Usted esta aquí
Inicio > En Análisis > 7 años de carcel a primer condenado por escándalo de Odebrecht

7 años de carcel a primer condenado por escándalo de Odebrecht

Foto: Referencia

Enrique Ghisays Manzur, representante de la firma Lurion Trading, fue sentenciado por los delitos de lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

Ghisays Manzúr prestó sus cuentas bancarias para que ingresaran al país los 6.5 millones de dólares “girados” por Odebrecht para garantizar la entrega del contrato de la Ruta del Sol Tramo II. Este dinero fue recogido por el entonces director del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) y exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales.

La investigación sostiene que el empresario tuvo conocimiento claro sobre la ilegalidad de su conducta al momento de avalar los movimientos en sus cuentas. Las acciones tenía como único objetivo darle apariencia de legalidad a los sobornos enviados por Odebrecht y no desperar las sospechas de las autoridades colombianas.

Para el despacho judicial, el procesado urrió en un “ocultamiento del dinero” mediante maniobras engañosas ante la banca financiera. “Además de saber de la naturaleza ilícita había sido informado por los ciudadanos brasileños en su momento, hechos que se probó con las entrevistas rendidas por los ciudadanos brasileños”.

El empresario, quien se encuentra desde el pasado mes de marzo privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá, se convierte en el primer condenado en Colombia por el denominado escándalo de Odebrecht. El ahora condenado deberá pagar además pagar una multa de 14.900 salarios mínimos legales vigentes. El próximo 18 de agosto se conocerá el monto de la condena contra el exvicemiistro de Transporte, Gabriel García Morales.

El caso Ghisays

Según la investigación de la Fiscalía General, Enrique Ghisays Manzur junto a su hermano Eduardo, se reunieron con el entonces viceministro de Transporte, Gabriel García Morales. En dicho encuentro se les puso de presente la necesidad de ingresar altas sumas de dinero a Colombia sin levantar sospecha alguna por parte de las autoridades nacionales e internacionales. García Morales les aseguró que tenía conocimiento sobre sus capacidades para llevar a cabo el movimiento bancario.

La investigación determinó que se conformó una división de funciones entre los dos únicos accionistas de la empresa, es decir, los hermanos Ghisays Manzur -quienes cobraron 750 mil dólares para realizar estas actividades-, con el único fin darle apariencia de legalidad a la entrada y salida de dineros por parte de la cuenta que conformaron y así no prender las alarmas en las autoridades colombianas.

Los empresarios abrieron la cuenta No. AD 6400060008211200421638 en la banca privada de Andorra, en la cual, según relata el mismo Ghisays Manzur, “ingresan seis consignaciones durante el año 2010 por un valor total de 6,5 millones de dólares procedentes de Odebrecht” con el fin de pagar las comisiones a funcionarios en Colombia y así garantizar la entrega de los contratos.

“El 2 de marzo de 2010 se hace el primer abono por 2 millones de dólares, el 8 de marzo de 2010 un segundo abono por 15 millones de dólares, el 27 de abril de 2010 un tercer abono por 2.500 dólares,  el 7 de julio de 2010 un cuarto abono por 685 mil dólares, el 16 de junio un quinto abono por  684 mil dólares, el 3 de septiembre un sexto abono por 130 mil dólares, siendo en total 6.5 millones de dólares”, explicó.

“Gabriel Ignacio García Morales, cartagenero de nacimiento, conocía ampliamente a los empresarios que podían cumplir con los requerimientos de los funcionarios de la empresa brasileña y ubicó a los hermanos Enrique José y Eduardo Assad Ghysays Manzur  a quienes conocía de baja data como compañeros de estudio y luego en el campo empresarial. Con quienes sostuvo negocios. Enterados del asunto deciden participar en el mismo de manera particular acá el indiciado”.

La investigación determinó que en estas operaciones comerciales se presentó un desvanecimiento del dinero que estaba en la cuenta.“Previas instrucciones impartidas por el señor Gabriel García Morales procedió a realizar distintas consignaciones a nombre de terceros y empresas previamente establecidas para tal finalidad, presentando extractos de cuentas y correos electrónicos que indicaban cómo debían hacerse esos movimientos”.

Y es que el entonces viceministro de Transporte fue clave para la entrega de los dineros entregados por Odebrecht. Enrique José Ghysays Manzurtuvo total libertad además de entregar otros apartes del dinero que se encontraban en la cuenta de Andorra, lo que representó una pérdida del capital.

“A la actualidad el destino aproximado de dos millones de dólares es incierto”, según lo anota el mismo –haciendo referencia al interrogatorio del ahora procesado- un millón de dólares fueron invertidos en la bolsa donde se perdieron y otro millón fueron usados para gastos varios. “Hasta la fecha no se sabe en qué fueron utilizados”.

La Fiscalía General sostuvo que los hermanos Ghysays Manzur contactaron a otras personas con el fin de mover el dinero. Se crearon tres cuentas en Miami en Estados Unidos para realizar una triangulación que no levantara ningún tipo de sospechas. Para esto contaron con asesoría de expertos en el tema aprovechando que Panamá y Andorra eran “paraísos fiscales”.

“El aquí indiciado no solo abrió cuentas para recibir dinero producido de actividades ilícitas, consumadas por el exviceministro García Morales, sino que más allá de todo esto adelantó los trámites y despilfarró la misma, sin que hasta la fecha se haya podido rastrear los dineros, en este caso, me refiero a las últimas transacciones de las que no se tiene sustento”, precisó la Fiscalía en la audiencia de imputación de cargos.

Fuente: Elespectador.com

Deja un comentario

Top