (5) años cuando la producción empieza a estabilizarse.

Según expertos en la materia, el área mínima rentable es de 2 hectáreas, que dejarían una utilidad de 24 millones de pesos al año.

Producto de Exportación

Some avocado wholes and halves.

En el mercado existe una gran variedad de aguacates, entre los que se encuentran el aguacate Lorena o papelillos, el fuerte, zutano, criollo, entre otros. Sin embargo, actualmente el mundo está pidiendo una clase especial de aguacate, el aguacate Hass, cuyo origen es California, variedad que cumple con las características requeridas – tiempo y nivel de maduración, grosor de su cascara, tamaño y, como aspecto infaltable, sabor – para su exportación.

El aguacate Hass, además de ser el alimento preferido por millones de personas gracias a los requerimientos nutricionales que logra satisfacer, hoy se convierte en el producto estrella de Colombia, generando grandes rentabilidades para sus productores.

Colombia se vislumbra como uno de los principales proveedores de esta variedad de aguacate en el mundo. Su cultivo y producción han aumentado sustancialmente, haciendo que países como Estados Unidos y algunos de Europa nos vean como un foco importante para la exportación de esta fruta, tanto así, que el aguacate hass se ha convertido en uno de los ‘productos revelación de la agricultura colombiana’, tal como lo indicó Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos durante su última visita a Colombia.

Varios aspectos confirman la tesis anterior. En primer lugar, las cifras van en aumento. Durante el 2016, las exportaciones de esta fruta crecieron en un 241%, un poco más de 18.200 toneladas en comparación con 5.543 del 2015, pasando de US$10 millones a US$35 millones de ingreso para los productores. El destino principal fue Europa, y a finales del 2016, los mercados importadores fueron Reino Unido, España y Países Bajos.

Así mismo, tal como lo comunica el Ministerio de Agricultura, dentro del marco del plan ‘Colombia Siembra’, se ha superado la meta de hectáreas sembradas que se tenían propuestas para el 2018, con un cultivo de 11.362 hectáreas de aguacate de diversas variedades, especialmente el hass; esto sucedió durante los últimos 3 años.

La producción en el Cesar

La mayor parte de los cultivos de aguacate en El Cesar se consiguen en la   Serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta, y aunque los campesinos de estas zonas se han dedicado a sembrar árboles con sus conocimientos ancestrales, ya se está impulsando la cosecha bajo los estándares técnicos que garantizan mejores resultados.

La producción del aguacate es uno de los cultivos priorizados de la administración regional, y se espera alcanzar un posicionamiento importante en términos de exportación.

En relación al cultivo de aguacate criollo, el Cesar ha sido uno de los principales departamentos productores de aguacate en Colombia. La región cuenta con 2.875 hectáreas de aguacate sembradas, y una producción de 6.800 toneladas registradas hasta diciembre del 2016. Los municipios que tienen más áreas sembradas son La Paz (740ha), Valledupar (530ha), Curumaní (222 ha), Pailitas y El Copey (195 ha).

aguacate_1

Además, durante el 2016, a través del Plan de Articulación Nacional, y en conjunto con el Ministerio de Agricultura, se lograron implementar en el Cesar 200 hectáreas de aguacate de variedades diferentes al hass: 71 hectáreas en La Paz, 19 en San Diego, 66 en Manaure y 44 en Becerril. El proyecto tuvo una inversión de 1.694 millones de pesos y se hizo con el objetivo de fortalecer la actividad agroempresarial.

“En el departamento los rendimientos están en 15 toneladas por hectárea, pero con unas buenas prácticas agrícolas, buen manejo de los suelos, con un buen sistema de riego, un programa de fertilización, control de enfermedades y de plagas, se puede llegar hasta 30 toneladas por hectáreas”, puntualizó el ingeniero agrónomo Dagoberto Pobeda, asesor de la Secretaria de Agricultura departamental.

160 hectáreas de aguacate hass

El reto más importante que asume actualmente el departamento en cuanto a producción de aguacate, es precisamente el relacionado con el hass; por primera vez se trabaja en un proyecto entre ASOHOFRUCOL y la Secretaria de Agricultura departamental, para el cultivo de 160 hectáreas de aguacate hass, que se sembrarán en la parte alta del municipio de Codazzi, en las veredas de Agua Bonita y del 07 de agosto.

“El proyecto se formuló pensando en hacer del Cesar una vitrina exportadora para Europa y Estados Unidos de esta variedad de aguacate que tanta demanda está teniendo en el mundo”, manifestó Badir Guerrero, líder departamental de ASOHOFRUCOL.

Se trata del primer proyecto de aguacate hass financiado por el departamento y que necesitó de un estudio previo de los pocos árboles que tenía la región de esta variedad, para analizar su producción y poder emprender un proyecto de calidad que augure grandes rendimientos.

“Su producción se da por encima de los 1800 metros de altura, no es una variedad que se pueda sembrar en cualquier altura, necesita unas condiciones específicas y dentro de esa dinámica viene la posibilidad del Cesar”, expresó Carlos Eduardo Campo, secretario de Agricultura Departamental.

A pesar de las buenas expectativas que se tienen alrededor de la producción del aguacate hass, hay otras opiniones como la del ingeniero agrónomo de la región, Hernando Fragozo, quien comenta que el Cesar debe capacitarse más en este cultivo, “todavía nosotros no hemos llegado al mercado de exportación, nos hace falta mucha experiencia, los que hoy están haciendo la exportación del aguacate hass son los antioqueños, que ya tienen un mercado internacional”. Además, agregó, que la administración pública debe centrar sus esfuerzos en aquellas zonas de la región donde ya se ha comprobado que la altitud para el cultivo es la ideal, en las cuales debe garantizarse que las vías terciarias permitan un fácil acceso a estas zonas, pues solo así se logrará identificar las ventajas competitivas del departamento en este tipo de producción.

El Cesar tiene condiciones para convertirse en un grande productor de aguacate hass; convendría que, desde el sector privado, y, sobre todo, desde las administraciones locales, regionales y nacionales, se sigan generando oportunidades para los productores, impulsándoseles a conformar asociaciones para fortalecer el gremio y la técnica de cultivo, y de esta manera puedan ser incluidos en los planes de desarrollos con enfoque territorial, y en las unidades productivas de la región.

DSC_9231

El caso de Rafael Mercado

Aunque el norte está puesto en la producción para la exportación del aguacate Hass, las otras variedades también generan alguna rentabilidad.

Rafael Enrique Mercado es un hombre que durante 20 años se ha dedicado a la venta de aguacate; es quizás uno de los vendedores más conocidos en Valledupar, por distribuir el aguacate que tanto se ven en los semáforos y calles de la ciudad.

Este mayorista tiene su negocio en el Pabellón del Pescado; allí vende aguacate Lorena y Choquete. Cuenta que dependiendo del precio al que adquiera la fruta, la puede estar vendiendo entre $2.800 y $3.000 el kilo para los comerciantes. Al público en general, advierte, un aguacate puede estar costando entre $3.500 y $4.000 la unidad.

“A veces pierdo dinero porque no llega el aguacate en el punto de maduración”, aseguró el vendedor, quien confesó que con la última cosecha de aguacate papelillo las perdidas llegaron a los 4 millones de pesos. Pero cuando los resultados son favorables, las ganancias superan los 500 mil pesos cada 4 días.

Por: Helen Dayana Bohórquez Quintero

helenbohorquezperiodista@gmail.com

 

Deja un comentario

Top